Lunes, 30 de Noviembre de 2020

Otras localidades

JUICIO DEL CASO GÜRTEL

Correa, once dardos en once horas

Durante los dos primeros días de declaración, el cabecilla de la Gürtel ha desvelado cómo operaba la trama para cobrar mordidas por contratos amañados con ministerios de Aznar

Angulas, coches, viajes… El hombre que reniega del apodo de don Vito agasajaba con regalos a miembros del PP. Génova era su casa, allí pasaba más horas que en su despacho

Los periodistas siguen desde la sala de prensa de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares la declaración del presunto cabecilla de Gürtel, Francisco Correa

Los periodistas siguen desde la sala de prensa de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares la declaración del presunto cabecilla de Gürtel, Francisco Correa / FERNANDO VILLAR (EFE)

Traje impoluto, corbata inamovible, voz serena. “Le prometo que voy a decir la verdad”. Francisco Correa se presentó ante el tribunal dispuesto a vomitar todas las vergüenzas de una época. “Los negocios que haya hecho con el PP y con sus miembros, los voy a reconocer en esta sala”. Mientras alternaba agua y Coca-Cola, se bajaba las gafas y pasaba folios, el cabecilla de la trama Gúrtel ha disparado, a veces impreciso, durante once horas:

1. La génesis

En el 89 fundó su empresa y a principios de los años 90 inicia los contactos con el PP. El hombre elegido era Luis Bárcenas, un “tipo duro, serio y complicado que no nos dio opciones”. Pero todo cambió con una llamada. El ahora extesorero llamó a Correa para preguntarle si sabría hacer un mitin político. Después le presentaría a Francisco Álvarez-Cascos. El empresario presumió de su solvencia y eficacia. Ahí empezó todo. “Me fue dando juego”, recuerda ahora, con cierta nostalgia, sobre Bárcenas.

Correa, once horas en once frases / Así empezó Correa su relación con el PP / VÍDEO: ATLAS

2. Hogar dulce hogar

Bárcenas y Sepúlveda eran sus enlaces para los contratos con el PP, pero Correa mantuvo contacto habitual con otros altos cargos del partido, como Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas, Ángel Acebes o Pío García-Escudero. Llegó a tener tanta relación con “gente de esa casa” que la fiscal se vio obligada a preguntarle. “Me pasaba el día en Génova, más tiempo que en mi propio despacho. Era mi casa”, sentenció sin inmutarse mientras los cimientos del edificio de la calle madrileña se removían. A Correa le faltaba tiempo del trabajo que le daban: “Más de 25 horas al día”.

3. El 'modus operandi' del 3%

Tras el aperitivo de la mañana y revelar la dirección de su casa, vino el receso de la sesión de este jueves. Correa se guardaba para la tarde, ya con el estómago lleno, el detalle de cómo operaba la trama. El empresario Alfonso García Pozuelo ya apuntaba el martes pagos en negro a “organismos centrales”. Una declaración sin repregunta de la fiscal que Correa se encargó de aclarar.

"Carreteras, autopistas, obras del AVE, de Medio Ambiente... Venía el empresario para intentar conseguir que la obra fuera para ellos, yo se lo pasaba a Bárcenas, que la gestionaba con el correspondiente ministerio, y si conseguíamos la adjudicación, el empresario entregaba un porcentaje del 2 ó 3%", explicó para rematar: “luego yo se lo llevaba a Génova”. El líder de Gürtel admitía el reparto de comisiones a cambio de adjudicaciones públicas durante el Gobierno de Aznar.

Correa, once horas en once frases / Correa desvela el 3% del Partido Popular / VÍDEO: ATLAS

4. Los detalles de las mordidas

Por si no hubiera quedado claro el día anterior, Correa iniciaba la sesión del viernes dispuesto a que todo el mundo entendiera el funcionamiento de la trama con grandes constructoras. Y, cual divulgador, lo ha explicado así de sencillo: "Oye mira, la compañía OHL pide esta obra a ver si la podemos gestionar y yo la trataba de gestionar con Luis Bárcenas, si salía adjudicataria nos daba la comisión. Eran grandes constructoras. OHL, Dragados o ACS". Tras señalar a las empresas implicadas también se ha encargado de especificar los organismos tentados: "eran obras de diversos Ministerios como Fomento, Medio Ambiente".

5. La financiación ilegal

Antes de detallar con profusión de detalles el sistema tejido en Génova, el cabecilla quiso zanjar rápido sus trapicheos con municipios madrileños, como Pozuelo y Majadahonda. Jesús Sepúlveda, Guillermo Ortega y el exconsejero Alberto López Viejo. Los dos primeros fueron los responsables de las campañas electorales en sus municipios y, según Correa, les entregó dinero para actos del partido durante ese periodo. Los regalos dan para otro apartado. Los tres dirigentes populares eran, además, personas de la máxima confianza del entorno de Esperanza Aguirre. Sobre su relación con el PP valenciano, más allá de regalar corbatas por Nochebuena –en referencia a Camps-, Correa admitió sin ambages que “posiblemente en Valencia hicieron cosas irregulares con la financiación del partido”.

6. Pagos directos en sobres

A Correa no le gustaba delegar. La relación directa con los políticos y los pagos eran cosa suya.

Las entregas económicas en efectivo nadie las ha entregado, solo yo. Siempre yo

“¿Los pagos eran al político físicamente?” – pregunta la fiscal.

¿Pero cómo? –repregunta

“Pues quedaba con ellos y le entregaba el sobre”.

7. Los regalos a Sepúlveda y Bárcenas

No hay corrupción sin buenos regalos. Y dice Correa que a él le han enseñado a ser generoso. A Luis Bárcenas le brindó la oportunidad de conocer muchos países. Según la ONIF, le pagó al extesorero del PP  viajes a Tenerife, Cuba, Alaska, Estambul, India o Suiza ¿De dónde sacaba el dinero? Fácil: "unas veces con los beneficios que tenía de las campañas electorales y otras con mi caja B".

Con Jesús Sepulveda no escatimó en gastos. Correa lo llama "atenciones que nos parecían lo más normal". Y entre ella, se incluía "mandar un payaso a un cumpleaños, unos globos o un castillo hinchable a una comunión...a nosotros no nos costaba prácticamente dinero". A estos detalles con la familia de la exministra Ana Mato se suman viajes y los tres famosos coches para el exalcalde de Pozuelo. "El primer Range Rover, que le costó medio millón de pesetas, era para andar por la playa, después compré un Jaguar y a cambio me dio un BMW gris y ya, cuando fue alcalde de Pozuelo, le di efectivo para pagar el 'renting' de otro Range Rover". Todo sobre ruedas. Y aún faltaban las ángulas de La Trainera. "Iban día sí, día no, y me pidió 600 euros para pagarlo".

Correa, once horas en once frases / Los regalos a Jesús Sepúlveda / VÍDEO: ATLAS

8. El enigma de las iniciales

Correa también se ha encargado de despejar la incógnita de algunas anotaciones. Mucho se ha especulado con la identidad de las personas que estaban detrás de esas iniciales. Primero, aclaró sin mucha emoción que L.B. era, obviamente, Luis Bárcenas. Después le tocó el turno al famoso apodo de ‘Luis el cabrón’. Para decepción de algunos, no se referían al extesorero, sino al empresario Luis Delso. El mote fue cosa de El Bigotes. Faltaba otro nombre en la lista ¿A quién corresponden las iniciales P.A.C.? “No es Paco Cascos”, ha aclarado Correa. “Puede ser una gratificación que le diera a Pablo Crespo”, ha zanjado sin mucho ánimo de querer desvelar esa identidad.

9. La guerra interna del PP

En el capítulo de matizaciones, Correa ha querido dejar claro cómo acabó su relación con el PP. El jueves aseguró que fue cuando Rajoy se convirtiró en presidente del partido. La actual dirección vió la oportunidad y no tardó en salir corriendo a gritar y festejar que la declaración del cabecilla exculpaba a Rajoy. Horas más tarde, ha querido decirle al actual presidente en funciones que tampoco es para celebrarlo. Su salida se produjo por la guerra interna en el PP. "No dejamos de trabajar con el PP porque entró Mariano Rajoy y se marchó Aznar. Yo contraté a Antonio Cámara, secretario personal de Aznar cuando dejó de ser presidente. No tenía mucha actividad y creo que Alejandro Agag me dijo que al presidente le gustaría que Cámara trabajara en tu empresa, y yo fiché a Antonio Cámara, y este tenía graves problemas con Rajoy. No fue porque Crespo dejó la política en Galicia sino por la incorporación de Cámara", explica. "Ahí cortamos la relación".

Correa, once horas en once frases / Correa: "No dejamos de trabajar con el PP por la salida de Aznar y la llegada de Rajoy" / VÍDEO: ATLAS

10. No es 'don Vito' (o eso dice)

Para desánimo de los periodistas, Correa también ha querido enterrar algunos mitos en su declaración. Niega que en su entorno lo conozcan como 'don Vito': "Eso es mentira, no sé quién se lo ha inventado, no sé si tengo aspecto de 'Don Vito', solo sé que he sido un trabajador toda mi vida", clamaba. Dolido y molesto también ha reprochado a la Fiscalía Anticorrupción que le impute el delito de integración en organización criminal. "Yo no tenía ninguna organización criminal, y si yo llego a tener una organización de criminales, hubiera contratado criminales, y tenía grandes profesionales a mi cargo". 

11. "Hay muchos Pacos"

Francisco Correa desfiló exultante en la boda de la hija de Aznar. Una imagen icónica que transmite el hedor de una época. Pero solo de una etapa. El cabecilla de la trama Gürtel se encargó de dibujar una panorama oscuro sobre la corrupción en España. Como si parte de la idiosincrasia de este país fuera el pillaje, sentenció que hay "muchos Pacos Correa". Lo que ocurre es que a él le "pillaron"

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?