Martes, 24 de Noviembre de 2020

Otras localidades

Bérenguer Saunière, el cura de Rennes-Le-Château

Cuando le destinan a este pequeño pueblo del sur de Francia, el joven Francois-Bérenger Saunière encontró la iglesia casi cayéndose a pedazos, al igual que la casa parroquial en la que debería hospedarse

Decidió reparar la parroquia solicitando un préstamo al ayuntamiento y otro a una marquesa y aquí es cuando empieza la “leyenda”. Se dice que al remover un pilar visigodo del altar mayor encontró en su interior unos cilindros que contenían unos pergaminos misteriosos y que, gracias a ellos, halló una tumba oculta en el suelo de la iglesia.

Es verdad que encontró una cripta en 1891 con esqueletos y una olla de oro y entonces despidió a los obreros que trabajaban en las obras. Y también es cierto que empezó a remover tumbas y nichos del cementerio aledaño, lo que le acarreó problemas porque los vecinos llegaron a quejarse al obispado. Pero lo más sorprendente es que, de la noche a la mañana, el abad Saunière se hace rico. Empieza a manejar cantidades desorbitadas de dinero con el que remodela por completo la pequeña iglesia y se construye una casa a la que dota de todas las comodidades (la Villa Betania). El origen de su fortuna siempre ha sido un completo misterio. El obispado de Carcasona le pidió explicaciones, pero Saunière daba largas sobre el tema, por lo que fue suspendido “a divinis” (no podía dar misa ni impartir los sacramentos) acusado, entre otras cosas, de traficar con misas.

Tras su muerte en 1917 y, sobre todo, tras el fallecimiento de su sirvienta y ayudante, Marie Denarnaud en 1953, se empieza a tejer la leyenda como si de una tela de araña se tratase, con la publicación de libros que amplificaron aún más el misterio. Que si hacía viajes a París para desencriptar los pergaminos o que si fue a España en busca de claves secretas. También se hace mucho hincapié en los paseos que Saunière daba por los bosques aledaños a Rennes acompañado sólo por su asistenta y de los que volvían agotados y sucios. En fin, muchos enigmas que se ciernen sobre la vida de este párroco y sobre la iglesia que remodeló y en la que se aprecian muchos elementos esotéricos y extraños (como una pila bautismal con el diablo Asmodeo) que servirían para averiguar, según algunas teorías, dónde se encuentra el resto del supuesto tesoro cátaro o templario que en su día encontró…

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?