Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

Frida Kahlo

Fue una vida marcada por el dolor, pero también vivida con una pasión que, a los seguidores de su obra les resulta tremendamente arrebatadora. Su nombre real era Magdalena Carmen Frieda Kahlo y Calderón, su padre era alemán así que la llamó Frieda porque significa paz en ese idioma

Cuando tenía 6 años sufrió poliomielitis, por lo que sus compañeros de la escuela la apodaron “Frida pata de palo”. Por si fuera poco, sufrió un accidente a los 18 años, en el cual se rompió la columna vertebral, clavícula, costillas, pelvis, su pierna derecha, pie derecho y dislocó su hombro. Una pieza de hierro hirió su abdomen y útero, lo que le impidió ser madre, provocándola varios abortos a lo largo de su vida. Tras el accidente, fue sometida a por lo menos 32 operaciones, y métodos drásticos como corsés y mecanismos de “estiramiento”. Pero al estar tanto tiempo en casa postrada en la cama, también surgió su pasión por pintar.

Se casó con Diego Rivera cuando tenía 22 años y él 43, y ahí empezaron otra clase de problemas que los llevaron a tener disputas, amantes (ambos) y a divorciarse, pero su relación dependiente y el gran amor que sentían el uno con el otro los llevó a casarse de nuevo a finales de los años 40.

A Frida le encantaba la cerveza y su favorita era la Bohemia, marca que hizo una edición limitada de la pintora. Una de sus frases favoritas era: “Intenté ahogar mis penas en alcohol, pero las condenadas aprendieron a nadar”.

Su gastronomía preferida eran el mole de pato que se cazaba en ese entonces en Iztapalapa, los Huazontles, la cocada, el dulce de camote con piña y el dulce de mamey. Su canción favorita era “La Adelita”. Sus gustos textiles no iban a la zaga. Siempre vestía trajes tradicionales mexicanos e iba son sus cejas sin depilar. Así queda reflejado en sus numerosos autorretratos.

“Espero alegre la salida y espero no volver jamás”, dicen que fueron sus últimas palabras, cuando murió el 13 de Julio de 1954, a los 47 años, a causa de una embolia pulmonar. Las cenizas de Frida descansan en su casa de Coyoacán, que ahora es un museo, el cual recibe en promedio más de 200.000 visitas anuales. Sin embargo, el éxito de Frida Kahlo por el mundo comenzó dos décadas después de su muerte, debido al movimiento feminista de esa época. Su boom surgió en Alemania a raíz de una exposición itinerante por Europa, en la cual se exhibían obras de ella y Tina Modotti. Aunque a su obra se le ha identificado en la corriente surrealista, ella repitió más de una vez (incluso cuando estuvo en París): “No pinto ni sueños ni pesadillas, pinto mi realidad”.

Frida Kahlo se ha convertido en la artista latinoamericana mejor vendida. Su obra “Dos desnudos en el bosque (La tierra misma)” se vendió en 8.500.000 dólares (unos 7,5 millones de euros). Ciertamente, sus cuadros reflejan su mirada y su perspectiva del mundo mexicano que la circundaba. Ella decía: “En realidad no sé si mis cuadros son surrealistas o no, pero sí sé que representan la expresión más franca de mi misma”. Y acertaba.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?