Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

Mariano Rajoy no cambiará su estrategia electoral pese a su triunfo en las encuestas

El dirigente del Partido Popular apela al 'buen humor' en el arranque de la última semana de la campaña para el 20-N

Mariano Rajoy no va a cambiar su estrategia de campaña a pesar de que las encuestas le dan como ganador por abrumadora mayoría. El candidato del PP insiste en la prudencia, lo importante no son las encuestas, lo importante es el recuento de las urnas. Rajoy piensa que habría que hacer un muestreo de 600 personas por cada una de las provincias españolas para asignar con exactitud el número de diputados a cada partido. "Yo voy a seguir haciendo la misma campaña que he hecho a lo largo de estos días. Ellos siguen instalados en la pelea y en hablar de mí, es su mensaje favorito de campaña. Yo tengo que decir que a mí no me van a encontrar", ha dicho Rajoy. El Partido Popular considera que leer los sondeos en clave triunfalista puede desmovilizar al electorado popular. Un alto dirigente del partido ha explicado que el Pulsómetro de la SER demuestra que las elecciones no están todavía ganadas.

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno ha apelado "a la esperanza y al buen humor" para continuar tal cual su estrategia de la campaña electoral y huir de la "crispación y el miedo" del PSOE. Así se ha manifestado el líder de los populares durante un mitin en León, en donde ha comenzado una jornada electoral que por la noche le llevará a Oviedo. Rajoy, quien vivió en León durante 10 años, de los 5 a los 15, ha comenzado su intervención con sus recuerdos de la ciudad, lo que ha dado un carácter emotivo a un acto que han seguido en un polideportivo más de dos mil personas, muchos de ellos de pie en las esquinas al quedarse ocupadas todas las sillas y los graderíos. Rajoy ha insistido en que no responderá a las acusaciones o las descalificaciones, pues su "principal enemigo" es el paro y a los representantes del PSOE no tiene más que decirles "buenos días, buenas tardes y buenas noches".

Ha sentenciado su parte de discurso dedicada a los socialistas con otra alusión a su estrategia y, a su juicio, mientras el partido de Alfredo Pérez Rubalcaba ha vuelto "a la década de los 70", los populares se han quedado en el futuro para no moverse, según sus palabras. Como dijo ayer, el líder del PP ha asegurado que "lo que más miedo da a los españoles es un gobierno" como el de los últimos cuatro años, principalmente porque "no ha sabido gestionar la economía" en momentos de dificultad y ha lesionado las políticas sociales hasta erigirse en sus "peores enemigos". Un Ejecutivo así no se puede repetir y la salida es el PP, para el que Rajoy ha pedido una amplia mayoría con el fin de mandar un mensaje a Europa y al mundo de confianza que dé la seguridad de que "a los españoles no le ha gustado nada lo que ha pasado" desde 2008.

Las pensiones y las futuras leyes

El mantenimiento de las pensiones, que los populares actualizarán el 1 de enero de 2012 si alcanzan La Moncloa, ha sido uno de los ejes del discurso del presidente del PP. Ha recordado como ejemplo de mala gestión del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero la puesta en marcha del plan E, toda vez que su coste, estimado en 18.000 millones de euros, vació las arcas del Estado y obligó al presidente a tener que aplicar recortes en un ámbito tan sensible como éste. Siguiendo con ejemplos, ha citado otro para ilustrar cómo quiere gobernar. "A veces el mejor balance que uno puede presentar no es aprobar leyes, reglamentos y decretos, y no es así, en ocasiones el mejor balance puede ser derogar leyes y decretos y reglamentos", ha explicado el presidente del PP, para quien el Estado no ha de invadir las parcelas de libertad de los individuos.

El Estado, ha dicho Rajoy, tiene que dejarle cuántos más recursos mejor y alentar sus ideas, pero sin entrometerse, por cuanto "la fuerza del ser humano es superior a la de 1.000 millones de administraciones".

Mariano Rajoy tiene en la cabeza un gobierno de políticos y no de tecnócratas, en el que podría incluir a algún independiente

En una conversación informal con los periodistas que seguimos su campaña, Rajoy ha explicado que de las encuestas se queda con la tendencia que apunta a que el PP puede lograr una mayoría amplia, pero desconfía del reparto final de diputados por provincia porque los restos pueden deparar sorpresas.

El candidato popular ha contado también que habla a menudo con el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, y la ministra Salgado, sobre la crisis de la Unión Europea.

Rajoy ha añadido que los gabinetes de Merkel y Sarkozy ya han sido informados de los planes que tiene el PP para encarar la crisis si gana las elecciones. Rajoy está convencido de que la convocatoria de elecciones ha rebajado la presión de los mercados sobre España.

Noticias relacionadas

  • Mariano Rajoy no cambiará su estrategia electoral pese a su triunfo en las encuestas
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?