Ciencia y tecnología
Sistema solar

Descubren un nuevo planeta enano en el extremo del sistema solar

Un descubrimiento que insinúa la existencia de un noveno planeta

Posición del planeta enano en el Sistema Solar. / Instituto Carnegie

Madrid

Mientras que los astrónomos de todo el mundo meditan si volver a incluir a Plutón entre los planetas del sistema solar, un equipo de astrónomos estadounidense ha descubierto un planeta enano de apenas 300 kilómetros de diámetro en el extremo del sistema solar. Un cuerpo celeste catalogado como 2015 TG38, que ha sido bautizado como Goblin ('El Duende' en castellano), que podía ser clave para dar con el esperado Planeta X.

Más información

A través de una investigación de un comunicado, el equipo de astrónomos ha dado a conocer que 'El Duende' fue visto por primera vez en la fiesta de Halloween 2015 (de ahí su nombre). Desde entonces, los científicos han estado investigando más acerca de este planeta, que ha sido reconocido este lunes de forma oficial por la Unión Astronómica Internacional.

La posición del Duende en el Sistema Solar. / Universidad Carnegie Mellon

En busca del Planeta X

Según ha dado a conocer el equipo formado por Scott Sheppard, Chad Trujillo y David Tholen, el hallazgo del planeta enano abre las puertas a la existencia de un noveno planeta. Debido a las peculiaridades de su órbita, que nunca se acerca lo suficiente como para que su fuerza gravitacional interactúe con la de los planetas internos del Sistema Solar, alimenta la hipótesis de un noveno planeta, publicada por Michael E. Brown y Konstantin Batygin en 2015.

Debido a ello, los investigadores apoyan la teoría de que 'El Duende' podría orbitar en torno a otro planeta mucho mayor. Un cuerpo celeste, situado mucho más allá de Plutón, con un tamaño 10 veces mayor que el de la Tierra. Para llegar a esta conclusión, los astrónomos explican que la posición relativa de 2015 TG38 coincide con la de Seda y 2012 VP113.

La posición del Duende en el Sistema Solar. / Universidad Carnegie Mellon

Las curiosidades de la Nube de Oort

Por lo tanto, la existencia de un noveno planeta podría haber desplazado a todos estos objetos hasta tener órbitas similares: "Estos objetos denominados Nube de Oort Interna como 2015 TG387, 2012 VP113 y Sedna están aislados de la mayoría de la masa conocida del Sistema Solar, lo que los hace inmensamente interesantes", tal y como explica Scott Sheppard.

Esto explicaría las peculiaridades de la órbita de 2015 TG38 y que el planeta enano necesitara 40.000 años en dar una vuelta al Sol: "Estos cuerpos se pueden usar como sondas para comprender lo que está sucediendo en el borde de nuestro Sistema Solar". De hecho, los investigadores aseguran que podría haber miles de cuerpos pequeños en la franja del Sistema Solar. Sin embargo, su distancia provoca que sea muy difícil encontrarlos: "En la actualidad, solo detectaríamos el TG387 2015 cuando esté cerca de su posición más cercana al Sol".

En definitiva, el hallazgo de 'El Duende' alimenta la teoría de que existe un noveno planeta en el extremo del sistema solar. A pesar de que las simulaciones no prueben su existencia, las peculiaridades de la órbita de TG387 2015 podrían ser clave para demostrar que este planeta enano es empujado por otro cuerpo mucho mayor: el planeta X.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad