Viernes, 27 de Noviembre de 2020

Otras localidades

La Bella Otero

Existe una lista de hombres que se quitaron la vida por no alcanzar los favores de la Bella Otero y por tal razón un periodista le puso el sobrenombre de la "sirena de los suicidios"

Es verdad que ejercía una influencia tremendamente seductora en hombres y mujeres, pero nunca se involucraba en relaciones sentimentales y hasta llegó a declarar: “He sido esclava de mis pasiones, no de los hombres”. Entre sus amantes algunas fuentes señalan al rey Leopoldo II de Bélgica, al káiser Guillermo II de Alemania y a Nicolás II, el zar ruso. Además, fue musa para escritores como Gabriele D’Annunzio y relevantes pintores franceses, como Renoir y Toulouse-Lautrec. Tras una infancia y adolescencia bastante triste y traumática, se dice que el talento de Carolina Otero fue descubierto por el empresario estadounidense Ernest Jurgens tras verla actuar en Barcelona. Luego actuó con éxito en Nueva York y en muchas ciudades de Sudamérica y de Europa y en todas ellas deslumbraba con sus cantes y bailes. La Bella Otero se convirtió en una de las mujeres más ricas y más deseadas. De salir de la nada llegó a codearse con lo más selecto de la sociedad. Pero a los 46 años, cuando empezaba la Primera Guerra Mundial, decidió retirarse a la ciudad de Niza, y se dedicó a perder su gran fortuna en distintos casinos de juego. Acabó muriendo en 1965 sola y pobre, en un escondrijo del mundo, oscuro y triste como aquel del que salió de su Galicia natal. Unos versos del poema que le dedicó el cubano José Martí glosan perfectamente el encanto y el carisma que debió desprender la Bella Otero en todos aquellos que la contemplaban:

Ya llega la bailarina:

Soberbia y pálida llega;

¿Cómo dicen que es gallega?

Pues dicen mal: es divina.

Lleva un sombrero torero

Y una capa carmesí:

¡Lo mismo que un alelí

Que se pusiera un sombrero!

Se ve, de paso, la ceja,

Ceja de mora traidora:

Y la mirada, de mora:

Y como nieve la oreja.

Preludian, bajan la luz,

Y sale en bata y mantón,

La virgen de la Asunción

Bailando un baile andaluz.

Baila muy bien la española,

Es blanco y rojo el mantón:

¡Vuelve, fosca, a su rincón

El alma trémula y sola!

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?