Últimas noticias Hemeroteca

Radiografía a la vida política de Alfredo Pérez Rubalcaba: compañeros, rivales y su papel fundamental en el fin de ETA

Un retrato a raíz de testimonios de compañeros de partido, rivales políticos y negociadores de Rubalcaba

Alfredo Pérez Rubalcaba, en una fotografía de archivo. /

Este viernes ha fallecido a los 67 años de edad Alfredo Pérez Rubalcaba después de sufrir un ictus el pasado miércoles de que no ha podido reponerse. La jornada ha estado marcada por las reacciones políticas a su muerte, que se han producido antes, durante y después de que su capilla ardiente se instalase en el Congreso de los Diputados.

Durante el programa 'Hora 25' han sido varias las personalidades de todos los ámbitos que han querido homenajear y dar un último adiós al exministro y secretario general socialista. A través de ellos, realizamos un retrato de su persona (visto por compañeros y 'rivales' de partido) y también de su papel determinante en el fin de la banda terrorista ETA.

1. El fin de la banda terrorista ETA

Jesús Eguiguren

El socialista Jesús Eguiguren fue, junto con Rubalcaba, uno de los negociadores con ETA. Y Eguiguren le atribuye un papel determinante en el cerco a la banda terrorista. "El fin de ETA no se puede entender sin Rubalcaba. Fue con él de ministro cuando se acabó con ETA además por una estrategia muy acertada. Rubalcaba jugó un papel fundamental, estaba constantemente detrás. Yo trataba de informarle, a veces no de todo porque era muy estricto como hombre de estado, pero siempre estaba detrás. El quería saberlo todo: donde ponían el acento, los detalles... Con él aprendí mucho a negociar. No tenía fin en su forma de hacerlo, siempre quería algo más a cambio y para ello utilizaba todo tipo de argucias", ha asegurado Eguiguren.

"Se le podía ocultar información porque creo que depositó mucha confianza en mí. Había cuestiones que a él le iban a traer preocupaciones y a mí inconvenientes y yo me las saltaba. Para mí su confianza fue una enorme satisfacción, era la primera vez que mis tesis eran respetadas por un ministro de Interior. Además, me supuso un gran margen de maniobra. Como consecuencia de ello me gané el respeto de la parte contraria. Veían que no me desautorizaban", ha añadido Eguiguren, que además ha recordado el trato del PP a Rubalcaba esos años. "La postura del PP fue complicada, ni con los resultados cambiaron su postura y Rubalcaba fue injustamente tratado por ellos", ha sentenciado.

Eduardo Zaplana

Precisamente uno de los populares más duros con Rubalcaba fue Eduardo Zaplana. "Él siempre se ocupó del terrorismo, pero yo le puedo contar que siendo yo presidente de la Generalitat me llamaba con frecuencia para enviar militantes socialistas que corrían peligro en el País Vasco a Valencia porque corrían peligro. Él siempre se ocupó del tema terrorista y tuvo el acierto de certificar el fin de ETA. Como oponente político era muy duro. Todos han destacado su audacia y su inteligencia. Era un excelente negociador y era muy discreto pero sobre todo cumplidor de la palabra. Eso es algo que se agradece muchísimo", ha recordado Zaplana.

"Teníamos debates muy duros. Fíjese que en aquella época al mismo tiempo se nos criticaba que hablábamos demasiado a pesar de todas esas diferencias. Era la época del Tinell, del 11-M, del inicio de la reforma del estatuto catalán... Era de todo menos aburrido", ha apuntado.

Patxi López

Otro de los socialistas vascos que vivió en primera persona la labor de Rubalcaba en su lucha contra ETA fue Patxi López. "Sin Rubalcaba no se puede entender el fin de ETA ni otras muchas cosas. Era cántabro, madrileño y madridista y algunos le considerábamos un líder del socialismo vasco. Siempre será un socialista vasco para nosotros. Tener a Rubalcaba aquí era la seguridad de que no íbamos a parar hasta acabar con la lacra del terrorismo. Me acuerdo de muchos funerales, pero sobre de un acto tras el fin de ETA. Era el reconocimiento a los socialistas resistentes. Me acuerdo de la llorera que nos entró a los dos. Toda la gente que nos escuchaba, concejales que llevaban media vida escoltados... La libertad es eso. Salir de casa sin miedo, no mirar debajo del coche o coger un autobús público", ha asegurado López, que también ha hecho referencia a las conversaciones que mantenían con Zaplana o Griñán para 'sacar' a compañeros del partido de Euskadi.

"Yo era el que hablaba con los socialistas vascos que teníamos que sacar de aquí. Tanto nosotros como el PP teníamos que sacar de Euskadi a compañeros durante un tiempo y lo hacíamos tanto a la Comunidad Valenciana como a Andalucía sin que nadie lo supiese, porque nadie tenía que saberlo", ha apuntado.

2. Sus rivales en la cámara baja

Jesús Posada

Posada era el presidente del congreso cuando Rubalcaba anunció que dejaba la política. "Fue un día muy impactante. Me enteré porque me dijeron que acababa de decir esto en el salón del Congreso". El que fuera presidente del Congreso de los Diputados ha destacado la "humildad" de Rubalcaba y su destreza en la oratoria. "Distinguía muy bien lo que había que oponerse, en lo que había que discutir y lo que había que apoyar", ha dicho.

Rafael Hernando

El portavoz del Partido Popular en el Congreso, Rafael Hernando, ha definido a Rubalcaba como un "adversario temible". Ha afirmado que la muerte del exvicepresidente "ha sido un shock". Hernando ha reconocido sentirse "muy triste y consternado" por la triste noticia: "Es una gran pérdida para toda España. Era un hombre de estado y un gran patriota", ha dicho.

Hernando ha recordado además sus enfrentamientos dialécticos con Rubalcaba: "Eran los dos minutos y medio más difíciles que alguien podía tener por delante, porque era muy brillante e incisivo. Era una de las mejores personas que he conocido en esta cámara".

Pablo Casado y José Manuel Villegas

En el micrófono habilitado en el salón de los pasos perdidos se ha detenido el líder de los populares, Pablo Casado, que ha querido volver a dar el pésame a los familiares y amigos tras el fallecimiento de Rubalcaba. "En nombre de todo el PP hemos querido mostrar nuestras condolencias a su familia y a la familia socialista. No he tenido oportunidad de coincidir con él muchos años, pero por cómo hablan con él mis compañeros decir que es una gran pérdida", ha comentado Casado tras su paso por la capilla ardiente. Un mensaje similar al que ha querido enviar José Manuel Villegas, de Ciudadanos. "Es un día para mostrar respeto y agradecimiento a una vida dedicada al servicio público y a la defensa del interés general. Mostrar apoyo, acompañamiento y condolencia a sus allegados, amigos, familia y a los socialistas", ha asegurado Villegas.

3. Sus compañeros en el PSOE

Susana Díaz

"Tenía la suerte y el lujo de hablar prácticamente a diario con él y ese es un lujo que no todo el mundo tiene. Eso se me va a quedar ahí", ha lamentado Susana Díaz a los micrófonos de la SER en las puertas del Congreso. Había hablado hace dos días con él. "Hay dos facetas de Alfredo. La faceta de hombre de estado, al que le debemos el fin de ETA o el relevo de la jefatura del Estado, y luego la faceta de amigo, más desconocida. Generoso, divertido, era todo humanidad. Cuando lo veías sacar el estilete contra el adversario no podías imaginar que detrás había una persona así", ha recordado Díaz, que también ha querido rendir homenaje a la fallecida Carme Chacón. "Esto me recuerda a ella, que también se me fue", ha lamentado.

José Antonio Griñán

El expresidente de la Junta de Andalucía se ha parado en el micrófono de la SER tras despedir a Rubalcaba. "Es un día negro y nefasto. Alfredo era una persona joven y tenía ese temperamento juvenil que le hacía dar siempre respuestas muy claras y meditadas", ha dicho. Griñán ha valorado muy positivamente la figura de Pérez Rubalcaba incluso en momentos difíciles como el Congreso de Sevilla: "Hace una semana que hablaba con él todavía", ha afirmado.

Elena Valenciano

Otra política del PSOE que también era muy cercana a Rubalcaba es Elena Valenciano. "Es mejor que no diga cuantas veces hablaba con él, no sé que voy a hacer ahora. Era una relación intensa, va a ser difícil seguir sin él. Alfredo era un animal político. Mucha gente pensó que él no iba a poder con la salida de la política, sin embargo disfrutaba muchísimo de sus clases, tenía una relación magnifica con sus alumnos y alumnas", ha recordado Valenciano, que ha querido recordar la exigencia de Rubalcaba en su etapa al frente del partido.

"Hablábamos todo el rato, él nunca se daba por satisfecho, siempre había que darle otra vuelta y cuando llegábamos a una conclusión... el siempre decía 'oye, creo que hay que darle otra vuelta'. Se enfadaba mucho, era muy generoso pero tenía mucha vida dentro (...) Todos sabemos que menos mal que estaba Rubalcaba en esa época. En ese momento era el único capaz de sostener al PSOE", ha asegurado Valenciano, que también ha querido recordar su papel vital en el fin de ETA. "El fin de ETA se le reconoció muy poco pero él tampoco quería. Tenía pudor por ese tipo de cosas. Sabemos todos que su papel fue decisivo. Hay personas que están en el momento adecuado y en el lugar adecuado. Él estuvo muchos años en la lucha contra ETA, pero era el adecuado", ha sentenciado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?