Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La importancia de los estados en estas 'midterms'

  • En estas 'midterms' se eligen gobernadores en 36 de los 50 estados
  • Los republicanos controlan la gran mayoría de ellos pero los demócratas confían en revertir el poder estatal

La candidata Stacey Abrams en un acto junto a Barack Obama en Atlanta, Georgia / ()

En las elecciones de mitad de mandato de 2010 los republicanos ganaron en 32 de los 50 estados. Era una respuesta a la victoria de Barack Obama dos años antes que equilibraba la balanza entre los dos partidos; uno gobernaría desde el nivel federal, el otro en la mayoría de estados.

Pero mientras en la Casa Blanca ha cambiado el liderazgo en los estados se ha mantenido así hasta el día de hoy. Ahora, los demócratas ven en estas midterms su oportunidad para revertir el mapa de poder. Según las encuestas, la “ola azul” puede ganar hasta ocho gobernaciones, lo que se repartiría casi por igual el poder de los partidos sobre los 50 estados.

En estas elecciones, el control estatal se vuelve fundamental ya que, en 2020, los gobernadores podrán influir en la redefinición de los distritos electorales para el Congreso que se hace cada diez años, con cada censo de población. Es el llamado “gerrymandering”. Bajo esta práctica los gobernadores pueden cambiar los límites de los distritos para agrupar a los votantes según les interese, con el fin de favorecer a sus candidatos a la Cámara de Representantes.

Las gobernaciones más disputadas en estas midterms son:

- Georgia: Stacey Abrams, la candidata demócrata, puede ser la primera gobernadora afroamericana del país, un hito especialmente significativo en un estado sureño y profundamente conservador. Abrams ha tenido el apoyo del expresidente Obama y de Oprah Winfrey. Los demócratas esperan recuperar el estado en el que Clinton ganó a Trump por 5 puntos en las presidenciales de 2016. El candidato republicano, Brian Kemp, se ha alineado con el presidente, que ha se ha volcado en apoyar su campaña.

- Florida: el candidato republicano Ron DeSantis sucede a Rick Scott, que se presenta al Senado y que deja una buena valoración del partido Republicano, sobre todo por su gestión de los huracanes que han impactado Florida en los últimos años. Pero la candidatura del alcalde de Tallahassee no se lo está poniendo nada fácil al candidato conservador. Andrew Gillum, respaldado por Bernie Sanders, es una de las promesas del partido Demócrata. Si gana, se convertirá en el primer gobernador afroamericano de Florida y el primer demócrata que gobierna el estado desde 1994. Los demócratas esperan que la movilización del voto joven, impulsada por los estudiantes de Parkland y su campaña Never Again, a favor del endurecimiento de la tenencia de armas, le den la victoria.

- Maine: El gobernador Paul LePage deja su cargo con una popularidad muy baja que puede afectar a su posible sucesor, Shawn Moody. La candidata demócrata, actual fiscal del estado, Janet Mills, le saca una ventaja de 8 puntos según las encuestas. Clinton ganó en 2016 con una diferencia de tres puntos.

- Illinois: el gobernador republicano, Bruce Rauner, es uno de los más impopulares, alrededor de un 60% desaprueba su gestión y la mayoría de las encuestas da la victoria al demócrata J.B. Pritzker. El candidato demócrata es un multimillonario, heredero de la fortuna de los hoteles Hyatt, está invirtiendo su riqueza familiar para fiannciar su campaña. Ha empleado alrededor de 165 millones de dólares una de las campañas a gobernador más caras de la historia de Estados Unidos.

- Ohio: el fiscal general y exsenador republicano, Mike DeWine, quiere reemplazar al gobernador saliente John Kasich, un republicano moderado que desafió a Trump en las primarias de su partido en 2016 y que no puede presentarse a la reelección. Por los conservadores se presenta Richard Cordray. Las encuestas dan una ventaja de 4 puntos al candidato liberal aunque los republicanos confían en movilizar a las bases conservadoras que en 2016 apoyaron a Trump, dándole una ventaja de 8 puntos.

- Iowa: Trump ganó en este estado con un 10% de ventaja. La gobernadora republicana, Kim Reynolds, está impulsando unas de las leyes más restrictivas del país en asuntos como el aborto y la inmigración. El candidato demócrata, Fred Hubbel, es un millonario con negocios inmobiliarios que está a tan solo dos puntos en las encuestas de la actual gobernadora.

- Nuevo México: La gobernadora republicana, Susan Martínez, que no se presenta la reelección se retira con una popularidad muy baja. En este estado Hillary Clinton consiguió casi 10 puntos más de Donald Trump así que los demócratas confían en recuperarlo. Se enfrentan dos congresistas, la demócrata Michelle Lujan Grisham contra el republicano Stevan Pearce.

- Michigan: es una de las opciones más claras de los demócratas. Trump ganó este estado por menos de un 1% y el gobernador saliente, Rick Snyder, es muy impopular. Su gestión de la crisis del agua de Flint puede afectar al candidato de su partido, el fiscal Bill Schuette. Los demócratas confían en su candidato, Gretchen Whitmer, miembro del senado estatal.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?