Últimas noticias Hemeroteca

La aviación israelí mata al menos a 57 civiles en el Sur del Libano, la mayoría de ellos niños

Israel justifica la acción asegurando que desde esa zona "se han disparado cientos de cohetes contra Israel"

La localidad libanesa de Qana, al sur del país, sufrió la pasada noche la peor matanza desde que comenzó la guerra entre Hezbolá y el ejercito israelí. La aviación hebrea acabó con la vida de al menos 57 civiles, entre los que se encontraban 37 niños y 16 mujeres.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, justificó el ataque asegurando que desde Qana y sus alrededores "se han disparado cientos de cohetes contra Israel" y aseguró que ya habían advertido a la población libanesa del peligro de refugiarse en esa zona.

Más información

Ante la justificación israelí de que la población había sido advertida de los bombardeos y de que abandonaran el lugar, algunos habitantes de Qana han asegurado que prefirieron quedarse precisamente por considerar más segura la permanencia que la huida a través de carreteras destrozadas y el peligro de ataques por parte del Ejército israelí.

Los hechos ocurrieron hacía la una de la madrugada de la pasada noche, cuando la aviación israelí comenzó un intenso bombardeo sobre al ciudad de Qana que destruyó varias viviendas. Entre ellas un edificio de tres plantas en cuyo sótano se habían refugiado varias familias de civiles que no tuvieron escapatoria posible ante las bombas israelíes. El resultado: 54 muertos, la mayoría de ellos mujeres y niños.

Reunión urgente del Consejo

La matanza ha suscitado reacciones en todo el mundo, desde una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU hasta la petición de Washington a Israel de que "tenga más cuidado".

Precisamente, el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, ha convocado una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad tras el bombardeo sobre la localidad de Qana. Annan, realizó un llamamiento para condenar "en los términos más enérgicos posibles" el ataque israelí.

La reunión viene motivada por la petición del primer ministro libanés, Fuad Sinionar, de buscar un alto el fuego inmediato en el país. Después de tres semanas de que comenzaran los enfrentamientos entre Israel y la milicia Hezbolá, el Consejo de Seguridad tiene todavía que tomar una postura acerca del conflicto, ya que Estados Unidos ha vetado en todas las ocasiones la petición del cese de hostilidades.

El papel de EEUU

La secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice, suspendió ayer la visita que tenía prevista a Beirut. La secretaria de Estado norteamericana, se quedó en Israel para entrevistarse con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, después de conocerse la tragedia, que hace peligrar la posibilidad de una salida diplomática a la actual crisis. El primer ministro libanés, Fuad Siniora, reconoció implícitamente ante la prensa que pidió a la secretaria de Estado que no viajara al Líbano.

Además, tras la matanza, Washington ha instado a Israel a que "tenga más cuidado" y ha calificada de "incidente trágico y terrible" en un comunicado del portavoz de la Casa Blanca, Blair Jones.

Investigaciones

Por su parte, el jefe de operaciones de la Fuerza Aérea israelí, el general de brigada Amir Eshel, ha asegurado en una rueda de prensa que las primeras investigaciones revelan que el edificio fue bombardeado horas antes de que se desplomara. Según Eshel, "al Ejército no le queda claro la diferencia de horas entre el bombardeo y el desplome".

El primer ministro libanés ha dicho que su Gobierno "sólo aceptará un alto el fuego sin condiciones" tras lo que ha calificado de "nueva matanza israelí", y ha exigido una "investigación internacional". El presidente libanés, Emile Lahoud, se ha preguntado si la comunidad internacional va a permitir que Israel convierta a Líbano "en una nueva edición de Kosovo".

Muere el líder de la Yihad Islámica herido por tropas israelíes

El Ejército de Israel mató ayer al jefe del ala militar de la Yihad Islámica en Naplusa, Hani Awijan, en una operación para detenerlo, informaron fuentes hospitalarias palestinas. Awijan, que tenía 29 años, se resistió a ser detenido por soldados israelíes que asaltaron una casa en la que se encontraba reunido con otros milicianos en la ciudad cisjordana de Naplusa, y resultó herido de muerte en el tiroteo que se produjo.

En la misma operación murió en el acto otro militante del grupo palestino, mientras el jefe militar falleció después en el hospital.

Israel mata a 56 personas, la mitad niños, al bombardear la casa en que se refugiaban dos familias. La crónica desde el lugar de los hechos de la corresponsal de la SER, Mónica Leiva.

El primer ministro libanés, Fuad Siniora, pide -tras el ataque de Israel a Qaná (56 muertos)- un alto el fuego inmediato y la investigación de las masacres de Israel.

Capitán Jacob Dallal, portavoz del Ejército de Israel: "La culpa es de Hezbolá".

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, dice que entiende el dolor del Líbano

Olmert: "Israel no tiene prisa para alcanzar un alto el fuego antes de conseguir sus objetivos"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?