Domingo, 11 de Abril de 2021

Otras localidades

Asunción y cuenta nueva

La gestión de lo público debería ser, a partir de ahora, absolutamente limpia y transparente, pero para ello deben todos asumir los errores pasados y tener la voluntad de abrir una nueva etapa

Después de conocer, ayer, la sentencia de los ERE, la dura sentencia de los ERE, se han desatado todas las bajas pasiones políticas. El Partido Popular llevaba tiempo macerando la respuesta después de que la sentencia de la Gürtel acabara con el mandato de Rajoy, vía una moción de censura. Se la tenían guardada al socialismo, demasiado tiempo supurando por la herida, así que quiso devolver todo lo que había recibido.

Volvimos al eterno y tu más, mis corruptos son los mios pero los tuyos son lo peor. Para qué detenerse en los matices, que los hay, y todo el mundo lo sabe, no vale la pena que se lo expliquemos. PP y PSOE saben que los dos, los partidos del bipartidismo, han sido condenados por corrupción tras años ocupando poderes locales, autonómicos o centrales. ¿Son corrupciones distintas? Sí, pero las dos merecen la misma reprobación. Pero utilizar la brocha gorda en las reacciones no da ninguna esperanza a que los partidos implicados hayan entendido que es necesario abrir una nueva etapa donde la corrrupción y las malas prácticas en la gestión queden definitivamente desterradas.

Para ello, los políticos implicados, y quienes lideran sus partidos, deben entender lo que es la asunción de responsabilidades y a quien le toca asumirlas. No vale disparar contra todo y contra todos, porque aquí también hay matices importantes. Políticos que se apartaron, políticos que, salpicados, siguen en activo, cargos que ya lo eran cuando la corrupción campaba a sus anchas por sus partidos y otros que ni siquiera asomaban la cabeza y políticos que apuntalando partidos corruptos exigen a los otros casi que desaparezcan. No hace falta poner nombres, ustedes seguro que lo entienden. Si les molesta que la sociedad diga que todos los políticos son iguales, son ellos los que deben dejar claro que no todos son iguales.

Esperemos que esta sentecia, pendiente todavía de recurso, sirva para corregir definitivamente actituides y acabe con esa sensación de impunidad que durante años han tenido algunos de aquellos que han ostentado el poder tanto político como económico. La gestión de lo público debería ser, a partir de ahora, absolutamente limpia y transparente, pero para ello deben todos asumir los errores pasados y tener la voluntad de abrir una nueva etapa.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?