Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 23 de Julio de 2019

Otras localidades

Amistades peligrosas

Josep Ramoneda analiza los pactos municipales tras la constitución de los ayuntamientos el pasado sábado: los pactos en el bloque de la derecha, la respuesta independentista a Valls y el futuro de Manuela Carmena

Los pactos municipales consagran el tripartito de derechas y normalizan a Vox. El PP sale ganando: con muchos menos votos conserva gran parte de su poder municipal. Vox consigue ser reconocido como socio natural de la derecha. Y Ciudadanos es el que paga la fiesta de Casado, apoyando a sus alcaldes a cambio de casi nada y con considerables costos de imagen, tanto en España como en Europa. En tiempo récord Vox ha conseguido lo que en otros países la extrema derecha lleva años buscando: la integración en la derecha. En realidad, es un regreso al pasado: las tres partes del bloque tienen un mismo origen. El PP de Aznar dónde la derecha vivía unida.

Que Ciudadanos blanquee a la extrema derecha o que se deje contagiar por ella, que es lo mismo, es como mínimo inquietante. Pero es peor todavía que intente negar lo evidente: que participa en gobiernos y mayorías con Vox. Que el PP haga de bisagra no quita que los socios son los que son. Las bisagras juntan, no separan. Ridículo.

El independentismo habla de operación de Estado en los votos de Valls a Ada Colau. Las teorías conspirativas nos encantan a los humanos porque señalan un culpable y nos permiten eludir responsabilidades. Extraña operación de Estado la que enfrenta a Valls con Ciudadanos y permite que los socialistas pierdan en beneficio de Esquerra alcaldías como Lérida y Tarragona gracias al voto de los comunes. Valls sufrió una estrepitosa derrota en Barcelona. Político con más vanidad que orgullo pero con oficio ha visto una vía para recuperar protagonismo. Es probable que Valls haya dado este paso pesando en presentarse a las elecciones autonómicas catalanes. Pero el espacio que representa es reducido y si además ha de disputarlo a Ciudadanos da para poco. Confundir una maniobra personal con una operación de Estado son ganas de autoengañarse. Algo muy común en política en general y en el independentismo en particular.

Manuela Carmena deja el ayuntamiento. Corren rumores sobre su futuro como ministra de Justicia. Sería una pena que dejará la política una mujer que la ha dignificado y que sabe de empatía y respeto, en tiempos de arrogancia, postureo y oscurantismo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?