Viernes, 22 de Enero de 2021

Otras localidades

Estrenos Cine | PODCAST

El dramón de Amy Adams y Glenn Close, terror pandémico y comedia francesa

Amy Adams y Glenn Close quieren pelear por el Óscar con la nueva película de Ron Howard

Hay cine de terror light con 'Contagio en alta mar', comedia francesa con música de Céline Dion y una vuelta a Henry James con una adaptación de 'Los papeles de Aspern'

El cine de autor se defiende con lo nuevo del provocador Gaspar Noé, el ensayo fílmico 'Lux AEterna'

A Movistar llega directamente 'Resistencia', la historia del mimo que salvó a niños judíos durane el nazismoo

Escucha el programa completo de 'El Cine en la SER'

Ron Howard presenta Hillbilly, una elegía rural, una historia real sobre la clase obrera americana que protagonizan Glenn Close y Amy Adams. Más estrellas, Angelina Jolie protagoniza Érase una vez, una película de aventuras que junta a Peter Pan con Alicia en el país de las maravillas. Gaspar Noé vuelve con Lux AEterna, un ensayo fílmico sobre el cine y el amor al cine con Charlotte Gainsbourg, y también hay comedia francesa Iré donde tú vayas. A plataformas llega Resistencia, película sobre el mimo frances Marcel Marceau y de cómo creo una red para salvar a niños judios en pleno nazismo. En cine clásico, Antonio Martínez nos propone revisar Breve Encuentro, una de las películas más intimistas del director David Lean. En televisión, esta semana invocamos a dios, pero sobre todo al diablo para analizar 30 Monedas, el apabullante estreno de Álex De la Iglesia en la televisión en streaming.

Escucha el programa completo de El Cine en la SER

Hillbilly, una elegía rural (Ron Howard)

Ron Howard es uno de esos directores que ha hecho de todo en Hollywood. Dio un brillo diferente, que no cuajó demasiado, todo sea dicho, al Halcón Milenario en Han Solo. También ha sido el director que adaptó uno de los grandes superventas de la literatura de las últimas décadas, El Código Da Vinci y su segunda parte, Ángeles y demonios.

Antes de eso, su carrera tenía películas tan emotivas como Willow o Una mente maravillosa, con la que ganó el Oscar a mejor película y mejor director. Ha llevado la Fórmula 1 a la gran pantalla, con Rush, y ha contado el mito de Moby Dick en El corazón del mar. No se le escapa tampoco el cine político con la maravillosa El desafío: Frost contra Nixon.

Un director ecléctico donde los haya que este año ha apostado por un dramón familiar con conciencia de clase: Hillbilly, una elegía rural. Una película que llega a Netflix este martes, y que adapta la novela autobiográfica de J. D. Vance

El protagonista es un estudiante de derecho, exmarine, a punto de fichar por un prestigioso bufete de abogadas en la otra punta del país, pero su vida parece volver al pasado: su madre sigue enganchada a la heroína y su abuela tuvo un pasado turbio que vuelve a aparecer. Son los traumas de una familia desestructurada que siempre aparece en los momentos menos esperados.

Howard no aporta demasiado a esta historia, monótona y previsible, que tiene como baza a sus protagonistas. Dos extraordinarias actrices que elevan el listón en esta historia contada en dos tiempos. Son Amy Adams y Glenn Close, madre e hija que han nacido y vivido en medio de aun ambiente de violencia, pobreza y falta de expectativas.

Las dos actrices suenan ya para los futuros Oscar, esos que si todo va bien se celebrarán en 11 de abril. Son dos de las mejores actrices del momento, cada una perteneciente a una generación de intérpretes. Las dos han tenido un mismo obstáculo, siempre se han quedado a las puertas de lograr la estatuilla, a pesar de papeles tan laureados como el de The Master de Amy Adams, o el La buena esposa de Glenn Close. En esta ocasión, el duelo interpretativo de ambas es de lo mejor de este drama con tonos de telefime.

Ambientada en Ohio, uno de esos estados a los que la desindustrialización paulatina de las últimas décadas ha convertido en América profunda, Hillbilly tiene una relevancia sustancial, justo en este momento político, con Trump a punto de salir de la Casa Blanca. Siempre se cuestionó, desde los medios de comunicación, que el apoyo al presidente republicano venía de esas comunidades blancas y empobrecidas, sin futuro y sin educación. En Hillbilly no se habla de política, tampoco se culpa a un sistema que deja fuera a una parte importante de la población.

Ahí es donde Howard saca el oficio. Cuando cuestiona el clasismo de las clases medias y cuando mirar a una América al que solo se le da voz cuando llegan las elecciones y hay que buscar culpables. Magnífica la escena con los pijos abogados, con miles de cubiertos para cada cosa y donde critican a las mujeres y hombres de esos lugares profundos. Conocidos como rednecks, un calificativo denigrante, aunque quizá menos que el de White Trash, basura blanca, es gente que no ha nacido con las mismas oportunidades que otros y, por eso, los de las ciudades y traje los califican de paletos. Es ahí donde patina el mensaje de la película: demasiado centrado en una meritocracia que no funciona pues el sueño americano vuelve a ser un timo.

Érase una vez (Brenda Chapman)

Más estrellas en cartelera. Angelina Jolie protagoniza este drama fantástico sobre  Alicia antes de adentrase en el País de las Maravillas y Peter antes de convertirse en Pan. Estos hermanos intentan salvar a sus padres y construyen ese munndo de imaginación que es antesala de sus icónicos viajes al País de las Maravillsa y al de Nunca Jamás.

Contagio en alta mar (Neasa Hardiman)

No hay semana sin su película de terror. Contagio en alta mar es una cinta de terror irlandesa, dirigida por Neasa Hardiman. Un thriller de esos de sustos en las profundidades marinas que cuenta cómo la a tripulación de una embarcación irlandesa pierde su rumbo en alta mar y cómo un parásito se apodera del barco. Una científica que no escuchan y una rápida propagación conectan la película con la actual situación de pandemia.

Iré donde tú vayas (Géraldine Nakache)

El cine francés ofrece cada año un buen catálogo de comedias buenistas que caminan con cierto encanto por la familia, la amistad o el trabajo. La comedia como terapia de los traumas o los problemas cotidianos. La directora y actriz Géraldine Nakache, hermana del director de Intocable o Especiales, ya había explorado los vínculos de la amistad y la infancia en sus dos anteriores trabajos, y ahora con Iré donde tu vayas, su primer trabajo en solitario, retrata la reconciliación entre dos hermanas con música de Céliine Dion.

La menor es una enfermera obstinada, centrada en su trabajo como terapeuta, seca en el trato, borde y de pocos abrazos. La mayor sueña con ser cantante, actúa en bodas y vive en una burbuja alimentada por su padre. Ambas apenas se ven, sus personalidades chocan y la forma de enfocar la muerte de su madre las marcó. Su padre, un sensacional Patrick Timsit en el papel de charlatán y embaucador, las mima, consiente y sobreprotege. Todo hasta que un día, algo más grave, una enfermedad, les obliga a pasar unos días juntas en París

Una audición para corista de Céline Dion junta de nuevo a las hermanas, un accidentado reencuentro en el que tendrán que enfrentarse a sus fantasmas, sacar su resentimiento y hacer lo posible por llegar a un punto de encuentro. Todo bajo ese trasfondo frívolo y esperpéntico del mundo del espectáculo de segunda que aspira a ser de primera.

Un viaje familiar luminoso sobre la pérdida, la ausencia, la distancia y la reconciliación que, como en sus otras películas, protagoniza Leila Bekhti y la propia Géraldine Nakache, que también firma el guion de esta historia amable, emotiva y de pocas pretensiones con una nostálgica selección musical.

Lux AEterna (Gaspar Noé)

La otra propuesta del cine francés es mucho más radical, tiene detrás al siempre irreverente Gaspar Noé. Es una película de tan solo 50 minutos que pasó por el festival de Cannes con su habitual revuelo. Protagonizada por Charlotte Gainsboug es una de esas películas que hablan del cine, una reflexión en torno a los rodajes y la locura que los envuelve.

Los papeles de Aspern (Julien Landais)

En 1888, el escritor y crítico literario Henry James publicó una de sus obras más conocidas y aclamadas, Los papeles de Aspern, basada en una anécdota real que llegó a sus oídos años atrás: la de un bostoniano que sentía una adoración extrema por el poeta romántico Shelley. James cambió a este último por su ficticio Jeffrey Aspern y ambientó en Venecia esta historia de obsesiones y secretos que, ahora, adapta cinematográficamente Julien Landais.

El director francés cuenta con Jonathan Rhys-Meyers para adentrarse en la piel de Morton Vint, un editor obsesionado con la vida y obra de Aspern que, al enterarse de que una de sus amantes sigue viva, orquestará un plan para acercarse a ella y hacerse con su tesoro más preciado: unas cartas escritas de puño y letra por el mismísimo poeta.

Al lado del actor irlandés se encuentra la oscarizada Vanessa Redgrave en el papel de Juliana Bordereau, esa amante recelosa de que el paso del tiempo haya hecho mella en su imagen y, a su vez, temerosa de que su relación más íntima pueda salir a la luz, razón por la que hará lo imposible porque los secretos escondidos en aquellas cartas sigan ocultos por mucho más tiempo.

Como si de un personaje más se tratara, los palacios venecianos en los que se desarrollan la historia otorgan una seriedad y elegancia a los planos que refleja ese carácter decimonónico que definía la obra de James. En medio de esta mezcla de secretos y obsesiones aparece otra trama que gana peso conforme avanza la película y que resulta determinante en su desenlace: la relación entre Morton y Tina, sobrina de Juliana, a la que el editor comienza a seducir con el único objetivo de conseguir llegar hasta el final de su plan y que, finalmente, no resultará como él esperaba.

El paso del tiempo y las oportunidades perdidas subyacen en este drama psicológico que cuenta con James Ivory como productor ejecutivo y con el modelo internacional Jon Kortajarena en el papel de Jeffrey Aspern.

Resistencia (Jonathan Jakubowicz)

En Movistar Plus se estrena directamente, sin pasar por cines, Resistencia, una biografia peculiar. Cuenta un momento en la vida del mimo Marcel Marceau, judío, que se alió con otros jóvenes para salvar y proteger a niños judíos durante el nazismo. Jesse Eisemberg es el protagonista.

2020 (Hernán Zin)

Julio Lumbreras despertó del coma en plena desescalada. Fue el segundo paciente en ingresar en una UCI los primeros días de marzo. Cuando despertó había perdido movilidad y no recordaba casi nada de lo que había ocurrido. Los médicos que le atendieron en el Hospital de Torrejón le explican qué es el teletrabajo, que es el coronavirus y él se echa a llorar. La imagen de este paciente simboliza muchas cosas de lo que la sociedad española y, la mundial, hemos vivido estos meses. Julio es el inicio y el final de 2020, el documental de Hernán Zin sobre la pandemia, que llega a los cines este viernes.

Nominado al Goya por sus anteriores documentales, Hernán Zin cogió la cámara el día 3 de Estado de Alarma y, con mucho esfuerzo, logró entrar en los hospitales colapsados de Madrid, hablar con enfermos y supervivientes. Con familiares de las víctimas de las residencias de ancianos. Logró entrar en una ambulancia y en una morgue colapsada. Pero también mirar otras historias, como la de una persona sin hogar que no sabe qué significa quedarse en casa. O el trabajo incesante de una protectora de animales que rescataba a las mascotas de las víctimas del COVID. O el trabajo de la policía. Todo lo que ha pasado estos meses está en 2020, un documental con mimbres de convertirse en un relato histórico, hecho con inmediatez y con una puesta en ecena sobria pero impactante.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?