Jueves, 02 de Diciembre de 2021

Otras localidades

11-M

La Guardia Civil alertó de que España era objetivo del terrorismo islamista tras las bombas de Casablanca

En al menos dos informes de los que han sido remitidos a la comisión del 11-M

Al menos dos informes de la Guardia Civil que han sido remitidos a la comisión de investigación del 11-M alertaban que, tras los atentados de mayo de 2003 en Casablanca, España se convertía en objetivo del terrorismo islámico.

Los de Casablanca son informes de mayo y de junio de 2003. El de junio dice textualmente: "el atentado contra la Casa de España en Casablanca, unido a las declaraciones del número 2 de la red Al Qaeda en las que hace un llamamiento a los musulmanes a intensificar la Yihad y a atacar las embajadas de los enemigos del islam, no hace sino confirmar las hipótesis de que España es objetivo de este tipo de terrorismo".

Sin embargo, a pesar de la relación expresa que estos informes hacen de los atentados de la ciudad marroquí con el terrorismo islamista, varios miembros del Gobierno del PP insistieron en desligar las bombas contra la Casa de España de Casablanca de la postura que mantuvo el Gobierno del PP en la crisis de Irak.

TRILLO, PALACIO Y RATO NEGARON LA RELACIÓN

En concreto, el entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, aseguró que la Casa de España pudo ser elegida "no por ser Casa de España sino por ser un local de esparcimineto". La ministra de Asuntos Exteriores del PP, Ana Palacio, aseguró que la Casa de España "es una empresa privada" y que el atentado nada tenía que ver con la posición adoptada por España en la crisis de Irak. Rodrigo Rato, ex ministro de Economía, alejó el fantasma de los atentados contra España recordando que no era la primera vez que se producían atentados en Marruecos y que "sacar consecuencias de política interna era un camino equivocado".

Hay otro informe, el Plan Parcial de Seguridad sobre el Paso del Estrecho de 2003, que repite el mismo argumento: el atentado de Casablanca confirma a España como objetivo. Este informe relata que se estaban detectando síntomas de actividad terrorista islámica en nuestro país y señala que existe "riesgo de alta intensidad" no sólo por el atentado de Casablanca, sino por "las estrechas relaciones de España con Estados Unidos y con Israel".

Se escribe en este informe que "ya comienza a ser preocupante, sobre todo para la seguridad interior de España, la evolución creciente del movimiento islamista radical en Marruecos". También cita la actividad de algunos imanes que hacen proselitismo a favor de la causa islamista en Almería, Tudela, Castellón, Valencia y Leganés.

OBJETIVO, LAS LÍNEAS AÉREAS

Otro informe reservado de la Guardia Civil se redacta casi justo un año antes de los atentados del 11-M, el 12 de marzo de 2003. En él, el subdirector general de operaciones de la Guardia Civil, el general Vicente Faustino Pellicer, escribe que, al hilo de las movilizaciones sociales de los españoles contra la participación de España en la guerra de Irak, "no pueden descartarse en territorio nacional actos incluso de carácter terrorista por parte de grupos radicales o relacionados con movimientos extremistas musulmanes". Este informe señala, en concreto, las líneas aéreas. De hecho, en un correo electrónico enviado por la Guardia Civil en la madrugada posterior a los atentados en Madrid, sobre la 01:00 horas del 12 de marzo, se alerta de la posibilidad de actos terroristas contra instalaciones aeroportuarias.

Volviendo de nuevo atrás en el tiempo, antes de 2002, el 15 de octubre de 2001, otro informe de la Guardia Civil alertaba de los riesgos que podría correr España por su vinculación con la OTAN y por su situación geográfica, puerta del Magreb.

Hay más documentos que hablan de posibles actos terroristas integristas. En octubre de 2001, la Guardia Civil también pone el acento sobre la seguridad en centrales nucleares. Y en junio de 2002, el mismo cuerpo elabora otra nota en la que se dice que "noticias sin confirmar alertan de la posibilidad de un atentado terrorista de la organización Al Qaeda en territorio nacional".

Federico Trillo tras el atentado de Casablanca: "La Casa de España pudo ser seleccionada por ser un lugar de esparcimiento" (Archivo)

Ana Palacio tras el atentado de Casablanca: "La Casa de España es una empresa privada" (Archivo)

Rodrigo Rato tras el atentado en Casablanca: "Sacar consecuencias de política interna era un camino equivocado" (Archivo)

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?