, 22 de de 2022

Otras localidades

INTERNACIONAL | TRANSICIÓN EN EGIPTO

Los disturbios entre manifestantes salafistas y matones en El Cairo dejan al menos 20 muertos

La violencia irrumpe en la campaña de los comicios presidenciales egipcios y pone en peligro el proceso transitorio

Agitadores se enfrentan a manifestantes islamistas en El Cairo

Agitadores se enfrentan a manifestantes islamistas en El Cairo / REUTERS

Pese a que el despliegue de la policía y el ejército ha impuesto una calma relativa, los estragos de la batalla campal eran visibles en las inmediaciones del Ministerio de Defensa, situado en el barrio cairota de Abasiya. Varios manifestantes consultados han denunciado que grupos de 'baltaguiyas' han atacado con armas de fuego, piedras y cócteles molotov la acampada que mantenían salafistas (musulmanes ultraconservadores) y revolucionarios frente a la sede ministerial.

Más información

Entre adoquines levantados y cristales, centenares de jóvenes pululaban exaltados con palos y barrotes para defenderse de un posible nuevo ataque, mientras que algunos salafistas rezaban guiados por el diputado islamista Mamduh Ismail. Estos últimos fueron los que instigaron la acampada el pasado viernes en protesta contra la decisión de la Comisión Electoral de rechazar la candidatura a la Presidencia del jeque salafista Abu Ismail, aunque ahora la mayoría de los manifestantes son detractores de la Junta Militar, máxima autoridad de Egipto.

En un improvisado hospital de campaña levantado con mantas y lonas, el médico y portavoz Tarek Said dijo a Efe que la cifra total de muertos en los choques asciende a veinte, como también confirmaron fuentes de seguridad. Said explicó que su equipo recibió a once fallecidos, todos ellos con heridas de bala en la cabeza, y atendió a 150 heridos, quince de los cuales habían perdido un ojo por disparos de perdigones, mientras que a un hospital cercano llegaron dos cadáveres degollados.Por su parte, uno de los manifestantes, Sameh al Masry, de 26 años, ha dicho que había militares infiltrados ente los agitadores, a los que consiguieron arrebatar el carné castrense.

"Son soldados por la forma en la que mataron, que ha sido muy precisa", apuntó Al Masry con la camiseta manchada de sangre, antes de subrayar que su reivindicación es la entrega del poder a una autoridad civil.

No muy lejos del hospital de campaña, los manifestantes improvisaron en una caseta un centro de detención en el que había recluidos seis "baltaguiya", a los que pillaron arrojando cócteles molotov y disparando. Entre las decenas de tiendas erigidas se encontraba el manifestante Mohamed al Fuli, con la cabeza vendada por las heridas, quien aseguró a Efe que no confía en la Junta Militar para gestionar las elecciones presidenciales.

La violencia ha tenido repercusiones inmediatas en la escena política, con la decisión de tres candidatos a la Presidencia de suspender su campaña electoral: los islamistas Abdelmoneim Abul Futuh y Mohamed Mursi y el independiente Jaled Ali, quien acudió al lugar de los choques. "La revolución debe continuar. Necesitamos una solución revolucionaria a estos incidentes", dijo a los periodistas Ali mientras aprovechaba para darse un baño de multitudes. Otro de los candidatos a la Presidencia, el ex secretario general de la Liga Árabe Amro Musa, lamentó "el derramamiento de sangre" en Abasiya y exigió que se proteja a los manifestantes.

Estos disturbios son la prueba de que "se necesita poner fin a la etapa transitoria sin demora ni retraso", según Musa, que pidió también que la Junta Militar traspase el poder a una autoridad civil en la fecha prevista, el próximo 30 de junio. Del mismo modo, los Hermanos Musulmanes insistieron en un comunicado en la necesidad de que no se aplacen ni los comicios ni el traspaso de poder, al tiempo que reiteraron que el Gobierno debe dimitir para que uno nuevo imparcial supervise las elecciones.

Los dirigentes castrenses trataron de amainar estos temores con el anuncio de que estudian abandonar el poder el próximo 24 de mayo, si algún candidato alcanza la mayoría absoluta en la primera vuelta de los comicios. Esta posibilidad fue planteada por el jefe del Estado Mayor, Sami Anan, durante una reunión con algunos responsables políticos, según explicó a la prensa tras la misma el diputado nacionalista Mustafa al Bakri. Junto a las presiones contra la Junta Militar, los llamamientos a una multitudinaria manifestación no se han hecho esperar y distintas fuerzas políticas y movimientos revolucionarios han convocado para el próximo viernes en la emblemática plaza Tahrir una marcha bajo el lema "Proteger la revolución y cesar el derramamiento de sangre".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?