Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Orihuela, incomunicada por los efectos de la gota fría: "Sale agua por baños y desagües, esto no lo habíamos visto"

La localidad de Orihuela, prácticamente incomunicada, vive este viernes pendiente de la crecida del Segura

Segundo programa especial de 'Hora 25' desde Orihuela con motivo de la gota fría que azota al este peninsular

El río Segura, a punto de desbordarse a su paso por Orihuela / Isabel Villar

  • Escucha el programa especial de 'Hora 25' desde Orihuela:

"Estamos en un seminario, convertido hoy en albergue improvisado para acoger a quienes el agua ha dejado sin casa. El colegio en el que estábamos ayer ya tampoco es seguro". Segunda jornada de 'Hora 25' desde Orihuela, una de las localidades más golpeadas por los efectos de la DANA que azota el este peninsular. Todas las entradas y salidas de la ciudad están anegadas por el agua. Es, este viernes, una ciudad aislada por la lluvia. Solo salen y entran miembros de la UME que trabajan para intentar paliar los efectos de las inundaciones y riadas.

Pepa Bueno, desde el seminario de Orihuela donde se está alojando a las familias que no han podido dormir en sus casas por las riadas / Cadena SER

"Hay más de 1.000 efectivos desplegados en la zona", ha asegurado el ministro Marlaska en el programa. La buena noticia aquí es que no hay que lamentar víctimas mortales, aunque si muy cerca [La gota fría se ha cobrado una quinta víctima mortal en Redován, zona conocida como Virgen del Remedio de Orihuela].  "No paran de bajar cañas secas, esto no lo he visto en mi vida", repiten los vecinos de la localidad. "Sale el agua por los baños y los desagües de la calle, esto yo no lo había visto nunca", coinciden. 

Varios vecinos permanecen en el puente de Levante. Miran con recelo el nivel del río. A esta hora el agua no rebasa la altura del muro, pero está justo al nivel de este. Mientras los efectivos de limpieza continúan los trabajos para evitar colapsos. "Estoy muy nerviosa, esto no ha pasado nunca. Tengo el garaje totalmente inundado con mi coche nuevo dentro. Hemos tenido que meternos hasta la cintura para poder mover el coche a pulso. Es un caos. Vemos tanto helicópteros y coches de policía que da miedo. No estamos acostumbrados", dice nerviosa Asunción. Es consciente de que otros han corrido peor suerte. 

Varios vecinos de la localidad de Orihuela intentan proteger un coche de las riadas. / JON NAZCA (REUTERS)

Algunos vecinos ven que sus viviendas se resquebrajan.  "Del segundo piso se nos ha caído un trozo. Ayer cayó un trozo y hoy otro. Mi vecina ha llamado a la policía", dice otra vecina de Orihuela mientras la policía precinta la zona. "Esto es un caos, vamos a cortar la calle para evitar lesiones y vamos a comprobar la infraestructura del bloque para ver si tenemos que retirar los cascotes de la parte de arriba del edificio. Tenemos que asegurar que no haya heridos. Hasta que la zona no sea segura, se cortará la calle", apunta un efectivo de la policía local. 

Probablemente esta vecina tendrá que dormir en el seminario o algún otro lugar habilitado. "Si los bomberos no dicen que es segura su casa, se le facilitará un alojamiento para esta noche", dice este policía. 

El caso de Óscar tampoco invita al optimismo. Es propietario de 'El Tranvía', un restaurante de la localidad que ya lleva dos días cerrado por las riadas. Hoy tampoco se servirán cenas. "El restaurante ya está medio seco", asegura. "Llevamos dos días cerrados, desde ayer a las 10:30 horas. Ayer limpiamos todo y lo cerramos pero se ha vuelto a llenar de agua. No sé las pérdidas, pero serán 4.000 euros fáciles", lamenta. No tiene una previsión sobre cuando podrá poner fin a esta sangría. "No sé cuando volveremos a abrir, vamos a poner todo nuestro esfuerzo, pero no sabría decirte", ha comentado. 

Clases suspendidas en Orihuela

Los colegios, como no podía ser de otra forma, también están cerrados. José María, director del colegio diocesano santo domingo, que tiene más de 1.700 alumnos, habla con la SER a unos 200 metros del centro. "Ni siquiera podemos llegar a la puerta", apunta. Al menos celebra la celeridad con la que avisó el ayuntamiento de la localidad. "Menos mal que el ayuntamiento nos pidió anular las clases jueves y viernes. Fue sorprendente el amanecer, nos inundó todo: claustros, planta baja... He visto el colegio llenar de agua y vaciarse dos veces, con medio metro el colegio no se puede vaciar todavía", asegura.

Duda que el lunes puedan volver a la actividad. "Yo espero que el lunes no haya colegio, pero no puedo decir nada, dependemos de una resolución del ayuntamiento", reitera.

Los daños en la agricultura

No solo los comercios, los colegios o la hostelería viven los estragos de esta gota fría. La agricultura es otro de los sectores más golpeados. "Los brócolis, los boniatos, eso está todo a un metrr bajo el agua. Es una ruina", comenta en 'Hora 25' Pepe Villa, un agricultor de la zona. Vive en una pedanía de Orihuela. "Todo viene a parar a nuestras fincas", lamenta este agricultor, que apunta directamente a la limpieza del cauce del Segura como una de las causas. 

"Los barrancos no los limpian (...) El que ha nacido en la agricultura sabe que esto es normal, los que mandan no hacen caso. No sé si hay dinero para limpiar esto manualmente, porque es que no hay ningún trasto que pueda limpiar esto", dice enfadado. "Los agricultores estamos acostumbrados a perder dinero". 

Los campos de la localidad de Orihuela, anegados por el agua. / Europa Press

El miedo al río Segura

En Almoradí, a 15 kilómetros de Orihuela, también tienen las calles inundadas, pero sus grifos secos. Las riadas han roto las cañerías de suministro de agua potable y los vecinos hacen cola frente al ayuntamiento para recoger cubos. Los supermercados están colapsados porque allí temen que la situación se alargue. "Estamos sin agua potable y parece que se puede alargar hasta el lunes", dice Rosa, una vecina. "Están trayendo cubas pero está en el centro del pueblo y con una cuba no hay agua para todos", lamenta.  

Tampoco es más alentadora la situación en Redován, a apenas 8 kilómetros de Orihuela. El tiempo ha mejorado, pero de allí es la quinta víctima mortal. "Hemos conseguido evacuar a mucha gente. Nosotros no tenemos ya partes meteorológico que nos diga que va a llover. Ya lo hemos pasado bastante mal", asegura. "Desde ayer estamos evacuando gente. Ahora, por suerte, tenemos algo más de calma", apunta su alcaldesa, Nely Ruiz. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?