Últimas noticias Hemeroteca

Un día muy malo para Camboya

El 17 de abril de 1975 es una fecha que pocos camboyanos habrán olvidado. Porque ese fue el día que los Jemeres Rojos, liderados por Pol Pot, entraron en la capital, Phnom Penh, y empezaron a aplicar su política

()

Pese a que teóricamente eran comunistas, los Jemeres hacían una interpretación muy personalizada de las doctrinas marxistas. Lo primero que se vieron obligados a hacer los habitantes de Phnom Penh fue desalojar la capital. Porque Pol Pot y sus seguidores eran partidarios de vaciar las ciudades y poner a todo el país a trabajar la tierra. Y no sólo eso, cada camboyano tenía que cumplir unas cuotas de producción imposiblemente altas.

Los jemeres también eran contrarios a cualquier tipo de dependencia extranjera, por lo que estaba prohibida la importación de medicamentos. Y si el régimen de trabajo y la falta de vacunas no te mataba, Pol Pot y su Jemeres se encargarían de precipitar tu paso a mejor vida. Llevaron a cabo una implacable persecución de todos los que consideraban sospechosos de no ser muy felices con el nuevo régimen. Cualquiera que pudiese ser sospechoso de ser un intelectual era ejecutado, y las pistas para encontrar a estos intelectuales incluían factores como “llevar gafas” o “saber un idioma extranjero”.

Camboya no es un país muy grande, pero aún así, los jemeres rojos mataron a más de 1.8 millones de personas. O lo que es lo mismo: una cuarta parte de los habitantes del país.

Así que si llevas gafas y te has llevado algún que otro insulto por hacerlo, consuélate pensando en que hace 44 años, en Camboya, te habrían llevado a la tumba.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?