Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 06 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | EN DIRECTO CORONAVIRUS | EN DIRECTO Sigue minuto a minuto la última hora sobre la crisis del COVID-19
La firma de Iñaki Gabilondo

¿Ortodoxia, qué ortodoxia?

Ahora hay que echar todo el carbón a la caldera, y después, todos juntos, afrontar las consecuencias teniendo en cuenta que cuando todo pase no volveremos al punto en el que estábamos hace un mes

La voz de Iñaki | 17/03/20 | ¿Ortodoxia, qué ortodoxia? / CADENA SER

Leo Les Echos. Estamos ante una doble guerra; guerra contrarreloj para frenar la propagación del virus y guerra de resistencia para mantener las constantes básicas de la sociedad. En la primera, la ciencia de todo el mundo prueba medicamentos para contener una expansión desbocada a la espera de dar con la vacuna, que busca afanosamente. En la otra guerra, la del mantenimiento de las constantes vitales básicas de nuestras sociedades, la preocupación es también enorme: la economía se tambalea, las Bolsas se hunden y se observan grandes dudas sobre las decisiones a tomar. El dilema es tratar a respetar hasta donde se pueda los marcos establecidos respecto a déficit, endeudamiento, etc... o bien saltárselos y actuar para responder al desastre con las medidas que hagan falta cueste lo que cueste. 

La opinión de Iñaki Gabilondo. / CADENA SER

Hubiéramos debido tener una respuesta concertada al menos por toda la UE hace tiempo pero Europa ha naufragado por completo una vez más y ha permitido un sálvese quien pueda catastrófico que ahora quiere parchear con reuniones a la carrera que, así y todo, bienvenidas sean. 

Con el respeto debido a los especialistas, creo que el dilema arriba planteado es menos económico que político, abierto por tanto a todas las opiniones. La mía es que la ortodoxia ha saltado por los aires, y que ante la excepcional dureza de esta situación extraordinaria, no tiene sentido invocarla. Es una crisis distinta a cualquier otra y ningún movimiento ortodoxo, ni de los bancos centrales ni de la reserva federal, está sirviendo de nada. 

Pienso, por tanto, que ahora hay que echar todo el carbón a la caldera, y después, todos juntos, afrontar las consecuencias teniendo en cuenta que cuando todo pase no volveremos al punto en el que estábamos hace un mes. Se alzará ante nosotros una montaña alta y empinada llena de escombros; entonces se necesitará una mirada económica distinta y una mayoría política reforzada en dimensión y transversalidad. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?