Miércoles, 03 de Junio de 2020

Otras localidades

BLOG

Sánchez aspira a un Gobierno monocolor con acuerdos con otros partidos

Ferraz evita especular sobre aspirar a la Moncloa si no es la lista más votada aunque tampoco lo ha descartado públicamente. Dirigentes territoriales sí que han manifestado que, con menos de un 25%, no es planteaba formar gobierno

Los clásicos caganers de los candidatos a la presidencia del Gobierno

Los clásicos caganers de los candidatos a la presidencia del Gobierno / ALBERT GEA (REUTERS)

Pedro Sánchez no se ha movido en toda la campaña de un mensaje: quiere un voto más para poder gobernar. La preferencia de Ferraz es un gobierno monocolor que busque el acuerdo con otras formaciones para sacar adelante un programa de gobierno que, según subrayan desde la dirección federal del PSOE, actúe de forma radicalmente opuesta o como ha hecho el PP con su mayoría absoluta.

Hacen de la necesidad virtud con ese discurso, habida cuenta de que una mayoría absoluta es un escenario impensable en este 20D. El que plantean muchas encuestas, un PSOE como segunda fuerza política, evita Sánchez valorarlo, aunque tampoco ha dicho por su boca en ningún momento que renuncie a gobernar si no es la lista más votada.

Una vez recontadas las urnas, señalan fuentes del partido, quien gane las elecciones tiene que dar el paso de intentar gobernar y, si no lo consigue, es cuando se abre el juego. En esta campaña, el candidato ha dejado la puerta muy abierta a la hora de hablar de posibles alianzas. Cita a Ciudadanos, Podemos, Izquierda Unida y PNV como siglas con las que puede sacar adelante políticas comunes, pero evita ir más allá. No concreta cómo actuaría si se dan las circunstancias que ya se han dado en muchas comunidades autónomas: un PSOE en minoría gobernando apoyado, desde fuera o desde el gobierno, por otras formaciones, fundamentalmente, Podemos. Con Ciudadanos mantiene un acuerdo de investidura en Andalucía pero allí los socialistas ganaron las elecciones.

El candidato a la Presidencia del Gobierno por el PSOE, Pedro Sánchez, firma autógrafos al término del mitin que ha ofrecido en el Pabellón Principe de Asturias de Murcia / Marcial Guillén (EFE)

Una muleta sí, pero no dos

Han sido más explícitos los barones socialistas, que recelan de la opción de un presidente socialista apoyado en otras dos fuerzas políticas. Desde Castilla La Mancha Emiliano García Page ha descartado que sea conveniente un gobierno del PSOE con "dos muletas" y el extremeño Guillermo Fernández Vara ha dejado dicho con claridad que, con menos de un 25%, no se puede aspirar a formar Gobierno. Muy similar es la opinión en el PSOE andaluz, donde defienden que el partido, desde un suelo débil y dependiendo de otras formaciones, correría el riesgo de perder su identidad y se expondría a un descalabro futuro. "Los tripartitos nunca nos han ido bien", repiten.

Los porcentajes que salgan de las urnas el domingo marcarán los pasos de un PSOE que en esta campaña ha evitado entrar en las especulaciones sobre un gobierno sin mayoría. Lo ha logrado después de un arranque en el que Pedro Sánchez se ha empeñado es espantar el fantasma del tripartito que surgió de una interpretación de sus palabras.

Si de algo se ha ocupado en estos días el Comité Electoral del PSOE es de trasladar que las opciones de pacto son limitadas: Ciudadanos preferirá aliarse al Partido Popular, eso defienden, y Podemos ya ha dejado dicho que solo pactará con el PSOE si es el partido de Pablo Iglesias la lista más votada. Son argumentos con los que pretenden los socialistas activar una corriente de voto útil a su favor procedente de todas los votantes que quieren cambio.

El día 21 empieza otro partido

En el PSOE se han conjurado en estos días, tanto en el equipo de Sánchez como en los sectores más críticos, para no dar pábulo a las hipótesis de lo que pueda pasar el día 21 si no ganan las elecciones. "Entonces veremos", se limitó a decir un dirigente territorial cuando se le preguntó por las declaraciones en las que el candidato socialista admitía que no ganar el domingo sería un fracaso. ¿Qué implicaciones tiene estas declaraciones para el futuro del secretario general del PSOE si ese fracaso se consuma? En el entorno de Sánchez aseguran que sería impensable que el candidato, en plena campaña, no demostrase que su máximo interés y el único escenario que contempla es ganar. El día 21, añaden, empieza a jugarse otro partido. Ni siquiera está claro el terreno de juego.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?