Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 16 de Junio de 2019

Otras localidades

Selecciona

  • Aínsa-Sobrarbe
  • Alagón
  • Albacete
  • Alcalá de Henares
  • Alcalá de los Gazules
  • Alcañiz
  • Alcázar de San Juan
  • Alcobendas
  • Alcoy
  • Algeciras
  • Alhama de Granada
  • Alicante
  • Almadén
  • Almendralejo
  • Almería
  • Altsasu
  • Andújar
  • Aracena
  • Aranda de Duero
  • Aranjuez
  • Archidona
  • Arnedo
  • Arrecife
  • Ávila
  • Avilés
  • Ayamonte
  • Badajoz
  • Baena
  • Barbastro
  • Barcelona
  • Baza
  • Béjar
  • Benavente
  • Benicarló
  • Benissa
  • Bilbao
  • Burgos
  • Cabra
  • Cáceres
  • Cádiz
  • Calahorra
  • Calatayud
  • Cambrils
  • Cartagena
  • Caspe
  • Castellón de la Plana
  • Castro-Urdiales
  • Cervera
  • Ceuta
  • Chantada
  • Ciudad Real
  • Córdoba
  • Coria
  • Coruña, A
  • Cuéllar
  • Cuenca
  • Dénia
  • Donostia
  • Eibar
  • Eivissa
  • Ejea de los Caballeros
  • Ejido, El
  • Elche
  • Elda
  • Estella-Lizarra
  • Estepa
  • Ferrol
  • Figueres
  • Frontera, La
  • Gandia
  • Gijón
  • Girona
  • Granada
  • Graus
  • Guadalajara
  • Guadix
  • Haro
  • Huelva
  • Huesca
  • Irun
  • Jaca
  • Jaén
  • Jerez de la Frontera
  • Jerez de los Caballeros
  • Jódar
  • Laudio
  • Laviana
  • León
  • Linares
  • Llanes
  • Llanos de Aridane, Los
  • Lleida
  • Logroño
  • Loja
  • Lorca
  • Lugo
  • Madrid
  • Málaga
  • Manresa
  • Maó-Mahón
  • Marbella
  • Medina del Campo
  • Melilla
  • Mérida
  • Miranda de Ebro
  • Mojácar
  • Monforte de Lemos
  • Monzón
  • Móra d'Ebre
  • Morella
  • Móstoles
  • Motilla del Palancar
  • Motril
  • Mula
  • Murcia
  • Navalmoral de la Mata
  • Navia de Suarna
  • Olot
  • Ontinyent
  • Orihuela
  • Ourense
  • Oviedo
  • Palamós
  • Palencia
  • Palma del Río
  • Palma de Mallorca
  • Palmas de Gran Canaria, Las
  • Pamplona
  • Parla
  • Pedroñeras, Las
  • Peñafiel
  • Peñarroya-Pueblonuevo
  • Plasencia
  • Ponferrada
  • Pontevedra
  • Puertollano
  • Puigcerdà
  • Reinosa
  • Reus
  • Ribadavia
  • Ronda
  • Roquetas de Mar
  • Sabiñánigo
  • Salamanca
  • San Bartolomé de Tirajana
  • Sanlúcar de Barrameda
  • San Sebastián de la Gomera
  • Santa Cruz de Tenerife
  • Santander
  • Santiago de Compostela
  • Santoña
  • Sariñena
  • Segovia
  • Sepúlveda
  • Sevilla
  • Solsona
  • Soria
  • Sort
  • Tafalla
  • Talavera de la Reina
  • Tarancón
  • Tarragona
  • Teruel
  • Toledo
  • Tordesillas
  • Torrelavega
  • Tortosa
  • Tudela
  • Tui
  • Úbeda
  • Ubrique
  • Utrillas
  • Valdepeñas
  • Valencia
  • Valladolid
  • Vendrell, El
  • Vic
  • Vielha e Mijaran
  • Vigo
  • Vilafranca del Penedès
  • Vilagarcía de Arousa
  • Vilalba
  • Villamartín
  • Villanueva de Córdoba
  • Villanueva de la Serena
  • Villena
  • Vitoria-Gasteiz
  • Viveiro
  • Xàtiva
  • Xinzo de Limia
  • Yecla
  • Zafra
  • Zamora
  • Zaragoza

Nelson Mandela, el hombre que unió Sudáfrica a través del rugby

En 1995 Sudáfrica ganó el Mundial que organizaba, un milagro según todos los expertos, que ayudó a afianzar, a través del deporte, la nación arcoiris

Nelson Mandela entrega al capitán de Sudáfrica, Francois Pienaar, el título de campeón del mundo de rugby en el año 1995 /

Cuando Nelson Mandela visitó Barcelona en 1992 con motivo de los Juegos Olímpicos se dio cuenta de la importancia del deporte en la sociedad y de cómo a través de este podría penetrar en toda la sociedad independientemente de su estrato social. El ejemplo de Barcelona le sirvió para mentalizar al combinado sudafricano de rugby de la importancia de hacer un buen papel en el Mundial que organizaban en 1995

Nelson Mandela en la iglesia Regina Mundi en Soweto / REUTERS

Más información

En los años previos al Mundial, Sudáfrica vivía en pleno 'apartheid', blancos y negros buscaban cualquier pretexto para enfrentarse entre ellos. Uno de tantos pretextos era el rugby. Los 'Springboks', como se conoce a la selección nacional de Sudáfrica, era un símbolo del poder blanco. Todos sus jugadores menos uno eran blancos y sus aficionados eran blancos y críticos con Mandela. Se daba la irónica situación de que los sudafricanos negros animaban al rival de Sudáfrica, fuera el país que fuera, con tal de que los 'Springboks' no ganaran partidos.

Tal situación hizo ver a Mandela la necesidad de conseguir la unión entre blancos y negros y vio que la única forma de conseguir sería a través del deporte. Mandela no se equivocó. Un año antes del inicio del Mundial, Mandela activó la máquina para conseguir que todos los sudafricanos, independientemente del color, animasen a los 'Springboks'.

La historia a partir de ahí la explica de forma magnífica el periodista John Carlin en su libro 'El factor humano'. Carlin vivió en primera persona aquellos años desde su corresponsalía en el país sudafricano. El libro, que posteriormente fue llevado al cine por Clint Eastwood como 'Invictus', cuenta la historia de cómo Mandela logró convencer a un país dividido de unir sus esfuerzos para animar a la selección de Sudáfrica de Rugby.

Todo empezó cuando Nelson Mandela se reunió con François Pienaar, capitán de unos criticados 'Springboks'. Mandela le trasladó su idea y le pidió que recorrieran el país el año previo al mundial dando clases de rugby en las regiones más desfavorecidas a los niños negros del país. Además también le dio al capitán de los 'Springbooks' un poema, 'Invictus', unos versos que leía Mandela durante sus años condena en Robben Island.

Pienaar recibió con agrado la petición de Mandela y fue uno a uno convenciendo a sus compañeros, todos blancos, menos uno, Chester Williams, el único jugador negro del combinado nacional, aunque según el censo sudafricano Williams era mestizo.

La actitud de Madiba le trajo muchas críticas de sus votantes. Desde su propio partido no se entendía como Mandela, que había celebrado en la cárcel las derrotas de los 'Springboks', se había convertido en un defensor de un equipo 'de blancos'. A pesar de las críticas, el presidente de Sudáfrica siguió adelante, confiando en la más que improbable buena actuación de la selección.

Sudáfrica no entraba en ninguna quiniela como favorito para ganar el Mundial de 1995 pero el deporte es tan caprichoso que quiso ayudar a Nelson Mandela. Sudáfrica fue ganando partidos y avanzando rondas hasta llegar a la gran final del Mundial.

Un 24 de junio de 1995 en el estadio de Ellis Park de Johannesburgo ocurrió el milagro. Con todo un país entregado a su selección, los 'Springboks' rompieron todos los pronósticos para ganar a la gran favorita del torneo, Nueva Zelanda. Tras una prórroga de infarto, un 'drop' de Joel Stransky dio la victoria (15-12) a Sudáfrica. Las imágenes que se vieron ese día en Sudáfrica dieron la razón a Mandela. Personas que nunca habían celebrado una victoria de los 'Springboks' salieron a la calle a gritar de alegría y aficionados blancos ondearon por las calles de las ciudades sudafricanas la bandera constitucional sudafricana.

La imagen de Mandela con la camiseta de los 'Springboks' entregando la copa de campeón del mundo a Pienaar Sudáfrica quedará siempre grabada en la historia como una demostración del poder del deporte, capaz de convertir un país dividido en una nación unida en la alegría. "No hemos ganado para los 60.000 aficionados que hay en el estadio, hemos ganado para los 43 millones de sudafricanos" dijo Pienaar nada má ganar la final. Fue un triunfo de la selección de rugby pero, sobre todo, fue un triunfo, otro más, de Nelson Mandela.

Poema 'Invictus', por William Ernest Henley

Out of the night that covers me,

Black as the pit from pole to pole,

I thank whatever gods may be

For my unconquerable soul.

In the fell clutch of circumstance

I have not winced nor cried aloud.

Under the bludgeonings of chance

My head is bloody, but unbowed.

Beyond this place of wrath and tears

Looms but the Horror of the shade,

And yet the menace of the years

Finds and shall find me unafraid.

It matters not how strait the gate,

How charged with punishments the scroll,

I am the master of my fate:

I am the captain of my soul.

Más allá de la noche que me cubre

negra como el abismo insondable,

doy gracias a los dioses que pudieran existir

por mi alma invicta.

En las azarosas garras de las circunstancias

nunca me he lamentado ni he pestañeado.

Sometido a los golpes del destino

mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de cólera y lágrimas

donde yace el Horror de la Sombra,

la amenaza de los años

me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el portal,

cuán cargada de castigos la sentencia,

soy el amo de mi destino:

soy el capitán de mi alma.

El presidente Zuma anuncia la muerte de Nelson Mandela

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?