Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 17 de Febrero de 2020

Otras localidades

El 27-S dirime el futuro de Cataluña y España

El alto porcentaje de indecisos registrado por los sondeos mantiene la incertidumbre

()

Cataluña celebra sus undécimas elecciones autonómicas de la reciente etapa democrática con un desafío político mayor: la independencia. Son los primeros comicios que el Gobierno catalán plantea como un plebiscito por la secesión, una aspiración política con amplio respaldo social en Cataluña pero sin encaje posible en la vigente Constitución.

El partido que ha gobernado 28 de los últimos 35 años en Cataluña, Convergència Democrática (CDC), se presenta por primera vez a unas elecciones sin Unió. Desde la lista Junts pel Sí, coaligado con ERC y apoyado por otros candidatos independientes e independentistas, Convergència promete aplicar una hoja de ruta que conduce a la ruptura de Cataluña con España en un periodo máximo de 18 meses tras la elaboración de una nueva Constitución y una declaración unilateral de independencia, todo ello al margen de la Ley. "En el caso de que el Estado Español mediante decisiones políticas o jurídicas bloquee el autogobierno de Cataluña, el Gobierno y el parlamento procederán a la proclamación de la independencia y a la aprobación de la Ley de Transitoriedad jurídica", que anula la aplicación del derecho español en Cataluña, según promete el programa electoral de Junts pel Sí.

Artur Mas, en el cierre de campaña de Junts pel Sí en Barcelona / Alex Caparros (Getty Images)

Si recibe el apoyo mayoritario de los votantes, el Gobierno de Junts pel Sí iniciará un proceso para la creación de un nuevo Estado que plantea la negociación con el Gobierno central y con la Unión Europea y asegura un final: la independencia.

5,5 millones de ciudadanos están llamados a votar, de los que 1,7 millones nacieron fuera de Cataluña. 11 candidaturas compiten el 27-S por los 135 escaños del Parlamento catalán, aunque sólo seis tienen opciones de lograr representación en la Cámara. Todos los sondeos conocidos otorgan a Junts pel Sí una victoria aplastante próxima a la mayoría absoluta de escaños (68), una cifra crucial que lograría en cualquier caso con el apoyo de la CUP, la otra candidatura que defiende sin matices la independencia.

El candidato de la CUP, Antonio Baños, en un acto en Terrassa (Barcelona) / Alejandro García (EFE)

El alto porcentaje de indecisos que registran todos los sondeos mantiene un amplio margen de incertidumbre respecto al resultado final de las elecciones más importantes de la reciente historia de Cataluña.

La opción favorable a la secesión ha pasado de tener un apoyo del 20% en 2010, cuando el Tribunal Constitucional tumbó 14 artículos del nuevo Estatuto y quitó valor jurídico al término nación recogido en su preámbulo, a superar el 45% en las vísperas del 27-S. Mientras el objetivo de la separación de España ha unido a partidos y candidatos enfrentados desde siempre, las formaciones que plantean alternativas políticas al independentismo están muy divididas respecto a las recetas de futuro para Cataluña.

El candidato del PSC, Miquel Iceta, en el acto de cierre de campaña en Barcelona / Jesus Diges (EFE)

Los socialistas del PSC esperan ser la segunda fuerza más votada y acercarse a los 20 escaños. Su apuesta por Cataluña pasa por una reforma de la Constitución que avance hacia una estructura federal de España y mejore la financiación y las competencias de Cataluña.

El candidato del PPC, Xavier García Albiol, en el cierre de campaña en Barcelona / Andreu Dalmau (EFE)

El PP, al que las encuestas sitúan como el grupo con menos diputados del futuro parlamento catalán, defiende un nuevo modelo de financiación autonómica que mejore las condiciones de Cataluña pero niega cualquier reforma de la Constitución sobre el modelo territorial de España.

Lluís Rabell, en el cierre de campaña de Catalunya Sí que es Pot / Núria Julià (ACN)

Podemos, que irrumpe en Cataluña de la mano de ICV y el movimiento vecinal en la candidatura Catalunya Sí que es Pot, apoya un referéndum consultivo sobre la independencia y un proceso constituyente en toda España para intentar un nuevo encaje de todos los territorios. El candidato que encabeza la lista que impulsa Podemos, Lluís Rabell, voto sí a la independencia en la consulta ilegal del 9-N.

La candidata de Ciutadans, Inés Arrimadas, en un acto de campaña en Mataró / Quique García (EFE)

Ciudadanos, con nueve años de historia en el parlamento catalán, defiende una "España unida en la diversidad" y apoya una reforma técnica de la Constitución que no otorgue derechos especiales a Cataluña.

Con 7,5 millones de habitantes, el 16% del total nacional, Cataluña aporta el 18,7% del PIB de España. Tiene 726.000 parados (19,1% de su población activa) y una deuda de 66.000 millones de euros; la mayor de las 17 comunidades, más del doble que Andalucía.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?