Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

El minero que facilitó el explosivo del 11-M se reunió con uno de los terroristas un día antes del robo

Suárez Trashorras se reunió con Jamal Ahmidan

El minero asturiano implicado en el 11-M, a quien los investigadores atribuyen haber proporcionado el explosivo para los atentados mantuvo una reunión en Madrid con Jamal Ahmidan, un día antes del robo de los explosivos, según han explicado a la Cadena SER fuentes de la investigación.

El minero jubilado, de 27 años, llegó al aeropuerto de Madrid-Barajas en la mañana del día 27 de febrero procedente de las Islas Canarias donde había pasado una semana para disfrutar de su luna de miel, después de haberse casado en Asturias el 14 de febrero.

El minero y su esposa tenían unas horas de espera hasta enlazar con el vuelo que les llevaba de regreso a Asturias y aprovechó ese tiempo para llamar por teléfono a Jamal Ahmidan y citarse con él en una cafetería de la Glorieta de Marqués de Vadillo, junto a la M-30. Sin embargo, otras fuentes de la investigación han explicado que la reunión pudo celebrarse en la casa de Morata de Tajuña, donde los terroristas prepararon las bombas.

TRASHORRAS GUIÓ A LOS TERRORISTAS HASTA LA MINA

En esta cita, José Emilio Suárez Trashorras, insistió ante el terrorista marroquí en su capacidad para proporcionar los explosivos y cerró la nueva cita para el día siguiente, día 28 de febrero, en Asturias.

Según estas fuentes, el responsable del comando, Jamal Ahmidan, se trasladó al Principado junto con otros tres marroquíes identificados por la policía en dos coches. La noche del 28 al 29 de febrero perpetraron el robo de los explosivos en la mina de Caolines de Merilles, llamada "Minas Conchita", gracias a las precisas indicaciones de Suárez Trashorras. El polvorín de la mina se encuentra situado en una zona montañosa muy abrupta y de difícil acceso si no se conoce el camino.

AHMIDAN FUE MULTADO POR INFRACCIONES DE TRÁFICO

Hacía el mediodía del día 29, Jamal Ahmidan regresó a Madrid en un vehículo Toyota Corolla que podía hacer funciones de "lanzadera" para detectar la posible presencia policial, mientras que el explosivo, al menos 100 kilogramos, estaba oculto en el maletero de otro vehículo, un Volkswagen Golf de color negro.

Se da la circunstancia de que el coche Toyota, conducido por Ahmidan, fue interceptado por un agente de la guardia civil que le multó por tres infracciones de circulación diferentes que el terrorista abonó en el mismo momento. Sin embargo, a pesar de que la matrícula del vehículo era falsa y que la documentación que mostró el terrorista estaba también falsificada, el agente de tráfico no pudo percatarse de esta situación porque su radioenlace no estaba operativo.

Las fuentes consultadas por la SER han asegurado que el minero tendrá que volver a prestar declaración para explicar las numerosas contradicciones descubiertas por la policía. Es probable que la justicia también cite a la esposa del minero para conocer su versión del encuentro que mantuvieron en Madrid con el terrorista que días después se suicidó en Leganés.

Sobre estos siete suicidas, la SER ha sabido que la jueza ha decidido entregar el cadáver de uno de los terroristas a la familia, que así lo había solicitado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?