Jueves, 26 de Mayo de 2022

Otras localidades

Michelle Obama y la 'Gallina Caponata', contra la obesidad infantil

La primera dama de EEUU, que cuenta con el chef español José Andrés como asesor, lanza una campaña promocional para animar a los niños a comer bien

Captura de pantalla de uno de los anuncios grabados por Michelle Obama para la campaña 'Let's move'.

Captura de pantalla de uno de los anuncios grabados por Michelle Obama para la campaña 'Let's move'. / LET'S MOVE

La hemos visto haciendo abdominales y flexiones, plantando un huerto, bailando y compitiendo en carreras de sacos. Michelle Obama está dispuesta a sudar frente a las cámaras para promover la buena alimentación y el ejercicio entre los niños. Ahora, además, ha decidido unir fuerzas con Big Bird (la gallina Caponata en España).

La primera dama y la estrella de Barrio Sésamo han rodado dos anuncios en los que animan a los niños estadounidenses a comer sano y a mantenerse activos. Los vídeos se lanzan coincidiendo con el tercer aniversario de Let's Move! (A moverse), unaa iniciativa del Gobierno para promover una alimentación infantil saludable.

Por primera vez en 40 años, baja el consumo de calorías entre los menores estadounidenses

La ingesta de calorías entre niños y adolescentes ha caído ligeramente: el primer descenso en más de 40 años

Nada más llegar a la Casa Blanca, Michelle Obama plantó un huerto en el jardín

Los anuncios muestran a Michelle Obama y a Big Bird en la cocina y los salones de Casa Blanca enseñando a los niños lo "fácil y delicioso" que es comer frutas y verduras, y lo divertido que es bailar o saltar. Sesame Street (Barrio Sésamo) distribuirá los spots en los 320 canales locales de la PBS, la televisión pública de EEUU.

Michelle Obama lanzó Let's Move en 2010 para luchar contra la obesidad infantil. En EEUU, uno de cada tres niños es obeso o tiene sobrepeso y, entre los afroamericanos y los hispanos, las cifras ascienden al 40%.

La primera dama, que cuenta con el chef español José Andrés como asesor, ha escogido promover el ejercicio físico y la comida sana como su principal tarea. Nada más llegar a la Casa Blanca plantó un huerto en el jardín y asegura que se levanta cada día a las seis de la mañana para hacer una hora y media de ejercicio.

Como no hay nada más efectivo que dar ejemplo, Michelle no duda en demostrar su buena forma física cada vez que tiene ocasión. Invitó a los concursantes del programa Biggest Loser (que premia a aquel que logre perder más kilos) a la Casa Blanca, e hizo ejercicio con ellos. La señora Obama, además, ha hecho flexiones con Ellen Degeneres y ha participado en una carrera de sacos con Jimmy Fallon.

Esta vez, ha escogido a Big Bird, que estuvo muy presente en la campaña electoral. En el primer debate presidencial en televisión, el 3 de octubre en Denver (Colorado), Rommey dijo que aunque le gustaba mucho Big Bird quería dejar de subsidiar a la cadena de televisión pública PBS, que retransmite Barrio Sésamo. "Me gusta PBS. Me encanta Big Bird. Pero no voy a gastar dinero y luego pedirle prestado a China para pagar más", dijo Romney.

El equipo de campaña de Obama replicó con un anunció irónico en el que se burlaban de cómo "un hombre tuvo el valor de nombrar" al "genio maligno" responsable de los excesos de Wall Street: el héroe de la serie, el pájaro gigante Big Bird. "Mitt Romney se llevará a todos nuestros enemigos, dondequiera que aniden", concluía el video de la campaña de Obama.

Menor consumo de calorías

Michelle Obama no está sola en la cruzada. Otros políticos como el alcalde de Nueva York también han declarado la guerra a los hábitos poco saludables. Michael Bloomberg ha prohibido las grasas trans en los restaurantes y la venta de refrescos de más de medio litro en establecimientos de comida rápida, cines o carritos callejeros.

Sea por estas iniciativas o no, la ingesta de calorías entre niños y adolescentes estadounidenses ha caído ligeramente en la última década, lo cual supone el primer descenso en más de 40 años.

También se ha reducido el número de calorías que toman los adultos procedentes de comida basura. Pero entre algunos grupos, como los jóvenes afroamericanos y personas de pocos recursos, el consumo de comida rápida sigue siendo muy alto.

Según la Encuesta nacional de Salud y Nutrición, no ha cambiado la cantidad de grasas que comen los niños, pero sí ha bajado el consumo de carbohidratos. Aunque este estudio no mira específicamente el consumo de azúcar, otros sí señalan que ha se ha reducido.

Más recetas y noticias gastronómicas | Gastro, en Facebook | @GastroSER, en Twitter

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?