Directo

CASO KOLDO Última hora de Ábalos, en directo: reacciones al 'caso Koldo' y su desafío al PSOE

Sociedad

Las condiciones de los otros rescates

Grecia, Irlanda y Portugal aplicaron recortes de gasto público y subida de impuestos a cambio de la ayuda exterior

Tres países de la eurozona han sido rescatados desde 2010 hasta hoy: Grecia, Irlanda y Portugal. En esos rescates no existía la posibilidad de que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera aportara el dinero directamente a los bancos, de manera que las ayudas que se plantean ahora para España serán distintas.

Más información

Las condiciones pueden ser distintas porque en junio de 2011 se abrió la puerta a que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera ayude directamente a los bancos. Cuando Grecia, Irlanda y Portugal fueron rescatadas esa opción no existía y la ayuda vino condicionada a la aplicación de medidas para reducir el gasto público, básicamente subidas de impuestos y recortes que afectaron a los funcionarios.

Grecia: Fue rescatada con 110.000 millones de euros de ayuda en mayo de 2010. A cambio, Grecia se comprometió a un plan de ahorro que incluía, entre otras cosas. una reducción de sueldo a funcionarios, una disminución de pagas a los pensionistas, una subida del IVA y de los impuestos que graban el tabaco, el alcohol y los carburantes, además de un plan de privatización de empresas públicas. También se incluyó una reducción del salario mínimo interprofesional y el despido de empleados públicos.

De la ayuda que ha recibido Grecia, 24.400 millones de euros han sido para las entidades financieras

Un año más tarde, se acordó otro rescate a Grecia, esta vez de 130.000 millones de euros con condiciones más flexibles. La clave de este segundo rescate fue que los acreedores aceptaron una quita de 100.000 millones de euros en la deuda que tenía Grecia. Acompañando este plan, se puso en marcha otro paquete de ahorro en el gasto público con más privatizaciones de empresas públicas y nuevas subidas de tasas.

Irlanda: a finales de 2010 recibió un rescate de 85.000 millones de euros. A cambio de esta ayuda de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional, Irlanda acordó un plan para reducir el número de funcionarios, reducir los días de vacaciones de los empleados públicos, subida de impuestos y supresión de organismos públicos.

Del total de dinero para Irlanda, 35.000 millones de euros se han destinado al sector bancario

Portugal: es, hasta ahora, el último país en necesitar un rescate. En mayo de 2011 firmó un acuerdo para recibir ayuda por valor de 78.000 millones de euros. El plan incluía medidas para reducir el gasto público. Las más destacadas eran un recortes en las pagas extras a funcionarios y pensionistas, una subida del IVA y otros impuestos y un plan de privatizaciones.

El sector bancario de Portugal ha recibido 12.000 millones de euros

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00