Jueves, 20 de Enero de 2022

Otras localidades

JUICIO DEL CASO NÓOS

Iñaki Urdangarin involucra a la Casa Real en las actividades del Instituto Nóos

El exduque de Palma asegura que Zarzuela supervisaba las actividades de la entidad y hacía las declaraciones de la renta del matrimonio, que está acusado de dos delitos fiscales

Urdangarin reconoce la supervisión de la Casa Real en las actividades de Nóos / Urdangarin: "No daba un paso en mi vida sin informar a Revenga" / ATLAS

Iñaki Urdangarin quien, tal y como les adelantó la Cadena SER pidió ayuda a su exsocio Diego Torres para contar la verdad, ha revelado que la Casa Real tutelaba y supervisaba las actividades del Instituto Nóos y las declaraciones de la renta del matrimonio que se enfrenta a penas que oscilan entre los 8 y los 26 años de cárcel por, entre otros delitos, el de fraude fiscal. Ella en grado de cooperadora necesaria.

El exduque de Palma ha revelado que "Federico Rubio, asesor fiscal de la Casa Real, mantenía reuniones periódicas con ellos para hacer su declaración de la renta". Para ello "revisaba todas las actividades en las que estábamos implicados y reclamaba toda la documentación que necesitaba para hacer su trabajo manteniendo reuniones periódicas con nuestro asesor fiscal, Miguel Tejeiro". Iñaki Urdangarin también ha ratificado el "control total" que, según Diego Torres, ejercía la Casa Real sobre el Instituto Nóos a través de Carlos García Revenga y el abogado personal del rey emérito, el Conde de Fontao. Del secretario personal de las infantas ha dicho que "yo no daba un paso en mi vida sin consultárselo para que estuviese informado de todo lo que estábamos haciendo". Y sobre el Conde de Fontao ha reconocido que mantenían "muchas reuniones periódicas" y ha recordado la que tuvieron para que "guardara las apariencias" y "se apartara de la Junta Directiva del Instituto Noos, ante las preguntas parlamentarias que se estaban haciendo al respecto".

Culpa a sus asesores

El interrogatorio de Iñaki Urdangarin ha estado plagado de "no se" y "lo desconozco" cuando se le ha preguntado por temas de gestión, facturación, administrativos y laborales". En este punto ha descargado toda la responsabilidad en sus asesores Marco y Miguel Tejeiro. La empresa Aizoon, que ha sentado a su mujer en el banquillo, "fue una idea de Miguel Tejeiro para canalizar mis honorarios y la constituí junto con mi señora que iba a ser solo socia y no iba a tener implicación en el día a día". El acusado ha admitido que entre 2004 y 2006 los ingresos de la mercantil procedieron del entramado de Nóos y en los años 2007 y 2008, que son los que se juzgan, de las grandes empresas a las que se incorporó cuando abandonó la entidad sin ánimo de lucro. "Las empresas contrataban con Iñaki Urdangarin pero me autorizaban a facturar a través de Aizoon, tal y como me habían recomendado mis asesores", se ha defendido el cuñado del rey. "Yo les decía todo esto es correcto y ellos me decían sí es correcto y yo me fiaba" ha asegurado. Incluso ha llegado a admitir que su asesor le ofreció crear la estructura societaria en el exterior pero que se negó a hacerlo.

En cuanto a las actividades del Instituto Nóos ha dicho que "todo se ha hecho bajo la legalidad vigente, hemos generado conocimiento y hemos mejorado la sociedad". El funcionamiento de la entidad era "democrático" y las decisiones las tomaba "el comité de dirección y no la junta directiva" de la que formaban parte Carlos García Revenga y Cristina de Borbón.

Los contratos de Baleares, Valencia y Madrid

Contar la verdad ha llevado al acusado a incurrir en numerosas contradicciones respecto de lo que declaró en fase de instrucción. Contradicciones para exculpar a Diego Torres, Rita Barberá o Francisco Camps. No se reunió con Barberá ni con Camps para hablar de la Valencia Summit y mucho menos lo hizo en el Palacio de la Zarzuela. En instrucción aseguró que sí que se reunió con ellos y que, incluso, Barberá fue la que le dio luz verde al proyecto y la que le aseguró que iba a involucrar a la Generalitat en el proyecto.

Urdangarin ha subrayado que la decisión de patrocinar al equipo ciclista de Banesto la tomó Jaume Matas porque el exdirector general de deportes, Pepote Ballester, "no podía decidirlo solo". En ese contexto se produjo el partido de paddle en Marivent donde le hizo saber al expresident del govern que era necesario que tuvieran una oficina de comunicación para hacer el seguimiento del patrocinio. Y esa oficina de comunicación les reportó 300.000 euros.

Y sobre el convenio para hacer lobby en favor de la candidatura de Madrid 2016 ha explicado que "a mí me pareció extraordinario como persona y como atleta poder ayudar a la candidatura".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?