Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El PP endurece su discurso sobre Cataluña

El PP da un giro en su discurso sobre Cataluña, lanzando mensajes más contundentes. Después de la resolución del Parlament, muchos populares piensan que a Artur Mas "se le ha ido la cabeza"

La presidenta del PPC, Alícia Sánchez-Camacho /

El lunes 7 de octubre, Alicia Sánchez Camacho se incorporará a la reunión del Comité de Dirección de la cúpula conservadora para lanzar a nivel nacional la campaña que activó el PP catalán en verano: 'Derecho a saber frente al derecho a decidir'.

El Partido Popular ha dado un giro en su discurso sobre Cataluña. Ha pasado del siempre clásico "diálogo dentro de la Constitución", a lanzar mensajes algo más contundentes, un poco más guerreros que los de las últimas semanas.

El primero, Mariano Rajoy que tras guardar silencio, decidía por fin, pedir a Artur Mas que rectificara la consulta "en un gesto de grandeza". El presidente del Gobierno pedía "una reflexión": "Yo no quiero una Cataluña fuera de Europa, fuera de los grandes organismos internacionales ni aislada. Yo quiero una Cataluña española y una España catalana. Y es por lo que voy a dar la batalla". Desde Kazajistán, volvía a reclamar responsabilidad y evitar las incertidumbres.

También en la sede nacional comparecía María Dolores de Cospedal para pedir a la Generalitat que deje de "engañar a los catalanes y a la Unión Europea". En referencia a aquellos que dicen que España roba a Cataluña, la secretaria general del PP recordaba que un día después de la Diada, el Estado transfirió a los catalanes "una cantidad muy importante de millones de euros". En concreto fueron 412, una cifra que ya recogían en un argumentario interno bajo el título "Las mentiras de la independencia".

Además, Cospedal lanzaba un aviso. Señalaba intencionadamente que una Cataluña "independiente" no podría pagar "ni los subsidios por desempleo ni las pensiones". Y criticaba a los que "quieren hacer de las cosas que nos separan un 'modus vivendi'".

En el Partido Popular, donde se arrogan que son la única formación que quiere una "España plural y unida", están a la espera de una respuesta a la carta que mandaron a las formaciones no independentistas con el fin de que se sumen a un pacto para frenar la "deriva soberanista". Aunque Cospedal ha arremetido contra el PSC.

Después de que el Parlament aprobara el viernes con los votos de CiU, ERC, ICV y CUP -86 de 135 escaños- una propuesta para pedir al Congreso poder celebrar un referéndum en 2014 y de que le hayan dado tres meses a Rajoy para que responda, los populares piensan que Mas "ha perdido la cabeza" y han decidido cambiar de táctica e ir al ataque, dispuestos a denunciar una situación que ya consideran insostenible. En el Ejecutivo tienen claro que si finalmente se convoca la consulta, acudirán ante el Tribunal Constitucional, siguiendo la estela del Plan de Ibarretxe.

El PP ha decidido reaccionar. Y así el lunes que viene la presidenta de los populares catalanes, Alicia Sánchez Camacho, participará en los maitines de Génova. La idea es poner en marcha la campaña que ya activó ella en verano: 'Derecho a saber, frente al derecho a decidir', con la que se trataba de desmontar con datos algunas de las afirmaciones de los partidos nacionalistas y combatir "el pensamiento único que pretenden imponer desde el Govern".

Los conservadores no contemplan ni la tercera vía que propugna el líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida. Para Cospedal es más de lo mismo porque es solo "la decisión de unos cuantos sobre la de todos". Y cree que no se deben tomar decisiones con informaciones "parciales y sesgadas". En este sentido, la mano derecha de Rajoy en el PP ha vuelto a apelar a la mayoría silenciosa frente a las voces que se elevan en la calle resaltando que "hay muchas manifestaciones de todo tipo en Cataluña que lo que piden es la sensatez y la cordura".

El argumentario del PP: 'Las mentiras de la independencia'

1. Mas no representa la única voluntad de Cataluña. Son más de 7,5 millones de catalanes que conforman una sociedad plural, rica y compleja.

2. Este debate afecta a todos los españoles y Mas pretende excluir antidemocráticamente a 40 millones de españoles de su derecho a decidir.

3. La Constitución no es un muro que nos limita, sino el marco jurídico que nos protege a todos. Si la quiere cambiar, debe presentar un plan en el Congreso de los Diputados para que decida la mayoría que Mas tanto menciona.

4. El tópico "España nos roba". Formar parte de un estado grande como España ha salvado Cataluña de quebrar: ha permitido afrontar la crisis con más garantías, evitar el rescate y nos ha hecho merecedores del apoyo del BCE. Un país del tamaño de Cataluña habría tenido que aceptar condiciones similares a las de Grecia, Portugal o Chipre. Sin embargo el día después de la Diada, el Estado transfirió a la Generalitat 412 millones de euros, Cataluña recibe el 48% del FLA de toda España, cuando por población o PIB nos correspondería el 16 o el 18%.

5. La quinta gran mentira es que una Cataluña independiente continuaría en la Unión Europea: No, lo dicen los tratados, lo repiten los presidentes de la Comisión Europea, Prodi o Barroso, los comisarios o el Comité de Regiones. Cataluña tiene mucho que perder: el euro, los fondos de cohesión, las ayudas a los agricultores, un gran mercado común y la garantía de derechos y libertades.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?