Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

La depresión, epidemia del siglo XXI

La sufren 350 millones de personas. La OMS alerta de las cifras y dice que se trata de un problema de salud pública que no deja de aumentar. De no tomarse medidas, advierte, las pérdidas económicas pueden alcanzar el trillón de dólares anuales

"Hablemos de la depresión" es el lema que ha escogido la OMS para conmemorar el Día Mundial de la Salud 2017. Las cifras que se barajan, tanto sobre el número de enfermos como sobre las pérdidas económicas que genera, han llevado a la Organización Mundial de la Salud a alertar, tanto a los gobiernos como a la opinión pública, de los problemas de discapacidad y de discriminación que sufren los que padecen esta enfermedad. Una situación que podría mejorarse si se aumentan las inversiones en estructuras sanitarias que permitan atender a las personas con desórdenes mentales.

La OMS también quiere incidir en el mensaje de que esta enfermedad se puede prevenir y tratar. Además, recuerda que se trata de una enfermedad real muy diferente a los cambios habituales del estado de ánimo que se dan en todos nosotros como respuesta a los problemas del día a día. La depresión puede convertirse en un problema de salud muy serio, especialmente cuando es de larga duración y de intensidad grave. En el peor de los casos, puede conducir al suicidio que es la segunda causa de muerte en el grupo de edad de entre 15 y 29 años.

La depresión se caracteriza por una tristeza persistente, la pérdida de interés por cosas que antes te interesaban y por la incapacidad para llevar a cabo actividades cotidianas. No hay una causa única que la desencadene. La depresión es el resultado de una suma de factores sociales, psicológicos y biológicos. Pasar por un momento personal adverso como el desempleo, una ruptura emocional o la muerte de alguien cercano aumenta las posibilidades de sufrir depresión. También hay una relación entre esta enfermedad y la salud física. Los problemas cardiovasculares o las dolencias crónicas pueden provocar depresión. A la hora del diagnóstico es importante saber si en la familia hay antecedentes de enfermedades psiquiátricas.

Aunque, según la OMS, existen tratamientos eficaces contra la depresión, más de la mitad de los afectados en todo el mundo no reciben los tratamientos adecuados. Las razones varían pero las más frecuentes son la falta de recursos y de personal sanitario capacitado, la estigmatización de los trastornos mentales y la inexactitud en el diagnóstico.

La mayoría de los enfermos abandona el tratamiento

Incluso en los países con un sólido sistema sanitario, como el nuestro, existe un problema que dificulta el abordaje de esta patología: la falta de adherencia a los tratamientos farmacológicos prescritos. En España, según datos de un informe avalado por distintas sociedades científicas e impulsado por Farmaindustria, el 72% de los pacientes diagnosticados y en tratamiento no siguen adecuadamente las indicaciones de su médico. Esto se traduce en una mayor tasa de recaídas con las consiguientes consecuencias en la calidad de vida del paciente y de su familia. Además, no seguir adecuadamente la prescripción, repercute también en un incremento del gasto sanitario porque aumenta el número de visitas a los consultorios y de ingresos en urgencias.

Además de cumplir con las prescripciones del médico, los expertos recomiendan que estos enfermos tengan una serie de hábitos saludables que les ayudarán a sentirse mejor. Entre otras cosas, aconsejan hacer ejercicio, mantener una alimentación equilibrada, dormir lo suficiente, tomarse tiempo para apreciar las cosas, aprender cosas nuevas, alejarse de ruidos y luces intensas, apoyarse en amigos y familiares y convertir el tiempo libre en una prioridad.

¿qué HAcer si crees que tienes una depresión?

Si no puedes más…SUÉLTALO . Campaña de la Cruz Roja

  • Habla de tus sentimientos con alguien de tu confianza
  • Solicita ayuda profesional
  • Intenta mantener las actividades que te gustan
  • No te aísles.
  • Haz ejercicio regularmente
  • Mantén hábitos regulares de alimentación y sueño
  • Evita o limita la ingesta de alcohol y abstente de consumir drogas
  • Si tienes pensamientos suicidas, pida ayuda a alguien inmediatamente
  • Ten en cuenta que la depresión es una enfermedad que también te puede afectar a tí
  • Recuerda: la depresión se puede tratar. Si crees que tienes depresión, pide ayuda
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?