Vídeo

EL ABIERTO Análisis de la actualidad con Eduardo Madina, Elena Pisonero y Esther Vera

Sociedad
ACCIDENTE DEL VUELO JK5022 DE SPANAIR

El avión de Barajas despegó con un fallo en el sistema de alerones que se podría haber detectado

Todo indica que este mismo fallo costó la vida a 154 personas en Detroit. El fabricante recomendó entonces comprobar el sistema antes de cada vuelo

(VNEWS)

Madrid

La Cadena SER ha tenido acceso al informe premilimar de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) del accidente de Barajas. El documento señala que el MD-82 no llevaba desplegados los flaps y el sistema de aviso no alertó al piloto. Según la comisión, si la tripulación hubiera verificado ese sistema, tal como recomienda el fabricante, podría haberse detectado ese fallo.

Más información

El MD-82 no llevaba desplegados los flaps cuando intentó despegar y el sistema de aviso no alertó al piloto. Según el escrito, "no se registró ningún sonido que avisara al piloto de que no llevaba desplegados los flaps", los alerones necesarios para elevar el avión. El documento recoge textualmente que "la señal del sensor pasó de indicar modo tierra a modo vuelo en el momento del despegue", pero "los sensores de las alas marcaban cero grados durante el rodaje y el despegue que acabó en accidente". Es decir, los alerones no estaban desplegados.

Según la Comisión de Investigación, un fallo en el sistema de alerones podía haberse detectado con una comprobación previa que el fabricante aconseja realizar antes de cada despegue. Sin embargo, según los procedimientos de Spanair, esta prueba no era necesario realizarla porque la tripulación era la misma del vuelo anterior, Barcelona-Madrid, en la que supuestamente ya se había hecho. Estas instrucciones que debía haber aplicado la tripulación, las había recomendado el fabricante 21 años atrás, pero entonces Spanair aun no operaba con el modelo MD-82 y, según la comisión, podía no ser consciente de esa instrucción.

El informe de la Comisión de Investigación recomienda a las autoridades de Aviación Civil norteamericanas y europeas -también las españolas- que las compañías comprueben de manera obligatoria el sistema de alerones antes de cada vuelo.

El despegue

Tras una carrera de despegue de 1.950 metros que algunos testigos consideraron excesiva, la tripulación confirma oralmente que se ha alcanzado la velocidad de rotación a las 14:24:10. El avión eleva el morro, se elevó 12,2 metros del suelo y sufrió un balanceo sucesivamente a izquierda y derecha en dos ocasiones. Quince segundos después del despegue la palanca del piloto indica pérdida. Cuatro segundos más tarde lo hace una señal sonora, en este instante, el avión ya no estaba en condiciones de remontar el vuelo.

En ningún momento se registró ninguna advertencia en cabina de que los alerones no estaban en la configuración adecuada, a pesar de que no se habían activado para el despegue.

Los motores sí funcionaron

Una primera evaluación indica que los dos motores se comportaron correctamente durante la secuencia del accidente, de hecho, "la inspección de los motores no mostró evidencias de fallos que existieran con anterioridad del accidente ni de fuego producido en vuelo".

La investigacion continúa abierta y se centra en obtener evidencias que permitan conocer los detalles de la configuración que presentaba el avión en el momento del accidente.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00