Internacional
Análisis:

No hay quien gobierne Italia ni quien la entienda

Un sistema electoral muy complicado, un político de prestigio desprestigiado, un cómico reconvertido en político, un ex primer ministro populista, un líder de izquierda que parecía tener todo a su favor...

En la sede del Partido del Pueblo de la Libertad (PDL), de Silvio Berlusconi, todos están muy pendientes de los resultados en el Senado, donde está muy igualado en votos con su opositor, el centroizquierda Pier Luigi Bersani(ISABEL QUINTANA)

Roma

Un sistema electoral muy complicado, que directamente da la mayoría en el Congreso al partido más votado, y en el Senado premia a los que ganan determinadas regiones. Un político de prestigio desprestigiado por una política de recortes y austeridad impuesta desde Bruselas. Un cómico reconvertido en político que prometía cambiar la política a base de no ejercer la política. Un ex primer ministro populista que arrastra multitud de escándalos y juicios pendientes. Un líder de izquierda que parecía tener todo a su favor pero hizo una campaña más bien oscura. La verdad es que se daban las condiciones para esperar un resultado desconcertante. Pero lo que ha ocurrido este lunes en Italia supera todas las previsiones.

Silvio Berlusconi, sostiene su papeleta de voto para ser fotografiado antes de depositarlo en una urna de un colegio electoral de Milán.

Silvio Berlusconi, sostiene su papeleta de voto para ser fotografiado antes de depositarlo en una urna de un colegio electoral de Milán.

Más información

El cómico cómico Beppe Grillo, con su propuesta antipolítica del 5 Estrellas, ha sido el partido más votado para el Congreso, con más del 25 por ciento de apoyo. Se hablaba de que podía alcanzar el 20 %, pero también se decía que en Italia "plazas llenas son urnas vacías", un dicho de la posguerra que ahora ha quedado pulverizado. Bersani y Berlusconi han quedado casi empatados, les separan apenas una décimas porcentuales, unas decenas de miles de votos, y quedan por encima de Grillo sólo gracias al empuje adicional de las formaciones con las que se presentaban en coalición. Monti ha sido el gran derrotado, con un resultado que prácticamente le deja fuera de cualquier posible coalición

En realidad, al final, eso tampoco parece tan importante porque con el escenario resultante no se atisba alianza posible. A los datos ya dados, que corresponden al Congreso, hay que añadir un Senado en el que gracias a esa extraña ley, no manda el que más votos sacó.

Así las cosas, unas elecciones que debían servir para decir adiós a un tecnócrata que no había sido elegido en las urnas, que parecía que, siguiendo la estela de Hollande en Francia, iban a devolver el poder a la izquierda con el triunfo de Bersani, dejan al final titulares que nada tienen que ver con eso. Dos ejemplos:

"Terremoto Grillo" (no hay mejor definición para lo que ha provocado el cómico) y "Milagro Berlusconi" (viendo la fuerza con la que ha vuelto Il Cavaliere ahora suena a jugada maestra su retirada hace poco más de un año, ante la perspectiva de tener que afrontar unas reformas que sin duda podían pasar factura, como se demostrado con Monti)

Esos son los titulares. La palabra más repetida es "ingobernable". El escenario recuerda al que salió de las elecciones de 2006 y el gobierno que entonces formó Prodi aguantó apenas 2 años.

No hay quien gobierne Italia, dicen casi todos. Ni quien la entienda, añado yo.

Tramo de 'Hora 25 Fin de semana' sobre las elecciones italianas

12:27

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/20130225csrcsrint_2.Aes/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Rafa Panadero

Rafa Panadero

Ha desarrollado casi toda su carrera profesional en la Cadena SER, a la que se incorporó en 2002 tras...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00