Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Sin burocracia no hay presidente

El candidato que gane las elecciones generales deberá superar una serie de trámites para poder ser investido como presidente con plenos poderes del Gobierno de España.

Ganar las elecciones es, sin duda alguna, el paso primordial para ser el nuevo inquilino de La Moncloa. Sin embargo, no es el único. Existen una serie de trámites, regulados por la Constitución, y por lo tanto de obligado cumplimiento, que van desde la jornada de votaciones hasta la investidura del nuevo presidente

Después de las elecciones, se dispone de veinticinco días para convocar una sesión de constitución de las Cortes, que tendrá lugar el próximo 13 de diciembre. Se establecerá la nueva Mesa del Congreso y se elegirá al presidente de la Cámara. El siguiente paso es la constitución de los grupos parlamentarios que han tenido representación, es un plazo que termina el 19 de diciembre, ya que está establecido que este proceso dure cinco días.

Un día después, el 20 de diciembre, los grupos parlamentarios son citados a consulta ante el Rey Juan Carlos de Borbón, en calidad de jefe del Estado, para proponer un candidato a la investidura. Este mismo día tiene lugar el debate de investidura, proceso para obtener la confianza parlamentaria. La investidura, además de suponer la creación del Gobierno por el Parlamento, sirve para que el candidato a presidente exponga su programa de gobierno, por lo tanto el otorgamiento de la confianza queda vinculado a la aprobación de un programa.

Tras el primer debate tiene lugar la votación. Si el Congreso de los Diputados, por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros, otorga la confianza al candidato, el Rey le nombra presidente. En caso de no conseguir dicha mayoría, se volvería a someter a votación 48 horas después, y podría conseguir la confianza con mayoría simple.

Según la ley de convocatoria de elecciones posiblemente el 23 de diciembre será investido el nuevo presidente del Gobierno de España. Al día siguiente lo harán los ministros. El Rey sólo se podrá negar a nombrar los ministros propuestos por el presidente por motivos jurídicos, en el caso de que no sea de nacionalidad española o por haber sido judicialmente inhabilitado para el ejercicio de cargos públicos.

Después habrá que esperar aproximadamente otra semana para que se designe a los secretarios de Estado, directores generales y toda la estructura de altos cargos, y así el nuevo Gobierno pueda comenzar a trabajar en plenas facultades.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?