Sábado, 31 de Octubre de 2020

Otras localidades

Francisco de Goya

Para muchos expertos, es el artista español más importante de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Su gran fama y su éxito lo han llevado a ser considerado como el último de los clásicos y como el primer pintor contemporáneo

Su vida está rodeada de diversas anécdotas (a sus 19 años fue lavaplatos en el restaurante Botín de Madrid) y numerosos enigmas, empezando por el paradero de su calavera que no estaba dentro del ataúd cuando se exhumó su cuerpo en 1888 en el cementerio de Burdeos. ¿Quién le iba a decir que al final su busto representaría el mejor premio que un cineasta puede recibir, otorgado cada año por la Academia de Cine?

Goya vivió mucho (82 años) y pasó por diversas etapas, vicisitudes y penalidades, incluida la Guerra de la Independencia con la invasión de los franceses en 1808. Hizo numerosos retratos a personas de la realeza, de la nobleza y a particulares. Y se dice que cobraba un extra para que en sus obras apareciesen las manos de los retratados. Por eso en muchos cuadros no se ven. Pocos saben que Goya fue uno de los primeros accionistas del Banco Nacional de San Carlos, precedente del actual Banco de España. Además, dicen que dominaba el arte de la esgrima y era muy aficionado a los toros. De hecho, sobre este último tema, la “Tauromaquia”, hizo una serie de 33 grabados publicada en 1816. Pero también hizo grabados sobre los “Desastres de la guerra”, los “Caprichos” y los “Disparates”. En total, más de 300 aguafuertes y litografías que representan muy bien la crónica social y religiosa de la época que le tocó vivir, como si fuera un reportero gráfico tanto de las escenas cotidianas y festivas, como de las más truculentas y sangrientas.

Una etapa muy especial de su vida fue cuando se fue a vivir a la Quinta del Sordo. Allí realizó sus famosas “Pinturas Negras” que son 14 obras murales al óleo sobre paredes recubiertas de yeso y que reflejan muy bien ese periodo donde la sordera, la tristeza y la depresión hacían mella en su carácter. Murales que fueron traslados a lienzo en 1874 y hoy se pueden admirar en el Museo del Prado. Tras la vuelta de Fernando VII al poder, Goya acabó sus días exiliado en la ciudad de Burdeos y, entre las causas de su muerte, se habla de saturnismo, una enfermedad originada por el uso de ciertas pinturas como el blanco de plomo o el minio y que padecieron otros pintores, como fue el caso de Fortuny o Portinari.

Tras su fallecimiento, hay cuadros suyos que han desaparecido y otros están mal atribuidos (“La lechera de Burdeos” o “El coloso” podrían ser dos ejemplos). Incluso algunos de sus lienzos han sido codiciados por ladrones. En 2006, durante su traslado desde el Museo de Arte de Toledo (Ohio) al Guggenheim de Nueva York para una exposición de pintura española, fue robado el cuadro Niños del carretón. Si bien fue recuperada al poco tiempo por el FBI. Otros lienzos no han tenido tanta suerte.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?