Viernes, 10 de Julio de 2020

Otras localidades

El universo de palabras caídas del cielo

"Desastre", "jovial", "cosmética", "croissant" o "Astérix" son algunas de las palabras que tienen un origen celestial

Sin quererlo ni pensarlo, aquí andamos todos hablando de las fases de la desescalada, pero seguramente no todos saben que algo tan terrenal tiene un origen celestial. Y es que, la palabra “fase” viene del griego phásis, una palabra con la que los griegos se referían a la “aparición de un astro o estrella”, y la utilizaban especialmente para referirse a las fases de la Luna en su movimiento alrededor de la Tierra. Pero “fase" no es la única palabra que nos cayó del cielo. 

Por ejemplo, detrás de la palabra astro, aparte de los astronautas, se esconden los “desastres”, porque antiguamente se creía que eran desgracias provocadas por la influencia de los astros. Y siglos después creamos el “asterisco”, que es literalmente una “pequeña estrella”, e incluso Uderzo y Gosciny miraron al cielo para bautizar a Astérix.

Del cosmos nació también el terrenal “cosmopolita”, aquel que se patea el universo de las ciudades, y la palabra “cosmética”, porque el término griego kosmos, además de referirse al universo, evoca la armonía y la belleza.

Los días de la semana, excepto el domingo, fueron bautizados con nombres de planetas y satélites, desde el lunático lunes al saturnal sábado. Y los cuerpos celestes también nos permiten nombrar hoy a personas excepcionales, a las que llamamos estrellas, o el superlativo galáctico, para referirnos a las estrellas deportivas. También a las personas extrañas y raras, les llamamos lunáticos o marcianos, y a sus acciones las calificamos de marcianadas.

Quizás ignoremos que tras la gente jovial está Júpiter que antes que planeta fue un Dios romano. Por el contrario, las personas tristes son saturninas. Y ya lo sentimos por los 11.000 españoles y españolas que llevan ese nombre…

Y una cosa más… A menudo sin saberlo nos zampamos la luna. Y es que, cuando comemos un croissant, literalmente estamos comiendo una luna creciente, por su forma en francés “lune croissant”.

En fin, quizás cuando superemos las fases nos sintamos, tras el desastre, en el séptimo cielo. Y aunque, de momento nos parezca que la nueva normalidad está a años luz, día a día nos estamos ganando el cielo. Por mi parte, dejo de remover cielo y tierra; nos vemos en la próxima fase…

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?