Sábado, 24 de Octubre de 2020

Otras localidades

Política con la salud de los españoles

Es evidente que la rebelión no la encabeza Ayuso, no debemos sobrevalorarla tanto, la encabeza Pablo Casado que ha encontrado en el coronavirus la herramienta de desgaste perfecta

Cadena SER

Les confesaré que mi nivel de estupefacción crece al mismo ritmo que la irresponsabilidad del gobierno de Isabel Díaz Ayuso. El episodio de ayer, negando un acuerdo con el Gobierno central, que el vicepresidente madrileño había dado por hecho y la amenaza de rebelión posterior, ya no admite más calificativos, cualquiera de los que queramos aplicar se queda corto.

El Gobierno madrileño redobla el pulso al Gobierno central. Da marcha atrás a lo acordado y se rebela ante la aplicación de unas restricciones que se han publicado ya en el BOE y que son de obligado cumplimiento. Ayuso escenifica hasta el límite su resistencia para que a los madrileños les quede claro que ella no quiere cerrar Madrid, que el impacto que esto tenga se lo tienen que cargar a la cuenta de Pedro Sánchez. Así, van a ser también de él las culpas del retroceso económico y del pozo en el que este país se va a ir huindiendo poco a poco; culpa de ese Gobierno de coalición que ellos consideran tan ilegítimo.

Porque lo que está haciendo el PP es política con la salud de los españoles, con la salud y con el bienestar. Y lo está haciendo el PP, no el PP de Madrid, el Partido Popular, y las órdenes que emanan de la calle Génova, donde Pablo Casado ocupa el despacho principal.

Es evidente que la rebelión no la encabeza Ayuso, no debemos sobrevalorarla tanto, la encabeza Pablo Casado que ha encontrado en el coronavirus la herramienta de desgaste perfecta. Con la que está cayendo, escuchar ayer a Teodoro Garcia Egea remontarse al 8M era realmente patético.

Queda claro que a Ayuso le importa un bledo la salud de los madrileños, y a Casado la de los españoles. Lo que les importa es ir acumulando munición para poder disparar, en las sesiones de control al Gobierno, por ejemplo, en un espectáculo que cada vez se aleja más del espíritu democrático que debería reinar, ya no solo en el Congreso, sino en la vida en general.

Pablo Casado necesita argumentos para cargar a Pedro Sánchez con las consecuencias de una crisis económica que es mundial, aunque para ello tengamos que convertirnos en el país europeo con los peores datos de coronavirus, porque esto, dirá Casado, también es culpa de Pedro Sánchez.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?