Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 18 de Agosto de 2019

Otras localidades

"La valla entre Marruecos y Argelia no va a frenar la llegada de inmigrantes a España"

La valla que levanta Marruecos con Argelia podría superar los 450 kilómetros según algunos medios magrebíes

Por esta frontera no sólo cruzan los jóvenes subsaharianos con intención de dar el salto luego a España, también lo hacen familias sirias que siguen huyendo de la guerra /

"La valla sólo va a crear problemas" insiste Hassan Ammari, integrante de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos en Oujda e investigador especializado en migraciones y asilo. "Que no esperen en Europa que ese muro en medio de la nada va a impedir que los inmigrantes sigan entrando a Marruecos para cruzar a España" advierte este activista, una de las pocas personas, más allá de los propios obreros, que ha visitado la zona donde se está construyendo la valla fronteriza que desde hace 3 meses levanta Marruecos con Argelia.

A pesar de la evidencia de las fotografías que ha difundido el propio Ammari, el Gobierno de Marruecos sigue sin explicar oficialmente las características o los fines de esta valla aunque parece claro que el objetivo es intentar frenar la entrada irregular de inmigrantes que luego intentar saltar las vallas de Ceuta o Melilla o subirse una patera para cruzar el Estrecho. La frontera entre Marruecos y Argelia, de más de 1.500 kilómetros, lleva cerrada entre 1994, algo que sólo sucede entre otros dos países en el mundo, las dos Coreas, aunque incluso allí circulan trenes de mercancías.

Desde que los diarios marroquíes Al Massae y Akhbar al Youm, publicaron a finales de noviembre del año pasado que Marruecos planeaba levantar una valla fronteriza con Argelia para frenar la entrada de inmigrantes irregulares, en su mayoría procedentes de países del África Subsahariana, se han difundido todo tipo de hipótesis sobre ese muro , que ya tiene varios kilómetros terminados en la primera fase de las obras, sin que el Gobierno Marroquí haya dado ni una sola explicación oficial al respecto. La única constatación oficial de esta valla fue una reunión de los altos mandos policiales y las autoridades administrativas de Oujda en noviembre de 2013 donde según la prensa magrebí se dieron los últimos retoques al proyecto de valla fronteriza.

"Las obras están en marcha hace 3 meses, están abriendo un foso y ya hay más de 5 kilómetros de valla metálica levantada en una zona" explica Hassan, investigador sobre derechos humanos, migrantes y refugiados e integrante de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos en Oujda. Esta ciudad fronteriza es tristemente conocida por ser el lugar donde las fuerzas de seguridad alauitas suelen abandonar a los inmigrantes que detienen en distintas redadas en Nador o Tánger cuando acaban de intentar saltar las vallas de Melilla o Ceuta o son detenidos al ser localizados a punto de subirse a una patera. El juego macabro habitual consiste en abandonar a los inmigrantes en la frontera de Oujda con Argelia, después de varias horas caminando suelen llegar al lado argelino de la línea fronteriza, donde a su vez los gendarmes argelinos vuelven a echarles de vuelta a Marruecos. Además de una aparente vulneración de la legalidad internacional, y de la evidente falta de respeto a los derechos humanos (a muchos los devuelven aun heridos según han denunciado diversas ONG), este ping pong con los inmigrantes como pelota, es el resultado del cierre de estas fronteras desde hace 20 años.

En una conversación telefónica desde Oujda con la Cadena SER, Hassan Ammari califica de "muy triste" el levantamiento de este muro, que en una primera fase de las obras podría superar ya los 110 kilómetros, aunque según algunos medios marroquíes al final superará los 450 kilómetros.

Por esta frontera atípica, cerrada desde hace dos décadas, no sólo cruzan los jóvenes subsaharianos con intención de dar el salto luego a España, también lo están haciendo, desde hace más de un año, familias sirias que siguen huyendo de la guerra de su país 3 años después, "siguen cruzando cada día grupos de sirios, familias enteras, mujeres embarazadas y niños en condiciones inhumanas" denuncia Ammari. A pesar de estar cerrada políticamente, en la práctica, dada su extensión y "por su porosidad resulta muy fácil cruzarla en la actualidad" señala un experto policial español afincando en Tánger y que trabaja desde hace más de una década en el ámbito de la inmigración y que no está del todo convencido de la utilidad de la nueva valla" la acabaran pasando pero el viaje se les complica más, veremos si tiene un efecto disuasorio o no".

Sin embargo, Hassan tiene claro de que la valla no va a frenar para nada el paso de miles de subsaharianos que cada año cruzan a pie esta frontera "los inmigrantesbuscarán la manera de pasar, crear un muro no parará la inmigración", afirma.

El muro ha comenzado a levantarse, según Hassan, desde Saidia, es decir desde la costa mediterránea hacia el sur, y algunos medios marroquíes y argelinos apuntan que la intención del Gobierno alauita es construir la valla hasta la región de Figuig, lo que sí supondría cerca de 500 kilómetros de verja fronteriza. Hay un tramo ya terminado de "unos 5 kilómetros con una verja muy similar a la de Melilla", asegura este activista.

Según la Asociación Marroquí de Derechos Humanos apostar por la vía policial o militar para evitar las migraciones es el error clave en el que siguen cayendo todos los Gobiernos. "Para mí es triste, hay cosasimportantes aseñalar, esto no va a parar la inmigración. Hace falta que Argelia, Túnez, Marruecoslos países del Magreb aborden la cuestión de la inmigración con la Unión Europea de otra manera,sobre todo con Italia y España otra visión y otro diálogo entre el sur de Europa y el norte de África, otra forma de actuar, diálogo, un foro social, otra visión" reclama Ammari.

Más separación entre ambos países

"El muro va a crear problemas entre familias argelinas y marroquíes,porque hay relaciones sociales, culturales, no es una solución, hay gente de distintas regiones que están muy molestas con la construcción de este muro. Va en contra de los intereses de los pueblos, se tendría que abrir la frontera y sin embargo se levanta un muro. Los políticos de ambos ladoshacen lo contario de lo que quieren sus pueblos,va a quebrar aún más las relaciones entre marroquíes y argelinos" asegura Ammari en la entrevista telefónica con la SER.

Hassan Ammari: "Las obras llevan en marcha tres meses, están abriendo un foso y ya hay más de 5 kilómetros de valla metálica levantada en una zona"

Hassan Ammari: "Con las fronteras cerradas, hay intereses económicos y sociales entre países del Magreb que se van al traste"

Hassan Ammari: "Los inmigrantes buscarán la manera de pasar, crear un muro no parará la inmigración"

Hassan Ammari: "Las obras llevan en marcha tres meses, están abriendo un foso y ya hay más de 5 kilómetros de valla metálica levantada en una zona"

Hassan Ammari: "Los inmigrantes buscarán la manera de pasar, crear un muro no parará la inmigración"

Hassan Ammari: "Con las fronteras cerradas, hay intereses económicos y sociales entre países del Magreb que se van al traste"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?