Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 28 de Marzo de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS CORONAVIRUS Sigue el minuto a minuto de toda la información sobre el coronavirus

El sistema de cálculo mental que tuvo su origen en un campo de concentración nazi

Eduardo Sáenz de Cabezón ha explicado en 'Hoy por Hoy' cómo afectó la II Guerra Mundial al desarrollo de las matemáticas

Han pasado 75 años de la liberación de los prisioneros del campo de concentración de Auschwitz. Lo estamos contando estos días, un campo por el que pasaron un millón trescientos mil prisioneros de guerra, judíos, polacos, gitanos; hoy es el símbolo del mayor exterminio de los nazis, cuando acabó la guerra más de un millón de personas habían muerto en ese escenario del horror. Y entre todos ellos también había muchos matemáticos.

Eduardo Sáenz de Cabezón ha explicado en ‘Hoy por Hoy’ cómo afectó la II Guerra Mundial al desarrollo de las matemáticas. En Gottingen, asegura Sáenz de Cabezón, hubo una universidad de la que salieron algunos de los matemáticos más importantes como Emmy Noether, pero la guerra acabó con ella. En el 33, cuando Hitler ya estaba en el poder, los matemáticos o físicos que tenían algún tipo de relación con los judíos fueron exiliados.

“Las matemáticas, en una situación como estar en un campo de concentración, son un sitio donde te puedes refugiar y evadirte”, señala el matemático Sáenz de Cabezón, quien explica cómo Jakow Trachtenberg inventó una serie de reglas de cálculo mental para sobrellevar su vida de cautiverio en un campo de concentración nazi.

“Son una especie de esquemas que te permiten multiplicar rápidamente sin necesidad de papel”, añade.

Otro personaje, Alan Turing, además de crear los primeros ordenadores, se encargó de descifrar los códigos con los que la Alemania Nazi se comunicaba. “Se estima que esto acortó la guerra y evitó millones de muertos”, señala Eduardo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?