Miércoles, 08 de Julio de 2020

Otras localidades

El hambre que no se ve en las colas: la despensa solidaria de Entrevías que sostiene a decenas de familias

La red solidaria de este colegio en el barrio madrileño ayuda a 60 familias que reciben cerca de 75 cestas solidarias, ya funcionaba antes de la pandemia y ha sido clave para una respuesta rápida para todas las familias

"Tengo al mediano que con lo de las pizzas se me ha puesto como una foca", explica una madre cuyos hijos se han estado alimentando semanas con el menú proporcionado por la Comunidad de Madrid

De esta pandemia hay imágenes que no olvidaremos. Imágenes de enfermos, féretros y de sanitarios agotados. Otras han irrumpido con tal crudeza que no nos la podemos quitar de la cabeza, como las colas para pedir alimentos que, desgraciadamente, se han hecho famosas en muchas ciudades. Consecuencias socioeconómicas de la pandemia a la que cada día se añaden nuevos datos escalofriantes.

Esta misma madrugada, Unicef y Save The Children han alertado de que el número de niños que vivirán por debajo del umbral de la pobreza podría llegar a los 672 millones a final de este año. Mientras, Cáritas, ha tenido que aumentar un 94% la ayuda solo en la comunidad de Madrid, la más rica de España.

Familias que no se ven en la cada vez más alargada sombra de las colas del hambre, pero que sufren y necesitan de manera urgente que las administraciones reaccionen y que son las “candidatas” a ese ingreso mínimo vital que se aprueba este viernes

La despensa solidaria que ayuda a sobrevivir

En un colegio en el madrileño barrio de Entrevías, padres y profesores se han organizado para que hayan podido sobrevivir centenares de familias y lo han hecho intentando evitar las estigmatizantes imágenes de esas colas en busca de alimentos básicos.

Madre de 4 hijos de 11, 5, 4 y 2 años. Ella tiene 37. Recibe poco más de 700 euros al mes de la Renta Mínima de Inserción de la Comunidad de Madrid, la conocida como REMI. Vivir con lo justo no es nada nuevo para ella y sus hijos pero lo de ahora le está generando mucho sufrimiento.

Su marido también está en paro y viven todos con su suegra, 7 en total en un pequeño piso, porque no se puede pagar el alquiler de una vivienda. La asociación de profesores y de padres del colegio Manuel Núñez de Arenas de Entrevías, muy cerca de su casa, ha creado una despensa solidaria que les ayuda a pasar este trago.

Con esa ayuda pueda completar la alimentación porque sus hijos han estado recibiendo los menús de Telepizza concertados por la Comunidad de Madrid . Los 4 han engordado de manera visible pero los adultos sobreviven gracias a la red vecinal. Desde la semana pasada se ha reanudado el servicio de catering del colegio, al que acude a recibir los menús dos días a la semana. "Ayer dieron un puré con tortilla de patatas", explica"

Esos menús ayudan de lunes a viernes, pero el resto de los alimentos que necesitan en casa se los aporta cada 15 días la despensa solidaria, en la que ella también ayuda como voluntaria: "Estuve ayudando a hacer el reparto de la comida", asegura.

De no ser por esta ayuda no podrían sobrevivir y que como ella hay mucha más gente de lo que pensamos, por eso espera que los gobernantes concreten la nueva ayuda que les ayude a sobrevivir. "Lo estamos pasando fatal", asegura, "porque con el REMI no hacemos nada", añade, una madre que ahora también hace de maestra para sus hijos.

Madres olvidadas por las administraciones

En este colegio, otra madre joven, se siente olvidada por las administraciones, como muchas otras. De no ser por esta red de familias y profesoras no habría podido alimentar a sus niños , que también han engordado por la comida basura que hasta cae unos días le entregaba la Comunidad de Madrid.

Dice que no se creerá lo del ingreso mínimo hasta que no lo vea, hasta que no vea.   Si un solo gobernante se viera en su situación, sin poder dar de comer a sus hijos , todo cambiaría. "No me creo nada de los políticos. La gente está muy necesitada, que se ve en la tele, eso sí me lo creo", comenta esta madre de cuatro hijos de 14, 13, 11 y 5 años. Ella se dedicaba con su marido a la venta ambulante de frutas en mercadillos antes de la pandemia y aseguran sentirse estimagizos cuando hablan de ellos "como receptores de paguitas o regalitos".

"Que ellos se pongan en nuestra situación. Como a ellos no les falta, no pasa nada. A nosotros sí nos falta y ellos no lo miran", cuenta esta madre, quien asegura que con la renta mínima no le llega. Una renta de 800 euros para seis personas.

Hasta la semana pasada sus cuatro hijos, como otros tantos en la Comunidad de Madrid, recibían el menú de pizzas y fast food ideado por el Gobierno de Díaz Ayuso. Ahora, en cambio, reciben menús equilibrados de la empresa de catering del colegio. "No veo adecuada comida basura para un niño. Todos los días pizza, pizza, pizza", indica sobre los menús que recibían, aunque ahora reconoce que reciben "comida sana" con pescado, fruta, etc. "Tengo al mediano que con lo de las pizzas se me ha puesto como una foca", añade.

Todos han engordado, insiste. Además recibe ayuda de la despensa solidaria del colegio y de la asociación gitana y con ello consiguen sobrevivir y evitar pasar por las colas del hambre. Una ayuda, la de la red vecinal, que sin duda, agradece. "Me veo en la misma situación. No pago hipoteca, por desgracia, porque no me conceden piso", continúa

La despensa solidaria que ayuda a 60 familias para evitar "las colas de la vergüenza"

La lentitud en la respuesta de las administraciones y la burocracia han dejado a miles de familias sin ningún tipo de ayudas para afrontar lo más básico, la alimentación.

Marga Fábregas es profesora de este centro, el Manuel Núñez de Arenas donde familias y docentes se organizaron desde el principio de la pandemia para ayudar a perfiles de todo tipo, como explica Marta González, la directora del colegio. Marga asegura que en algunas viviendas ayudan a familias que viven con 20 miembros

La red solidaria de este cole, que ayuda a 60 familias que reciben cerca de 75 cestas solidarias, ya funcionaba antes de la pandemia y ha sido clave para una respuesta rápida para todas las familias, no solo las que recibían la renta mínima sino las que han caído de pronto en el pozo de la pobreza. "Concebimos desde el principio la brecha digital no era fundamental, sino la brecha social", explica Marta, quien incide en la importancia de evitar "las colas de la vergüenza".

Esperan que el ingreso mínimo vital funcione mejor y que huya del concepto de caridad y que se base en los derechos de estas personas y ven con enorme preocupación las dificultades burocráticas y la descoordinación de las administraciones para poner en marcha ayudas.

El 19 de junio se acaban las becas comedor y estas profesoras y estas familias están preocupadas por cómo se va a ayudar a esos niños durante el verano.

Toda la información sobre el coronavirus

Consulta la evolución de contagiados, fallecidos y recuperados en España y los últimos datos por Comunidades Autónomas. Y no te pierdas el podcast Informe Coronavirus (escúchalo en nuestra App en iOS y Android o suscríbete en iTunes, iVoox, Spotify o tu agregador favorito). También puedes recibir nuestra newsletter diaria con las noticias, reportajes y audios más destacados día.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?