Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Cómo crear ladrillos a partir de orina humana

Un grupo de estudiantes desarrolla un nuevo tipo de bioladrillo con una resistencia comparable a la de los ladrillos de barro

El ladrillo desarrollado por el grupo de investigadores. /

Un grupo de investigadores de la Universidad de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) ha desarrollado recientemente ladrillos a partir de orina humana. A pesar de que la idea de utilizar urea para cultivar bioladrillos había sido probada previamente en Estados Unidos mediante productos sintéticos, tal y como recoge BBC, nunca antes se había utilizado orina real para el desarrollo de los mismos.

Sin embargo, el equipo liderado por la estudiante Suzanne Lambert se ha adentrado en la producción de los mismos con el objetivo de ayudar al medioambiente. Para ello combinaron la orina con arena y bacterias a través de un proceso natural conocido como precipitación de carbonato microbiano, que permitió al grupo que estos bioladrillos se solidificaran a temperatura ambiente.

Así se crean ladrillos a partir de la orina

Tal y como explica el profesor titular de ingeniería de calidad del agua en la Universidad de Ciudad del Cabo, Dyllon Randall, el equipo de investigadores ha sido capaz de crear estos ladrillos a partir de un proceso similar a la forma en la que se forman las conchas marinas. En primer lugar, los investigadores mezclaron la orina con arena suelta, que había sido colonizada previamente con bacterias que producen ureasa, una enzima que descompone la urea.

A continuación, la ureasa rompe la urea en la orina, produciendo así el carbonato de calcio necesario para cementar la arena: "Cuanto más tiempo permita que las pequeñas bacterias produzcan el cemento, más fuerte será el producto". De hecho, según cuenta Randall, este tipo de bioladrillo es tan resistente como un ladrillo de barro.

Los investigadores demuestran cómo emplear la orina para crear ladrillos. / Universidad de Ciudad del Cabo

Un ladrillo a favor del medioambiente

Para que esto fuera posible, los investigadores recolectaron orina de urinarios especialmente diseñados en el edificio de ingeniería de la universidad. Tras extraer la cantidad necesaria, el equipo mezcló la orina en el laboratorio con arena y bacterias, desarollando así un nuevo tipo de ladrillo sin la necesidad de generar emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Mientras que los ladrillos comunes deben de ser cocidos a temperaturas que llegan a los 1.400 grados centígrados, lo que genera una alta producción de dióxido de carbono, estos bioladrillos pueden realizarse a temperatura ambiente, favoreciendo así al medioambiente.

Por otro lado, los investigadores aseguran que la orina empleada durante este proceso puede ser aprovechada para otros servicios. Entre otras cosas, la urea se puede convertir en fosfato de calcio, un elemento imprescindible para los fertilizantes e incluso en líquido para cultivar el propio bioladrillo. En definitiva, los bioladrillos se muestran como una alternativa eficaz al ladrillo convencional.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?