Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La AIEA reconoce que los núcleos de tres reactores de Fukushima están dañados

El comisario europeo de Energía augura para Japón "una nueva catástrofe"

"Es muy grave pero no está fuera de control", así resumió ha resumido este miércoles la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) lo que está pasando en la central nuclear japonesa de Fukushima Daiichi, donde los expertos se esfuerzan por restablecer la seguridad en tres reactores

Un diagnóstico de la situación que ha costado trabajo arrancar al director general de la AIEA, Yukiya Amano, en una rueda de prensa en Viena en la que se le ha preguntado insistentemente por la verdadera gravedad de esta crisis nuclear, provocada por el tsunami del pasado viernes en el noreste de Japón. "La situación ha evolucionado y es muy seria", ha descrito Amano, quien ha confirmado que son ya tres los reactores cuyos núcleos han sufrido daños, aunque siempre sin referirse a si la situación ha empeorado desde el martes.

Antes de eso, el director de Seguridad Nuclear de la agencia, Denis Flory, ha evitado pronunciarse en varias ocasiones sobre si la situación está controlada o descontrolada y ha insistido en que se está haciendo todo lo posible para enfriar los núcleos. La AIEA ha recibido numerosas críticas por su actuación en la gestión de la crisis y en la forma de informar sobre lo que está ocurriendo. Al respecto, Amano ha anunciado que viajará lo antes posible a Japón, previsiblemente este mismo jueves, para estudiar sobre el terreno la evolución de la crisis. "Es distinto recibir un fax o correo electrónico desde Tokio que sentarme con ellos e intercambiar puntos de vista", ha indicado en relación al flujo de comunicación con las autoridades japonesas.

Los augurios de Bruselas

El comisario de Energía, Günther Oettinger, ha insistido hoy en que la situación en la central nuclear japonesa de Fukushima está "fuera de control" y ha alertado de que podrían producirse "nuevas catástrofes" en las próximas horas que pongan en riesgo la seguridad de las personas que permanezcan en el país. Tras repasar los últimos incidentes en la central y recordar los fallos en el sistema de refrigeración, Oettinger ha asegurado en una comparecencia ante la comisión de Medio Ambiente de la Eurocámara que "esta instalación está fuera de control" y que las autoridades japonesas "no saben" cómo resolver esta crisis.

En esta línea, ha lamentado las "divergencias claras" entre la información ofrecida por el Gobierno nipón y los datos facilitados por la empresa que gestiona la planta de Fukushina, Tokyo Electric Power Co. "Hasta ahora tenía una opinión muy alta de la competencia técnica y fiabilidad de los japoneses, pero quizá haya que revisar la opinión porque hay muchas incoherencias", ha asegurado. El comisario ya sembró la alarma este martes con unas declaraciones ante otro grupo de eurodiputados al comparar la situación en Japón con el "apocalipsis" y, en esta ocasión, ha dicho que lo ocurrido en el país asiático se sitúa "entre una catástrofe y una gran catástrofe".

"Ahora no es el momento de decir que la situación en Japón está fuera de control", le ha respondido el jefe de la Agencia Internacional de la Energía Atómica antes de partir hacia Japón. "No es el momento de decir las cosas están fuera de control", ha dicho Yukiya Amano una conferencia de prensa preguntado sobre los comentarios de Guenther Oettinger. "Los operadores están haciendo el máximo para restablecer la seguridad del reactor", ha añadido.

EEUU dice que la radiación es "extremadamente elevada"

El responsable de la Comisión Reguladora Nuclear de EEUU, Gregory Jaczko, ha afirmado que se ha agotado el agua en el depósito de combustible del reactor 4 de la planta nuclear de Fukushima en Japón, y que los niveles de radiación son "extremadamente elevados".

Según Jaczko, el que se haya agotado el agua en el depósito de combustible del reactor número 4 de la central de Fukushima hace imposible impedir el aumento de temperatura en las barras de combustible, lo que podría llevaría a una fusión nuclear.

Jaczko ha explicado en una comparecencia ante un subcomité de energía de la Cámara de Representantes que la situación lleva a EEUU a creer que "los niveles de radiación son extremadamente elevados", lo que podría mermar la capacidad de las autoridades japonesas para tomar "medidas correctivas".

La comisión que dirige Jaczko y el Departamento de Energía de EEUU tienen expertos en la planta de Fukushima.

Barack Obama ofrece su ayuda al primer ministro japonés Naoto Kan

El presidente estadounidense Barack Obama y el primer ministro japonés Naoto Kan han hablado por teléfono esta madrugada de jueves durante media hora. Estados Unidos ha ofrecido toda su ayuda a Japón, incluida la relacionada con las centrales nucleares, según ha explicado el portavoz del gabinete de crisis del Gobierno, Yukio Edano. Los dos líderes han acordado cooperar en temas nucleares.

Por otro lado, el departamento de Estado norteamericano ha anunciado que fletará un avión a Japón para evacuar a los estadounidenses que así lo deseen, al tiempo que ha autorizado a las familias de su personal diplomático a abandonar este país.

Este miércoles, la Comisión Reguladora Nuclear (NRC) de Estados Unidos advirtió de que ordenaría la evacuación de los ciudadanos norteamericanos en el caso de que los índices de radiactividad en la planta superaran los 10.000 microsievert por hora. Este límite ya ha sido rebasado en el reactor número tres, con 87.700.

La embajada estadounidense en Tokio ha recomendado a aquellos nacionales que viven a una distancia máxima de 80 kilómetros de la central que abandonen la zona o se trasladen a los refugios.

Esta medida ha sido respaldada por el Departamento de Defensa, que ha ordenado a los militares desplegados en la región permanecer a esa distancia de la central, a excepción de los que cuenten con una autorización expresa.

Las autoridades niponas establecieron este miércoles un perímetro de seguridad en torno a las instalaciones nucleares. Así, quienes vivan a 20 kilómetros de la planta deberán ser evacuados, mientras que los que se encuentren en un radio de 20-30 kilómetros deberán permanecer en el interior de sus viviendas. El Gobierno descarta por ahora ampliar el área de evacuación en Fukushima.

Graciela Rostón: "Se está dando un tono de catástrofe a lo ocurrido en Japón y no debería ser así"

Noticias relacionadas

  • La AIEA reconoce que los núcleos de tres reactores de Fukushima están dañados
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?