Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El ex minero Trashorras niega que suministrara los explosivos del 11-M

Asegura que fue el ex confidente Rafá Zouhier quien le pidió la dinamita

El ex minero José Emilio Suárez Trashorras, el procesado por los atentados del 11-M para el que la Fiscalía solicita un mayor número de años, 38.670, ha negado esta tarde que ofreciera explosivos a alguien, incluida ETA. Tras calificar esta acusación contra él de "película", ha asegurado que fue el ex confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier, acusado de poner en contacto a los ladrones de la dinamita con los autores de los atentados, el que le preguntó dónde podía encontrar explosivos.

"Eso de que hemos ofrecido explosivos es falso, y hay películas como que hemos vendido 250 kilos a ETA cuando ETA no ha tenido explosivos en los dos últimos años (...) o que si hemos cambiado droga por explosivos (...). Hemos sido seguidos por la policía desde 2001 hasta 2004 y todo los resultados han sido negativos", se quejó Suárez Trashorras.

Trashorras, quien ha accedido a contestar a las preguntas del fiscal jefe de la Audiencia Nacional Javier Zaragoza, que pide para él la máxima pena (38.667 años de cárcel) por ser quien supuestamente facilitó los explosivos para los atentados, ha afirmado también que fue Zouhier quien le preguntó dónde podía encontrar explosivo y ha negado haberle facilitado una muestra de éste en febrero de 2003.

El ex minero ha destacado además que él no pudo hacerse con el explosivo porque desde que se jubiló en 2002 no tenía acceso a la Mina Conchita ni contacto con ningún empleado.

La relación con Zouhrier

Sobre Zouhier, ha explicado que una vez se acercó a él cuando fue a la cárcel de Villabona (Asturias) a visitar a su cuñado Antonio Toro "y por eso nos preguntó" por los explosivos. Sin embargo, acto seguido se ha contradicho y ha sostenido que vio a Zouhier "una o dos veces en la cárcel, pero no hablé con él" porque "yo a lo que menos importancia le daba era a ver un moro ahí detrás del locutorio".

Respecto a una entrevista que concedió al diario El Mundo en la que dijo que el suicida y presunto líder de la célula que perpetró el 11-M, Jamal Ahmidan, El Chino, conocía a los dos etarras que fueron detenidos en Cañaveras (Cuenca) el 29 de febrero de 2004 con una furgoneta cargada de explosivos, ha señalado que no había dicho nada sobre este asunto porque nadie le había preguntado hasta ese momento y porque cuando se lo dijo a la policía le dijeron que eso "era imposible".

"Me dijeron que ETA no se relacionaba con traficantes y que era imposible esa relación" ha manifestado Trashorras al indicar que por eso le entró "la duda de que fuera un malentendido" y pensó que El Chino, cuando le dijo "a los dos días de detener a los vascos" que habían detenido a un amigo suyo y que salía en la televisión (medio por el que Ahmidan le dijo haberse enterado de la detención), podía estar refiriéndose a otras personas.

Súarez Trashorras ha negado también que dijera a otro de los procesados, Iván Granados, que había sido el suministrador de la dinamita del 11-M y que hiciera un viaje a Madrid con él para llevar explosivos a El Chino. "Fui a entregarle hachís", ha dicho.

El ex minero Suárez Trashorras, implicado en el 11-M, dice que "no tenía acceso a los explosivos" de la mina Conchita

Suárez Trashorras: "No quiero involucrar a nadie"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?