Jueves, 29 de Septiembre de 2022

Otras localidades

Muere el niño al que quitaron la ventilación mecánica pese al deseo de padres

Tenía un extraño transtorno metabólico que le afectaba al cerebro. Un juez dictaminó que lo mejor que se podía hacer era retirarle el sistema que le mantinía con vida

Los médicos de un hospital británico han retirado hoy la ventilación mecánica a un bebé de nueve meses aquejado de un extraño trastorno metabólico, pese al deseo de sus padres de mantenerle con vida, y el niño ha muerto. Tras el fallecimiento del bebé, los padres han comentado: "Murió pacíficamente. Le echaremos mucho de menos. Fue una suerte haberle conocido, pese a su breve vida".

La enfermedad del niño afectaba gravemente a sus funciones cerebrales y respiratorias y los médicos consideraban que sufría dolores intolerables y que en esas condiciones no tenía sentido prolongar artificialmente su vida. Frente a la opinión de los médicos, los padres recurrieron al Alto Tribunal Británico, que llegó el viernes a la misma conclusión que los doctores y autorizó al hospital a desconectar el sistema de respiración asistida.

Tras escuchar el veredicto adverso de la corte, el matrimonio se declaró "profundamente acongojado" y reiteró su convicción de que valía la pena, pese a todo, preservar la vida del niño. "Estamos y seguiremos estando siempre convencidos de que, a pesar de los gravísimos problemas que sufre, su vida es valiosa y merece la pena conservarse mientras sea posible y siempre que no le cause dolor indebido", afirmaron los padres.

"Creemos que es capaz de experimentar placer"

Éstos señalaron sus diferencias con los médicos: "ellos creen que su vida es insoportable y que su incapacidad es tal que no tiene sentido que siga viviendo, pero nosotros, y algunos enfermeros, creemos que es capaz de sentir placer y que hay momentos prolongados en los que no sufre dolor y está relajado".

"Estamos y seguiremos estando siempre convencidos de que, a pesar de los gravísimos problemas que sufre, su vida es valiosa y merece la pena conservarse mientras sea posible y siempre que no le cause dolor indebido", afirmaron en un comunicado.

Los padres señalaron sus diferencias con los médicos que atienden al niño: "Ellos creen que su vida es insoportable y que su incapacidad es tal que no tiene sentido que siga vivo, pero nosotros, y algunas de las enfermeras, creemos que es capaz de experimentar placer y que hay momentos prolongados en los que no sufre dolor y está relajado".

Los padres reconocieron que los médicos han decidido poner fin al tratamiento en las próximas veinticuatro horas y que ahora sólo quieren disfrutar con su único hijo "el poco tiempo" que le queda.

El hospital donde es tratado llegó a la conclusión de que el niño sufría dolores intolerables por culpa del tratamiento al que está sometido y que no tenía posibilidad alguna de recuperación.

Si fuera por Martínez Camino, ¿habría nacido Javier?

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?