Martes, 09 de Marzo de 2021

Otras localidades

Delfines

La razón por la que los delfines le meten una paliza a los pulpos antes de comérselos

Se trata de un sistema de defensa para que los pulpos no acaben con sus vidas

Debido a su morfología, el pulpo tiene una carne muy dura. Por esa misma razón, a la hora de cocinarlo, se recomienda golpear al animal contra alguna superficie con la intención de ablandarlo. Estos golpes provocan una rotura de fibras en el octópodo, facilitando así su posterior consumo.

Al igual que el ser humano, los delfines también apalean al pulpo antes de comérselo. No obstante, estos mamíferos marítimos no lo hacen para facilitar su consumo, sino para salvar sus propias vidas puesto que los pulpos pueden matar a los delfines aunque estén muertos.

Los pulpos pueden matar aunque estén muertos

Según un estudio publicado en Marine Mammal Science, los delfines corren el riesgo de morir a manos de los pulpos después de haberlos ingerido. Para demostrarlo, el grupo de investigación pone como ejemplo el caso de dos delfines que fueron encontrados muertos tras ser atacados por estos octópodos.

El primero de ellos fue hallado con la masa visceral y la cabeza del pulpo muerto en su estómago y el tentáculo de 1.3 metros del octópodo sobresaliendo de su boca. Pese a que el delfín intentó tragarse el pulpo muerto, algo se lo impidió. La misma suerte corrió el segundo delfín, que murió de presunta asfixia cuando el pulpo se atascó en su boca y faringe.

La defensa de los pulpos

A pesar de que estén muertos, los pulpos pueden seguir defendiéndose de sus amenazas gracias a su sistema nervioso. Dado que dos tercios de sus neuronas están en sus tentáculos, el cerebro del animal manda señales a sus brazos para que este intente escapar de su presa.

Por esa misma razón, los delfines han desarrollado varias técnicas para evitar la muerte. La primera de ellas consiste en agitar al pulpo. Mediante este método, el mamífero sale del mar con el pulpo en la boca y lo golpea con fuerza contra la superficie del agua.

Las dos técnicas del delfín para acabar con los pulpos. / Marine Mammal Science

Otra de las técnicas más populares de los delfines es la de lanzar el octópodo. A través de esta táctica, el delfín saca su cabeza del agua, con el pulpo en la boca, y lanza el pulpo al aire para que este se golpee contra la superficie. A continuación, el mamífero repite el proceso entre 10 y 15 veces hasta que el pulpo no es capaz de enviar señales a sus tentáculos. En definitiva, los delfines tienen que apalear al pulpo antes de consumirlo para evitar que estos actúen una vez muertos y acaben mantado a los mamíferos marítimos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?