Domingo, 05 de Diciembre de 2021

Otras localidades

'Échate una mano', la campaña australiana que habla de masturbación el Día Internacional del Juguete Erótico

Hablar de masturbación es hablar de un tabú que, por fin, empieza a desaparecer. Hablamos con Mónica Branni, sexóloga y psicóloga de 'Platanomelón', sobre juguetes eróticos y cambios en nuestros hábitos sexuales

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

‘Échate una mano’ es el lema de la campaña con la que el Ministerio de Sanidad de Queensland, Australia, quiere abrir el discurso sobre la masturbación y sus beneficios para la salud. Este departamento gubernamental aprovechó el Día Internacional de los Juguetes Eróticos, una industria que ha pasado de ser considerada tabú a aparecer en el discurso público y estar valorada en 33.640 millones de dólares

Cada vez es más común ver en redes sociales cuentas que se dedican a la divulgación sobre sexualidad. Una de ellas es ‘Platanomelón’, empresa que aprovecha su condición como vendedora de juguetes eróticos para, además, educar e informar sobre sexualidad y salud.

La sexóloga y psicóloga de ‘Platanomelón’, Mónica Branni, se ha asomado a La Ventana para celebrar la visibilidad que en los últimos años han ganado los juguetes sexuales, pasando de algo secreto y vergonzoso a la casi completa normalidad de hoy en día. “El juguete erótico se ha ido visibilizando más incluso en el entorno digital, en redes sociales es muy fácil y habitual ver como la gente comparte su juguete erótico, y hace sólo cinco años esto era impensable”, explica.

Abrir la mente para hablar de masturbación

Desde ‘Platanomelón’, asegura Branni, han notado “un cambio de mentalidad”, sobre todo porque “se entablan conversaciones muy interesantes porque son intergeneracionales, incluso en el entorno familiar, y esto es maravilloso”.

La masturbación y los juguetes eróticos se consideraban hasta hace muy poco tiempo como un tabú. Para que el tema tomara por fin un espacio central en las conversaciones, Branni destaca la “reivindicación social” que lo ha impulsado: “El placer, el clítoris, son temas que están surgiendo y se están posicionando en el debate público”.

Aun así, no en todos los entornos se habla de forma abierta y sin prejuicios sobre la masturbación y el sexo. Recientemente se hizo viral un tweet de un usuario que opinaba, aunque a modo jocoso, que “el clítoris no existe” y “es un mito de empresas para vender juguetes sexuales”.

Aunque en esta instancia se representa de forma humorística, sí que existe un problema generalizado en cuanto a la educación sexual. Entre otros temas, existe mucha desinformación sobre la sexualidad en personas mayores.

Branni lamenta que “estamos acostumbradas y acostumbrados socialmente a pensar que la sexualidad tiene una fecha de caducidad en nuestra vida”, y recuerda que “no es así, durante toda la vida tenemos una sexualidad activa y somos seres sexuales y sexuados”.

La pandemia y el cambio en los hábitos sexuales

La sexualidad no desaparece con la edad, aunque sí es posible que las prácticas cambien, como también cambiaron durante la pandemia: “Fue una situación excepcional evidentemente en muchos hábitos, pero a nivel de hábitos sexuales también”.

“Por ejemplo el sexting, que es la práctica de mantener relaciones sexuales en remoto, virtualmente con otra persona, tuvo un incremento impresionante, sobre todo en parejas que evidentemente estaban confinadas en casas distintas”, apunta.

También en parejas que sí convivieron juntas durante los meses de confinamiento, descubrieron que “tenían niveles de deseo más bajos, pero sí mantenían más relaciones sexuales”. “Quizás por aburrimiento, igual era un buen momento para pasarlo bien de otra forma”, añade.

Las ventas de juguetes sexuales también subieron a nivel mundial durante el confinamiento de 2020. Ese mismo año la industria se valoró globalmente en 33.640 millones de dólares estadounidenses, cifra que se espera crezca aún más, hasta un 8% este año.

Las nuevas formas de hablar de sexualidad, las conversaciones intergeneracionales y el discurso público. Todo esto ayuda a desmitificar la masturbación y los juguetes eróticos, que como concluye Branni, son un instrumento perfecto para “descubrirnos y explorar las nuevas fronteras del placer y de límites”, algo que califica de muy interesante y, sobre todo, necesario.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?