Sábado, 04 de Diciembre de 2021

Otras localidades

MÚSICA

El disco de un divorcio humillante

Marvin Gaye fue condenado en 1975 a dar a su expareja los beneficios de su próximo disco. El músico dedicó un año a la grabación de Here, my dear, un álbum sobre su matrimonio

Imagen interior del disco 'Let´s get it on' (1973) de Marvin Gaye

Imagen interior del disco 'Let´s get it on' (1973) de Marvin Gaye

Marvin Gaye ha sido uno de los mejores cantantes de soul de todos los tiempos, también fue el protagonista de una de las historias más tristes de la música. Una vida marcada por los errores, las traiciones y la cocaína. Una tragedia que comienza con un divorcio y acaba con un asesinato.

Cuando Anna Gordy solicitó el divorcio a Marvin Gaye tras más de una década de matrimonio, el cantante estaba en bancarrota. A principios de los años setenta Gaye era adicto a la cocaína, había derrochado toda su fortuna y tenía otro hijo con la que sería su futura pareja. Ante este panorama el juez del caso dictaminó que el músico debería dar a su expareja las ganancias de su próximo disco hasta los 600.000 dólares, o cubrir él la diferencia entre lo que debía y lo que generase el álbum. Aquel sería el inicio del fin para Marvin Gaye.

En 1975 Marvin Gaye estaba en su mejor momento profesional, venía de publicar los dos mejores discos de su carrera, el político What?s going on (1971) y el personal Let?s get it on (1973). Ahora el compositor debería grabar un nuevo trabajo a sabiendas de que los beneficios irían a parar a su expareja, hermana del dueño de la Motown, sello que había lanzado la carrera de Gaye. Gordy jamás cobraría todo lo el juez dictaminó que su pareja debía pagar. Gaye tampoco tendría suerte y dos años después su nueva pareja, una joven de 17 años, le abandonaría por un cantante más joven.

A pesar de la tentación de grabar un disco rápido y salir al paso de sus compromisos judiciales, Gaye dedicó más de un año a la grabación de Hear, my dear, un álbum doble sin éxito comercial en el que el cantante desgranaba con todo detalle los peores aspectos de su matrimonio con Anna Gordy. El álbum no funcionó en las tiendas y Gaye tuvo que hacer frente a los pagos de la pensión a pesar de estar arruinado, inmerso en una nueva relación traumática y pasando por malos momentos por sus adicciones.

"Este disco está dedicado a ti"

Con el paso de los años, Hear, my dear ha ganado importancia en la discografía de Gaye, sigue sin ser uno de sus mejores trabajos pero el tiempo ha tratado bien al álbum. Sin duda es un disco lleno de ira y de rencor, de venganza, pero también de melancolía, de la tristeza que acarrea todo fracaso sentimental. El disco se abre con la canción que le da nombre y comienza con un contundente "Creo que debo decir que este disco está dedicado a ti". Poco a poco el músico va recorriendo su relación desde I met a little girl a When did you stop loving me pasando por Falling in love again, Anger o Is that enough.

Marvin Gaye nunca haría frente al pago total de los 600.000 dólares que el juez determinó que debía a Anna Gordy. Here, my dear fue el primer disco de Gaye que no consiguió superar el millón de copias vendidas, pero también el principio del camino oscuro que el cantante recorrería en los años siguientes. Hundido, deprimido y adicto, Gaye editaría en 1982 un último y discreto disco con Motown antes de firmar por Columbia y marcharse a vivir a Europa. Gaye se asentó en Bélgica y rodeado de amigos consiguió desintoxicarse por un tiempo y grabar Midnight love (1982), un álbum que consiguió llegar al número 1 y vender seis millones de copias en todo el mundo gracias, principalmente, al éxito de Sexual healing, el single con el que se presentó el disco. Su regreso a EEUU para girar con su nuevo álbum afectó a su salud, volvió a la droga y a tocar fondo. Tras la gira el cantante volvió unos meses a casa de sus padres mientras vendía sus bienes para instalarse definitivamente en Europa. Aquellos serían unos días de enfrentamientos familiares y discusiones. Gaye no estaba bien y aquello irritaba a su padre, un fundamentalista religioso con el que el músico había tenido una relación tensa desde que abandonó La Casa de Dios, la secta cristiana a la que pertenecía su padre. El 1 de abril de 1984, tras una discusión, el padre disparó contra el corazón del hijo. Era la víspera de su cumpleaños, un día después Marvin Gaye habría cumplido 45 años. Los servicios médicos certificaron la muerte del cantante a su llegada al hospital. Marvin Gaye fue incinerado y sus cenizas fueron esparcidas en el océano Pacífico, los padres de Gaye se divorciaron y su padre alegó defensa propia. Así terminaba una de las historias más tristes de la música, una historia oscura de dolor y rencor. La vida y muerte de Marvin Gaye, uno de los más grandes vocalistas de soul de todos los tiempos.

La discográfica Motown cumple 50 años en Hoy por Hoy

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?