Miércoles, 08 de Diciembre de 2021

Otras localidades

PRÍNCIPE DE ASTURIAS

Leonard Cohen, Premio Príncipe de Asturias de las Letras de 2011

El músico canadiense también optaba este año al galardón de las Artes

El poeta y cantautor canadiense Leonard Cohen durante el concierto que ofreció en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza en 2008

El poeta y cantautor canadiense Leonard Cohen durante el concierto que ofreció en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza en 2008 / EFE

La candidatura del cantautor Leonard Cohen ha sido galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2011, que se falla este miércoles en Oviedo.

Leonard Cohen (1934) es un tipo que nunca se ha puesto unos vaqueros, no se sentía bien dentro de ellos. Prefirió los trajes y el oscuro. De carácter tranquilo y voz profunda, este poeta, que también es conocido entre los monjes budistas con los que compartió monasterio como 'El Silencioso', lleva varios años de gira para recuperar una economía que se vio asaltada en 2005 por su consejera y amante que desapareció con los ahorros de su vida.

En 2006 se cumplió medio siglo desde que Cohen escribiese su primer libro de poemas Comparemos mitologías, una obra adolescente que anticipaba parte de su universo personal con versos como: "Oí hablar de un hombre / que dice las palabras tan maravillosamente / qué sólo con mencionar su nombre / las mujeres se entregan a él". Y es que Leonard Cohen llegó a la música tarde y de casualidad, su vida apuntaba al verso, a las islas mediterráneas que le acogieron mientras desgranaba sus ideas en una libreta.

Tras varios libros de poemas, dos novelas y una banda adolescente de folk, Cohen se pasó a la canción por problemas económicos después de que Judy Collins cosechase un notable éxito cantando a su Suzanne. En 1968 aparecía un primer álbum bajo su nombre, Songs of Leonard Cohen. Un disco calificado con cinco estrellas por la enciclopedia musical Allmusic y que contiene la mencionada Suzanne, pero también otras grandes joyas como So long, Marianne, Sisters of Mercy o The Stranger song. Cohen tenía treinta y tres años y se mudaba a Nueva York. Dos años después daba un giro musical a Nashville para trabajar con el productor de Bob Dylan y Johnny Cash. Songs from a room llegaba al número dos de las listas inglesas y entraba entre los setenta discos más vendidos en EEUU. Repitió equipo y lugar para su siguiente trabajo, Songs of love and hate, un disco que pasó más desapercibido a pesar de contener canciones como Famous blue raincoat o Joan of Arc.

Los días de poeta

Durante los años sesenta Cohen se mantuvo activo como poeta con la publicación de cuatro libros de poemas y dos novelas. En 1966 sorprendió a la crítica con la edición de Los hermosos vencidos, considerada como una obra clave en la literatura experimental canadiense.

Con el despegue de su carrera musical sus escritos fueron perdiendo periodicidad, los poemas tomaban forma de canciones y durante los años setenta sólo se leerían dos nuevos libros en verso, otro más llegaría en los ochenta y un nuevo estreno en 1993, Stranger Music mezclaba poemas recitados y canciones.

En el mundo de la música

Los setenta pasaron con menos éxito para el canadiense. Abrió la década con un directo de sus últimos años y New skin for the old ceremony, un álbum en el que su sonido evoluciona con más instrumentos, cuerdas y vientos. De ese álbum Cohen rescata habitualmente Chelsea Hotel, una canción dedicada a la desaparecida Janis Joplin sobre la noche de amor que compartieron en el mítico hotel neoyorquino. La portada del álbum, que mostraba a dos ángeles haciendo el amor, fue censurada por el franquismo.

Los buenos momentos

Los siguientes álbumes del canadiense perdieron fuelle y la discográfica redujo su tirada y promoción, Cohen caía un poco. Hubo que esperar a 1988 para vivir su regreso musical con Im your man, un álbum que llegó a lo más alto de las listas de venta en España. Entre todas las grandes canciones que lo componen destaca la adaptación que Cohen canta del poema de García Lorca Pequeño vals vienés. La fascinación por Lorca viene de un ejemplar de Poeta en Nueva York que cayó en manos de Cohen cuando tenía dieciséis años. La poesía del granadino impactó tan profundamente a aquel joven estudiante que años después bautizaría a su hija con el nombre de Lorca. Su pasión por el poeta le llevó a conocer a Enrique Morente, que años después grabaría Omega, un álbum que versiona al flamenco rock las poesías del canadiense.

Después del éxito de Im your man Cohen tuvo que reinventarse. Con el nuevo siglo el canadiense publicó dos nuevos discos cuyo impacto quedó lejos del de sus trabajos iníciales, Ten new songs (2001) y Dear Heather (2004) le devuelven a la senda de la canción. Y en 2008, con la cuenta bancaria vacía, Cohen volvía a la carretera con 74 años para conmover a viejos y nuevos seguidores con unas canciones que han envejecido de un modo elegante y natural.

Este galardón habrá sorprendido a este modesto poeta, pero le habrá hecho ilusión. Un premio merecido, pero extraño ya que la obra poética y novelística del canadiense es poco conocida en España. Quizá sea hora de recuperar los escritos de este hombre que de camino a la jubilación se volvió a perder en la carretera.

Leonard Cohen, la voz de humo de la música internacional

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?