Domingo, 25 de Octubre de 2020

Otras localidades

LOS ATENTADOS DEL 11-M EN MADRID

Un 'geo' cuenta el asalto al piso de Leganés en el que se suicidaron los islamistas del 11-M

Un policía corrobora que Bouchar es quien huyó del inmueble acordonado por las Fuerzas de Seguridad

El geo que dirigió el asalto al piso de Leganés en el que estaban los islamistas que se suicidaron ha contado cómo fue la intervención policial. Según su testimonio, los presuntos terroristas estaban acorralados en el interior de la vivienda y fueron "conminados" a entregarse por parte de los agentes.

El miembro del Grupo Especial de Operaciones (GEO relata en su declaración como volaron la puerta del inmueble y "tomamos posiciones en el rellano, en el exterior de la vivienda , y les conminamos a que salieran. Les dijimos que estaban rodeados, que no tenían salida y que lo mejor es que salieran, que no les iba a pasar nada".

A las instrucciones de los agentes, los presuntos islamistas "respondían con disparos aislados y con frases como entrad mamones". Al parecer, los suicidas ofrecieron un "emisario" para negociar, a lo que los policías respondieron que éste saliera del piso "desnudo y con las manos en alto".

Transcurridos unos instantes durante los cuales los islamistas "efectuaron mas disparos", y al comprobar que el emisario "no salia", los agentes actuaron según el procedimiento habitual y comenzaron a "lanzar gas lacrimogeno. A los pocos segundos se vino abajo la vivienda".

Terrorista huido

Durante la jornada de hoy ha declarado también uno de los policías de la Unidad Central de la Información Exterior (UCIE) que participó en el cerco al piso de Leganés. El agente ha identificado a Abdelmajid Bouchar como la persona que huyó precipitadamente de la vivienda antes de que ésta saltara por los aires. Bouchar fue detenido el 17 de julio del 2005 en Sarajevo, pasando a prisión provisional desde septiembre de este mismo año.

El miembro de la UCIE que participó en la persecución a la carrera de Bouchar ha relatado que por lo menos seis funcionarios policiales de su unidad se desplazaron inicialmente a Leganés tras comprobar que en esta zona estaban "activas" varias tarjetas telefónicas de personas sospechosas de estar relacionadas con los atentados del 11-M. Su intención inicial era ver si había "implicados utilizándolas".

Una vez que las unidades localizaron la calle donde estaba situada la vivienda sospechosa, los agentes se distribuyeron a lo largo de la avenida contigua. Poco tiempo después, ha explicado el agente, apareció "un chico que llamó la atención" de los policías y que se disponía a tirar una bolsa de basura.

"No sé si cantaban por alegría o por sufrimiento"

Una vez que los agentes comenzaron a seguirle, vio que el acusado empezaba a ponerse "nervioso" y echaba a correr. A preguntas de las defensas el testigo ha reconocido que Bouchar "corría mucho". Al regresar al edificio, el policía procedió a recoger la bolsa que Bouchar había depositado sobre un contenedor cercano.

Tras depositar la basura en el maletero del coche policial, el agente escuchó cinco o seis detonaciones encima de su cabeza que se repitieron en dos ráfagas. Enseguida los agentes tomaron posiciones, optando el testigo por "parapetarse" en una esquina. Alrededor de las 16.30 horas o 17.00 horas, empezaron a escuchar cánticos en un idioma que supuso árabe.

Cuando llegaron los GEOS, "una hora o dos horas más tarde de estos hechos", según el testigo, éstos entraron en el edificio y pasados "cinco o diez minutos se oyó una detonación y tras un momento de silencio, la explosión" del piso, en el que murieron los siete suicidas y un geo.

"Deje de mirarme"

La declaración del testigo policial ha tenido su momento de tensión cuando el agente ha interrumpido abruptamente su relato y, mirando hacia la pecera de los acusados, ha espetado: "Por favor, si deja de mirarme se lo agradecería". Sus palabras iban dirigidas al considerado autor intelectual de los atentados, Rabei Osman El Sayed, alias Mohamed El Egipcio, que para seguir la declaración se ha inclinado en dirección al policía dentro del habitáculo. Ante el abrupto cambio de tono en su voz, el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, ha recordado al policía que los acusados tienen derecho a ver a los testigos a pesar de la protección que impide que su imagen se difunda fuera de la sala. "Me está incordiando, me pone nervioso", ha insistido el uniformado que ha solicitado a continuación "alguna otra manera" para seguir con su testimonio. "Ellos tienen derecho a mirarle, no hay otra opción, si le molesta gírese hacia aquí", le respondió Gómez Bermúdez. La declaración continuó normalmente y el acusado dejó de mirar al testigo.

Miembro de los GEO: "Lanzamos gases lacrimógenos y a los pocos segundos se vino abajo la vivienda"

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?