Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 21 de Febrero de 2020

Otras localidades

Cuando el precio del alquiler te expulsa de la ciudad

Los precios medios del alquiler en España han subido un 50% en los últimos cinco años y nos preguntamos si es fácil controlar un derecho que se ha convertido en un negocio

Analizamos los ejemplos de París y Berlín, dos ciudades que ya han tomado medidas para regular los alquileres

Barcelona es la ciudad con los alquileres más altos de España / ()

Entre 2014 y 2019 el sueldo medio español bruto en 12 pagas ha pasado de 2.191 euros al mes a 2.243, una diferencia de 52 euros. Una subida del 2,79% mientras, en el mismo período, el alquiler ha subido un 50%. De ahí que en 2014 destináramos al alquiler un 27% de los ingresos y ahora un 42%.

Barcelona es la ciudad con el alquiler más alto de España con 17 euros el metro cuadrado de media; Madrid es la segunda, con 16 euros/m2, San Sebastián es la tercera, en torno a los 15 euros/m2. La imposibilidad de encontrar una vivienda es el primer motivo de expulsión de personas de las ciudades. El antropólogo social Manuel Delgado asegura que se pueden y se deben regular los precios de los alquileres "igual que se regulan los de los medicamentos" y opina que si no se hace es por falta de voluntad política: "Quienes mandan no mandan en realidad, quien manda es el mercado, que ha encontrado un filón en el alquiler", sentencia.

La escritora Marta Sanz cree que la única forma de que esto cambie es que la sociedad se implique de verdad y haga presión para que se construyan viviendas asequibles y llama a una reflexión seria sobre "hasta qué punto el derecho a una propiedad privada está por encima de una vivienda digna".

París pierde 12.000 habitantes al año

Según cifras oficiales de referencia, un piso en el distrito 20 de París, un barrio más bien popular, cuesta unos 22 euros el metro cuadrado. Es decir, un piso de 40 m2 asciende a un mínimo de 900 euros. En uno de los más finos, en torno a École Militaire, en el distrito 7, la referencia es de 28 euros metro cuadrado. Habría que desembolsar 1.200 euros con una dimensión parecida, si lo encuentras. La realidad es que en un sitio céntrico de la capital se paga entre 30 y 35 euros metro cuadrado. Esta es la razón por la que París pierde 12.000 habitantes al año, tal y como explica la corresponsal de la Cadena SER en la capital francesa, Carmen Vela.

Desde junio se aplica una ley de freno a los alquileres que estuvo en vigor dos años y fue suspendida en 2017, tras una decisión judicial. Ahora renace con algunas correcciones. Consiste básicamente en que el aumento del alquiler no podrá superar ahora el 20% con respecto a esos "precios de referencia" (22 euros en el caso más barato y 28, en el baremo alto). Sin embargo, un propietario puede aplicar un "suplemento de alquiler" para una vivienda excepcional, si tiene terraza, zonas verdes o vistas excepcionales, por ejemplo.

Esos topes al alquiler solo se aplican a los nuevos contratos, en torno a 80.000 cada año. Esta injerencia en los precios es polémica. Y difícil de controlar y, sobre todo, no amplía la oferta de viviendas. En París hay muchísimos pisos vacíos, sobre todo, en los barrios más elegantes, y no se penaliza.

Berlín, ¿un espejo en el que mirarse?

En Berlín, los alquileres han aumentado en los últimos dos años un 21%. Esto ha provocado tal movimiento cívico y tanta presión, que los responsables políticos han tenido que mover ficha. El pasado mes de junio, los socios del tripartito que gobierna Berlín -socialdemócratas, verdes y la izquierda- pactaron una ley que congela el precio del alquiler a partir de 2020 pero con efecto retroactivo desde su aprobación, para evitar así abusos. Una medida que estaá en vigor durante cinco años y, a partir de 2022, las subidas estarán vinculadas a la inflación, y se permitirá a los inquilinos que paguen alquileres excesivamente altos renegociar una reducción bajo ciertas condiciones.

La corresponsal en Berlín de la SER, Carmen Viñas, detalla que la nueva ley contempla también que puedan aumentarse los alquileres, bajo límites, siempre que sea por trabajos de mantenimiento y reformas del inmueble. Además, establece una tabla de precios, en la que el año de construcción y el equipamiento del apartamento juegan un papel importante, pero no su ubicación. El valor límite es de 9,80 euros por metro cuadrado. Ahora mismo los alquileres están entre 8,5 euros y 14 euros el metro cuadrado.

Por otro lado, los alquileres muy bajos o de renta muy antigua podrán ser aumentados en un euro por metro cuadrado cuando se vuelvan a alquilar con un contrato nuevo, pero la subida no puede exceder en ningún caso el límite de 5 euros por metro cuadrado.

La ley también define qué es un "alquiler usurero" y serían aquellos que superan el 120% de la tabla, en cuyo caso deben ser reducidos de inmediato. Quedan exentas de esta ley las viviendas de protección pública, a las que se aplica otros baremos, y las casas construidas después de 2014.

El aumento de los alquileres no es un problema exclusivo de Berlín. Vivir en algunas ciudades alemanas es un lujo, como en Múnich que es la más cara de Alemania, donde se paga de media 18 euros el metro cuadrado, o Frankfurt, con 14 euros el metro cuadrado. Allí, los alquileres han subido pero no tan rápido como en Berlín, donde la subida es de un 104% desde 2008.

Los socialdemócratas y la izquierda quieren extender las medidas de Berlín a nivel nacional, pero el resto de partidos -entre ellos, la CDU de Merkel- lo rechaza. De hecho, la CDU en Berlín ha anunciado que recurrirá la ley ante el Constitucional.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?