Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 22 de Julio de 2019

Otras localidades

España acepta el plan marroquí sobre el Sahara como base para acordar una solución

El rey marroquí propuso a Zapatero crear un grupo de trabajo permanente sobre inmigración

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, aceptó hoy que el plan de autonomía para el Sahara propuesto por Marruecos sea la base para impulsar el diálogo entre ambas partes y encontrar una solución definitiva que debería asegurar el principio de autodeterminación del pueblo saharaui.

En la rueda de prensa con la que concluyó en Rabat la VIII Reunión de Alto Nivel hispano-marroquí, Zapatero, acompañado del primer ministro marroquí, Dris Jetu, no aludió a la autodeterminación del pueblo saharaui, pero España sí defiende este derecho en la declaración conjunta suscrita al término de la cumbre.

La reunión marcó, en palabras de Jetu, "un hito importante" en las buenas relaciones entre los dos países, plasmadas en acuerdos sobre la repatriación de menores inmigrantes y el impulso de proyectos de infraestructuras, como el túnel ferroviario que conectará a ambos países por el Estrecho de Gibraltar. La sintonía entre ambos países también quedó reflejada con la entrevista mantenida entre el Rey Mohamed VI y Zapatero, que puso fin a la cumbre.

Solución aceptable para Naciones Unidas

Sobre el Sahara, la declaración final habla del interés en hallar una solución "mutuamente aceptable en el marco de Naciones Unidas" a partir de la iniciativa marroquí, que el Frente Polisario rechaza porque cierra la puerta a la independencia.

España, añade la declaración, cree que este plan "podría generar una nueva dinámica de diálogo para superar el impasse actual y progresar sobre esta base con el objetivo de conseguir un arreglo de este contencioso que asegure el principio de autodeterminación".

Zapatero consideró en la rueda de prensa que el paso dado por Marruecos es una "buena oportunidad", si bien insistió en que la salida al conflicto debe estar dentro de la "legalidad internacional" y amparada por la ONU.

Grupo de trabajo permanente sobre inmigración

En materia de inmigración, se puso de relieve la buena relación entre los dos países, hasta el punto de que su entrevista con Zapatero, Mohamed VI le propuso crear un grupo de trabajo permanente, que encabezarían los ministros del Interior.

Los dos gobiernos firmaron además un acuerdo para facilitar la repatriación de menores no acompañados, que hasta ahora sólo tenía rango de "memorando de entendimiento".

El convenio establece que España financiará las acciones de protección y de traslado de los menores y ayudará en la prevención de la emigración, fomentando el desarrollo de las regiones marroquíes con fuerte potencial migratorio.

Zapatero destacó que el flujo de inmigración ilegal procedente del reino alauí se redujo el 60 por ciento durante 2006, al tiempo que aumentó el número de trabajadores con contrato procedentes de Marruecos. El presidente español quiso también subrayar la colaboración en la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y el crimen organizado.

Ambos países evaluaron la actual amenaza terrorista en la cuenca del Mediterráneo y acordaron consolidar aun más la cooperación a través de "un intercambio rápido, eficaz y eficiente de información y experiencia", según reza la declaración final.

Ámbito económico

En el plano económico, España concedió dos créditos FAD de cien millones de euros cada uno para construir un parque eólico en Tánger a cargo de la empresa Gamesa Eólica y una central termo-solar en Uxda, junto a la frontera con Argelia, por la compañía Abengoa.

En el texto final, se recoge además la intención de España de dar "financiación concesional" en el caso de que las empresas españolas fueran adjudicatarias de otros concursos de infraestructuras en distintos lugares del país.

Túnel España-Marruecos

Otro de los acuerdos fue impulsar el proyecto del túnel que conectará por tren a España y Marruecos a través del Estrecho de Gibraltar. Zapatero se mostró "firmemente decidido" a hacer realidad esta obra, aunque reclamó la ayuda financiera de la UE por tratarse de un proyecto intercontinental que contribuiría al "crecimiento, desarrollo y bienestar" de ambas orillas del Mediterráneo.

Otros acuerdos de la reunión bilateral fueron la construcción de un nuevo colegio español en Rabat y la ayuda para formar inspectores de trabajo, así como fiscales y jueces a través del Centro de Estudios Jurídicos. España también se comprometió a apoyar la candidatura de Tánger para ser sede de la Expo Universal de 2012.

Zapatero: "Espero que el plan sobre el Sahara sirva para retomar el diálogo de todas las partes e intentar llegar a un acuerdo definitivo"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?