, 05 de de 2021

Otras localidades

La historia se repite: seres humanos como moneda de cambio

El régimen de Lukashenko está facilitando el traslado de migrantes a la frontera polaca, que es también la frontera de la Unión Europea con el objetivo de presionar a Bruselas

Cuando hablen de guerra híbrida, que es lo que están haciendo, que tengan en cuenta que la maquinaria de esta guerra son personas, como nosotros

Lo que está pasando en la frontera entre Bielorrusia y Polonia es una historia que, lamentablemente, nos suena demasiado. Países, o mejor dicho, dirigentes de países, que utilizan a los migrantes para presionar a otros países o a otras instituciones. Lo hemos vivido en la frontera sur de Europa, con Marruecos abriendo y cerrando el grifo a su antojo, lo hemos visto en otras fronteras europeas y ahora en esa línea que separa Bielorrusia de Polonia.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

El régimen de Lukashenko está facilitando el traslado de migrantes a la frontera polaca, que es también la frontera de la Unión Europea con el objetivo de presionar a Bruselas para que retire las sanciones económicas impuestas. Se juega con las necesidades y el ansia de ciudadanos de países como Siria, Irak o Afganistán de llegar a Europa, se les facilita, incluso por vía aérea la llegada a Bielorrusia, asegurándoles que lo tendrán fácil para llegar a Europa, y una vez allí se les lleva inmediatamente hasta la frontera. Y ahí se quedan tras una alambrada donde se van hacinando.

La peor de las tácticas, la más inhumana, pero la que se utiliza una y otra vez, reproduciendo imágenes ya vistas e historias ya conocidas. Y que nadie se engañe, esto no pasa en la otra punta del planeta, esto pasa en la puerta de nuestras casas, porque la frontera europea, es nuestra frontera.

Tanto la Unión Europea como la OTAN han reaccionado en defensa de Polonia, mientras que tras el movimiento de Bielorrusia está la aprobación de Vladimir Putin que abre, así un nuevo foco de conflicto y de inestabilidad en el corazón de Europa, utilizando, esta vez, a seres humanos como moneda de cambio.

Migrantes en la frontera entre Bielorrusia y Polonia. / LEONID SCHEGLOV / HANDOUT (EFE)

Es fundamental que cuando unos y otros busquen soluciones a este nuevo conflicto geopolítico, no se olviden de ellos, que, mientras tanto, siguen al raso, soportando unas temperaturas bajo cero y siendo maltratados por uno y otro país. Cuando hablen de guerra híbrida, que es lo que están haciendo, que tengan en cuenta que la maquinaria de esta guerra son personas, como nosotros.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?