Sociedad

Moratinos realiza la primera visita de un ministro español a Gibraltar

Ningún ministro ha visitado La Roca desde que los ingleses ocuparon el territorio en 1704

Es una imagen histórica. 300 años de que los ingleses ocuparon el territorio en 1704, un ministro español está en Gibraltar. El titular de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, protagoniza una visita histórica y ya ha cruzado la Verja. Son 300 años de pelea con el Reino Unido por el dominio del territorio y de sus aguas territoriales, cedido por el Tratado de Utrech en 1713. El único precedente de presencia del Gobierno español en Gibraltar fue hace 3 años. Fue el viaje del ex secretario de Estado de Asuntos Exteriores , Bernardino León, para inaugurar la primera conexión vía aérea entre Madrid y Gibraltar.

Más información

Moratinos se desplaza al Peñón para participar en el III encuentro ministerial del Foro de Diálogo creado en 2004 por los Gobiernos de España, Reino Unido y Gibraltar con el objetivo de avanzar en la cooperación local, dejando al margen la disputa en torno a la soberanía.

En esta cita, que sucede a los otros dos encuentros ministeriales realizados en Córdoba (2006) y Londres (2008), se abordarán los seis campos de actuación que hoy por hoy conforman la agenda del Foro: fiscalidad y asuntos financieros; cooperación policial, judicial y aduanera; educación; visados; comunicación y seguridad marítima y protección medioambiental.

La visita de Moratinos a Gibraltar y la celebración del Foro pendió hasta el último momento de un hilo, después de que el ministro principal del Peñón, Peter Caruana, advirtiera el pasado 7 de julio de que un nuevo "escollo" relacionado con la disputa en torno a la soberanía de las aguas que rodean al Peñón estaba complicando la celebración del encuentro.

Las 'líneas rojas'

Según informó este lunes el Gibraltar Chronicle, Caruana considera que el acuerdo alcanzado el viernes entre Madrid, Londres y Gibraltar que ha permitido la celebración del encuentro se ajusta a las "líneas rojas" que él había marcado y "neutraliza cualquier posibilidad de que España hubiera ganado en relación con la soberanía, jurisdicción y control" de las aguas que rodean al Peñón.

Uno de los acuerdos que precisamente se estaba negociando de cara a la cita de hoy era un convenio sobre cooperación marítima y medioambiental que permitiría que, en caso de accidente, los equipos de salvamento español pudieran actuar en aguas que Gibraltar reclama como británicas, sin que esto suponga que el Peñón y el Reino Unido renunciar a ejercer su jurisdicción sobre las mismas.

Ni España, ni Reino Unido ni Gibraltar han precisado por el momento qué tipo de acuerdo alcanzaron el viernes pasado para superar el "escollo" del que hablaba Caruana ni qué convenios se alcanzarán mañana.

Fuentes diplomáticas españolas se han limitado a señalar que ese entendimiento versa sobre aspectos técnicos y que no se va a tocar el polémico tema de la soberanía, entre otras cosas porque el Foro no se creó para tratar el tema de la soberanía sino para colaborar en beneficio de las poblaciones de Gibraltar y del Campo de Gibraltar.

las aguas que rodean al Peñón

El escollo que según Caruana estaba obstaculizando la celebración del Foro surge de la decisión de España de incluir en una lista europea de hábitats naturales un entorno denominado Estrecho Oriental, que engloba las aguas que rodean al Peñón en su zona este y que integran un área menor que previamente Reino Unido registró como británica.

La Comisión Europea, a instancias del Gobierno español, incluyó en esa lista el 12 de diciembre pasado este nuevo entorno que ocupa un total de 23.642 hectáreas y que engloba un hábitat que el Ejecutivo comunitario reconoció a Reino Unido en 2006 bajo la denominación de ''Aguas sureñas de Gibraltar''.

Reino Unido y Gibraltar vienen reclamando como propias hasta tres millas de las aguas que rodean el Peñón, mientras que España no les reconoce más que las del interior del puerto, ya que por el Tratado de Utrecht de 1713 sólo cedió a la Corona británica la ciudad y el castillo de Gibraltar, junto con su puerto, defensas y fortalezas, pero no así el istmo, ni las aguas territoriales o el espacio aéreo.

El Gobierno de Caruana llegó a exigir como condición para que la visita de Moratinos pudiera realizarse que España renunciara a esa zona acuática en disputa, aceptando que cualquier convenio de cooperación que sellen las tres partes se enmarque en el statu quo anterior a la decisión española. Y también urgió a Reino Unido a que antes del 15 de agosto apoye su intento de llevar la cuestión al Tribunal de Justicia de la UE, con el objetivo de revertir la decisión de la Comisión Europea. Al final, y a pesar de la actitud del Gobierno de Gibraltar, que llegó a pedir la colaboración ciudadana para alertar de la presencia "ilegal" de la Guardia Civil en aguas que reclama como propias, los tres Gobiernos han decidido seguir adelante con la cooperación tras días intensos de negociación, aunque nadie ha confirmado si el acuerdo sobre cooperación marítima saldrá adelante.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00