Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 22 de Enero de 2020

Otras localidades

IBM desarrolla el ordenador más pequeño del mundo

El ordenador podría potenciar campos como el blockchain o el soporte para tareas básicas de la inteligencia artificial

IBM muestra el ordenador más pequeño del mundo. / IBM (YouTube)

En febrero de 1946, Estados Unidos presentaba ENIAC, uno de los primeros ordenadores de propósito general. Una gigantesca computadora (2,4 metros x 0,9 metros x 30 metros), de unas 30 toneladas de peso, que requería un espacio de 167 metros cuadrados para poder ser instalada. Desde entonces, la tecnología ha permitido hacer ordenadores mucho más ligeros y mucho más funcionales que ENIAC, que fue desarrollado con el objetivo de descifrar código alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

Ahora, 72 años más tarde, la multinacional estadounidense IBM lanza un ordenador más pequeño que un grano de arroz, pero no por ello menos funcional. Con motivo del IBM Think 2018, en el que la compañía mostrará al público todas sus novedades de cara a 2018, IBM presentará el que ya es considerado como el ordenador más pequeño del mundo, tal y como adelanta Mashable.

Pequeño pero matón

A pesar de su pequeño tamaño, este ordenador cuenta con una capacidad de computación 86 veces superior al chip x86 presentado por IBM en 1990. Aunque no puede competir (a nivel de prestaciones) con las computadoras actuales, este nuevo ordenador permitirá "monitorizar, analizar e incluso actuar sobre los datos".

El ordenador entre varios granos de arroz. / IBM

Por lo tanto, este ordenador será utilizado como fuente de datos para aplicaciones 'blockchain'. Entre otras cosas, este dispositivo está destinado a rastrear el envío de productos y detectar robos, fraudes e incumplimientos. Por otro lado, también podrá ser utilizado para llevar a cabo tareas básicas de inteligencia artificial, como ordenar aquellos datos que se le proporcionan.

El futuro de los ordenadores

A pesar de se trata de un prototipo todavía en pruebas, la compañía ya mira al futuro de la computación: "En los próximos cinco años, los anclajes criptográficos, como puntos de tinta o pequeños ordenadores más pequeños que un grano de sal, se integrarán en los objetos y dispositivos cotidianos".

Por lo tanto, IBM entiende que el futuro pasa por los dispositivos conectados. Por el momento, la compañía desconoce cuándo tiene pensado lanzar este dispositivo (que tendrá un coste de producción de menos de 10 céntimos de euro por unidad). Sin embargo, todo apunta a que no será el único dispositivo de estas dimensiones con el que IBM pretende trabajar en un futuro no muy lejano.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?