Sábado, 19 de Septiembre de 2020

Otras localidades

La cerveza, mejor con queso

Hay cientos de tipos de queso y de cerveza: las combinaciones son casi infinitas

"Para cervezas ligeras y frescas el acompañante ideal es un queso joven de vaca con textura blanca o semi blanda".

"Para cervezas ligeras y frescas el acompañante ideal es un queso joven de vaca con textura blanca o semi blanda". / CORTESÍA DE 'CERVECEROS DE ESPAÑA'

En España un 80% de las cervezas se toma con tapa. Pero lo que no muchos saben es que la reina estival por excelencia forma un armónico matrimonio con el queso, debido a la gran capacidad de esta bebida para limpiar el paladar.

Los antiguos bodegueros ofrecían queso como tapa ante un vino mediocre y engañar así el paladar ajeno. De esa costumbre castiza nació la expresión "que no te la den con queso". No solo para ocultar imperfecciones, en general la combinación de vino y queso se ha extendido a lo largo de los siglos. Pero poco a poco la cerveza ha ido desplazando al vino como compañero ideal. "En España nos falta ese punto especializado a la hora de pedir cerveza", asegura el sumiller Juan Muñoz. Las combinación de cerveza y queso es común en otros países. En Alemania incluso hay un queso con sabor a cerveza, el Weisslacker.

Cómo lograr el maridaje perfecto

Empezando por la cerveza, lo primero es conseguir un recipiente idóneo. Cuanto más fino sea el cristal del vaso, mejor. La antítesis de una buena presentación es el vaso de tubo. Por supuesto la cerveza tiene que tener espuma, donde se concentra el sabor y aroma. Para lograrla hay que situar la copa o vaso con una inclinación de 45 grados. Respecto a la temperatura, lo idea son unos 5-10 grados, dependiendo del cuerpo de la cerveza. Y sobre si hay que moverla o no, el reconocido sumiller tiene claro: "La cerveza hay que moverla sin miedo en la copa, al igual que lo vinos, para percibir mejor los aromas".

Ahora que ya tenemos la cerveza perfecta llega el momento de maridarla con queso. Lo imprescindible en este paso es conseguir su armonía: evitar que un sabor domine al otro. Los expertos aseguran que los mejores quesos para acompañar la cerveza son los de vaca aunque el manchego curado de oveja también ofrece sabrosas combinaciones.

Así, para cervezas ligeras y frescas el acompañante ideal es un queso joven de vaca con textura blanca o semi blanda. A medida que el queso gana maduración y sabor, se requiere una cerveza al unísono, con mayor grado, cuerpo y aroma. Si el queso es pastoso la pareja ideal es una cerveza aromática. Algunas de las posibles combinaciones van desde queso de Tronchón con larger especial a queso de Abadía con lager negra. Las alternativas son casi interminables. Así que lo importante, como dice Juan Muñoz, es "no cerrarse a nada y probar".

Más recetas y noticias gastronómicas | Gastro, en Facebook | @GastroSER, en Twitter

El piscolabis: la cerveza (Play Gastro #06)

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?